jueves, 4 de marzo de 2010

Asesinatos de Vitoria 34 años después

Hoy se han cumplido 34 años de los asesinatos de Victoria, que causaron l a muerte  a 5 trabajadores y heridas de bala a mas de 150. Y mientras Fraga Iribarne, responsable político de las mismos continua en la política activa.

grises 1976 fue un año decisivo para la caída de la dictadura. Hacía unos meses que el dictador habría muerto y las movilizaciones sociales y políticas se multiplicaban por el estado español. Las huelgas contra el decreto de topes salariales del Gobierno de Arias Navarro se sucedían por todo el país. En Vitoria ese 3 de marzo de 1976 había habido una huelga general que fue secundada mayoritariamente. Los trabajadores celebraban un asamblea en la Iglesia de San Francisco de Vitoria.

Fraga  Iribarne, el de “la calle es mía”, no podía permitir que unos trabajadores se reunieran para organizarse en defensa de sus derechos laborales y de las libertades cívicas y políticas. Ordenó desalojar de la forma a que fuera la iglesia. La policía nacional, los tristemente  celebres grises, bombardearon la iglesia con gases lacrimógenos y cuando los trabajadores intentaron salir de esa encerrona fueron acribillados a balazos y apaleados por la policía.

La policía resolvió la situación que habían creado a tiro limpio, asesinando a Pedro María Martínez Ocio, trabajador de Forjas Alavesas, de 27 años, Francisco Aznar Clemente, operario de panaderías y estudiante, de 17 años, Romualdo Barroso Chaparro, de Agrator, de 19 años, José Castillo, de Basa, una sociedad del Grupo Arregui, de 32 años. Dos meses después moriría Bienvenido Pereda, trabajador de Grupos Diferenciales, con 30 años. En vez de solucionar el conflicto, los altercados se multiplicaron y las huelgas generales de protesta se sucedieron durante varios meses.

La desfachatez de Fraga no tenia limites culpó de las muertes a los sindicatos convocantes, fundamentalmente CC.OO., y a los trabajadores. El no podía permitir que los trabajadores cometieran el crimen de exigir democracia y libertad. A partir de estos sucesos la oposición democrática  a la dictadura se unificó. La Junta Democrática y la Plataforma de Convergencia se fusionaron en la Coordinación Democrática o Platajunta el 26 de marzo.

Como era de esperar los responsable de los asesinatos quedaron impunes, los que dispararon y los que dieron las ordenes y las victimas quedaron sin resarcimiento, solo tras la aprobación de la ley de la Memoria Histórica se les  considera a las victimas de este suceso como victimas del franquismo.

Fragmento de las conversaciones entre las patrullas responsables de la carga en la iglesia:

“­Charlie a J-1. ¿Ha llegado ya la orden de desalojo a la iglesia? ­Si, si la tiene J-3 y ya han procedido a desalojar porque tú no estabas allí. ­Muy bien, enterado. Y lástima que no estaba yo allí.  Intento comunicar, pero nadie contesta. Deben estar en la iglesia peleándose como leones. ­¡J-3 para J-1! ¡J-3 para J-1! Manden fuerza para aquí. Ya hemos disparado más de dos mil tiros. ­¿Cómo está por ahí el asunto? ­Te puedes figurar, después de tirar más de mil tiros y romper la iglesia de San Francisco. Te puedes imaginar cómo está la calle y cómo está todo. ­¡Muchas gracias, eh! ¡Buen servicio! ­Dile a Salinas, que hemos contribuido a la paliza más grande de la historia. ­Aquí ha habido una masacre. Cambio. ­De acuerdo, de acuerdo. ­Pero de verdad una masacre”

Sobran los comentarios

Lluís Llach escribió al día siguiente la canción Campanades a morts en homenaje a las víctimas. Hoy quiero que vuelva a sonar en un nuevo homenaje

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

Felipe dijo...

Antonio,me acuerdo de aquellos tristes momentos como si fuera hoy.

No voy a soltar improperios porque no me apetece y porque sólo quiero recordarles


Un fuerte abrazo

juan merino dijo...

Antonio eran dias terribles, los disparos las carreras las bombas de humo la manguera con pintura los grises la brigada politica social, los amigo de Sanchez Covisa los de cristo rey y la madre que los parios a mi me marcaron esta pandilla de facista, y algunos como bien dices el de la calle es mia todavia por ahi suelto.

Ciberculturalia dijo...

Un magnifico recuerdo para aquella atrocidad. Y efectivamente la justicia es tal que el responsable político de los asesinatos continuo siempre con su vida política sin que este hecho le afectara lo más mínimo.
Las "Campanadas a morte" de Llach me dejan el alma como estrujada, cada vez que la oigo
Un beso

m.eugènia creus-piqué dijo...

Antonio, solo dejarte un saludo, me voy corriendo.Besos.

RGAlmazán dijo...

Un homenaje merecido. Gracias por recordárnoslo, fueron momentos muy duros y emotivos. Y Fraga sigue ahí, el hijo de su madre. El "gran estadista", "el que lleva el Estado en la cabeza", como se le conoce en la derecha, no es sino el gran asesino que queda, y se va a ir de rositas. Pues que se vaya, de una vez.

Salud y República

Miguel Alvarez dijo...

Antonio fueron momentos muy duros. La lata de conserva que era el franquismo había que abrirlas a dentelladas. Tiempo de huelgas y manifestaciones. Recuerdo al de Telefonica Abril y casi Mayo, en algunas provincias duro hasta 25 días (Vizcaya y Guipuzcoa) pero en todas las grandes empresas aquel año de 1976 fue un año muy complicado. Se duda hoy día si aquello fue dado o fue arrancado, los trabajadores tuvimos que arrancar una democracia que no estaba en el diseño de previo que se había hecho por las fuerzas reformistas.

saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Felipe
En aquellos momentos yo me iniciaba en la política y el sindicalismo y de aquellas experiencias saque una conclusión, no podemos olvidar para que no nos vuelvan a repetir la jugada.
Juan
En esos días toda España era una campo de batalla contra el fascismo y muchos de los nuestros se quedaron en el camino para conseguir esta democracia imperfecta.
Carmen
De esa época y anterior son mucho los crímenes que quedaron sin justicia.
Geni
Un beso.
Rafa
Desgraciadamente se irá de rositas y seguro que le rendirán un homenaje y no llevaremos muchas sorpresas cuando veamos quienes acuden al homenaje.
Miguel
En la Compañía Telefónica Nacional de España empezamos a movernos en el segundo semestre de 1975, después que las candidaturas promovidas por las entonces ilegales CC.OO. ganasen las elecciones sindicales, aunque lo duro fue la huelga de abril de 1976.
Yo escribí un libro sobre el tema coincidiendo con el 25 aniversario de esa huelga. Voy a intentar ponerlo en el blog, pero si no, te lo envió en formato PDF. Creo que es lo único que se ha escrito sobre esa lucha.
Salud, República y Socialismo

daalla dijo...

Magnífico recuerdo y homenaje. Y el dinosaurio, resistiéndose a la extinción, a pesar de todo lo que ha llovido desde entonces. Qué cierto es que mala hierba nunca muere.
Salud y República

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails