domingo, 28 de marzo de 2010

68 años sin Miguel

Hoy hacen 68 años de la muerte de Miguel Hernández, poeta del pueblo.  Las enfermedades producto de las malas condiciones de vida impuestas en las cárceles franquistas pusieron fin a su joven vida.

 Hace dos días que a Miguel Hernández se  le ha devuelto la dignidad arrebatada por la dictadura franquista. En la Declaración de Reparación y Reconocimiento de Miguel aprobada por el Ministerio de Justicia, se reconoce que: “Miguel Hernández ingresó injustamente en la prisión y fue condenado a muerte en virtud de una sentencia dictada sin las debidas garantías por el ilegitimo Tribuna de Guerra”.

Ahora ya solo falta que se declare la nulidad de su condena a muerte, que sus familiares han solicitado a la Fiscalía General del Estado. Sería bueno que en el año de su centenario la dignidad de Miguel quedará totalmente restituida.

miguelhernandez 

ELEGÍA

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería).

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento.
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

 

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

El Pinto dijo...

Su vientos del pueblo, bien podría ser nuestro himno.
Saluds

Carmela dijo...

Magnífica noticia!!!
Le devolvieron la dignidad arrebatada... que jamás perdió.
Coincido con Pinto : "Vientos del Pueblo" debería ser nuestro himno.

Euphorbia dijo...

Todavía quedan condenas por anular, entre ellasm tanbién la de Lluís Companys.
Un beso Antonio.

Felipe dijo...

Hoy muchos recordamos la muerte de Miguel,el gran poeta del pueblo

Un abrazo

CONCHA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CONCHA dijo...

Este hombre que paso de católico a comunista, merece una petición de perdón y un restablecimiento de su dignidad. Nuestra generación (gracias al despertar "hacia la izquierda" y gracias a Serrat, sobre todo para mí)le descubrimos, nos apasionó y le incorporamos a nuestras vida PERO TENEMOS/DEBEMOS exigir a todos los Organismos competentes, mejor dicho incompetentes, que le den el puesto en la historia que le corresponde y a su familia el honor que se mereció y no le dieron. Murio sucio y despojado del más mínimo atisbo de humanidad y sin embargo el se mantuvo siempre limpio y humano DE MENTE Y DE CORAZÓN, yo quiero dar las gracias a Serrat por acercarmele y hacerme interesar en su obra

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails