sábado, 2 de agosto de 2008

De nuevo la seguridad vence a la intimidad

Otra vez los yanquis vienen a demostrar su desprecio a los derechos individuales de las personas. Desde del pasado 16 de julio una normativa interna del Departamento de Seguridad Interior USA permite acceder, sin justificación previa, a cualquier ordenador o dispositivo de almacenamiento de información que pase por sus fronteras.

La paranoia colectiva que les ha causado el atentado terrorista del 11M y el hecho de tener el presidente más tonto del mundo y de su historia, ha originado esta nueva medida restrictiva de los derechos individuales de las personas. Todo se pone al servicio de la seguridad, no importa si se vulnera los derechos más esenciales de las mismas, como es el derecho a la intimidad.

Pero el tema va más allá, no solo un aparato electrónico capaz de almacenar información, sino también un simple cuaderno o una agenda puede ser motivo de registro sin mediar la presunción de un delito, basta con que un descerebrado policía de aduana yanqui, entienda, desde su raquítico extender, que puedes llevar en tu ordenador la información sobre la localización de Bin Laden, o las claves del desarrollo nuclear iraní, para que tu intimidad sea violada sin ninguna posibilidad de alegación en contra.
Tus fotos privadas, tus datos personales y confidenciales (médicos, religiosos, políticos, etc.), pueden ser analizados y visualizados por un energúmeno/a con uniforme, solo porque ese energúmeno/a te ha elegido a ti como chivo expiatorio de su paranoica visión de la seguridad.

Toda esta forma de entender la seguridad, su seguridad, que tienen los yanquis es lo que me reafirma en mi personal cruzada de no pisar jamás EE.UU. Es la única forma de conservar la dignidad ante la paranoia colectiva que se les ha creado desde el 11M, pero que no les impide seguirse, periódicamente, asesinando entre ellos por su obscena obsesión de la posesión de las armas. Eso si que crea inseguridad. Ya es indecente que la UE haya aceptado las presiones de los yanquis para facilitarles numerosos datos personales de las personas que viajan a USA, para que ahora nos vengan unilateralmente a pretender apropiarse de nuestra información más personal a través de los registros de los ordenadores y otros aparatos electrónicos de almacenamiento de información.

Ancho es el planeta y finita la vida y como no ve me va a dar tiempo a conocer todos los países, pues ya descarto uno que pretende equipararme a un delincuente terrorista. Si el ejemplo cundiera, seguro que se empezarían a cuestionar su paranoica política de seguridad. Que empiecen limpiando su casa.


Salud, República y Socialismo.

14 comentarios:

desencanto dijo...

Hola estoy de acuerdo contigo que la sociedad americana, una parte supongo, tiene una forma de ver el mundo muy restringida, con el añadido de que piensan, son el ombligo del mundo, y la verdad, vistos desde la mentalidad europea, a veces te pones triste, por su cortedad de miras,(por el rollo del inglés envie a mis hijos un curso escolar a EE.UU. y me ha quedado una buena relación con las familias) pero el continente, la naturaleza,a pesar de las personas y las transformaciones, es apabullante, no dejes de ir vale la pena. Saludos

RGAlmazán dijo...

D. Antonio, sólo me interesa un sitio en USA. Nueva York que no conozco. Y no renunciaré. Eso sí, mi promesa, hecha hace años, es no visitarlo hasta que se vaya Bush.
Tiene usted todo el derecho a negarse a ir y desde luego lo de la seguridad yanqui clama al cielo.

Salud y República

Freia dijo...

Pues yo creo Antonio que tienes razón, toda la razón por lo que respecta al gobierno de los EE.UU. y su paranoia sobre la seguridad. Pero tendemos a veces a identificar a los estadounidenses con sus dirigentes y eso no es justo.
No es que sea muy optimista ante las elecciones presidenciales pero yo espero que esta etapa de despropósitos e indignidades en Estados Unidos terminará y todo ese tipo de medidas desaparecerán también.
A mí me pasa como a don Rafael. No me gustaría morirme sin ver Nueva York y al asesino ése le queda un cuarto de telediario.
Un abrazo

Selma dijo...

Antonio, pienso como tú y por una vez discrepo de Desencanto de Freia y de Rafa, yo tampoco viajaré allí, ni pudiendo, que no puedo... Pero hay otros lugares en el mundo que me atraen más... y tampoco iré :-(

Pero es que el trato dispensado en aeropuertos, me lo han contado quienes lo sufrieron, es de pura vergüenza... Y no creo que cambien las normas con Obama..

Un beso Antonio

Augusta II dijo...

Antonioooo, tienes un email mío desde hace 4 horas aprox. en tu bandeja de entrada. O mi padre me ha dado mal tu dirección o lo tienes en "correo no deseado".

¡Saludos anti-yanquis!

Adanero dijo...

A mi todas estas medidas me suenan a querer evitar lo que ya pasó. Como una justificación del gran desastre de la seguridad norteamericana que fue el 11-S. Pero por mucho que se empeñen esa matanza fue hace siete años y ahora es tarde para evitarla.
Lo que me asusta de todo esto es que bajo la capa de la seguridad nacional pueden entrar muchas cosas no siempre deseables.
Y como ha escrito algún lector más, opino que no es justo meter a todo un país en el mismo saco por culpa de sus dirigentes. Yo en la época de Aznar no me metía en su saco.

Un abrazo.

fritus dijo...

San George Orwell... cuanta razón tenías en tu profético 1984,... la policía del pensamiento,"el gran hermano te vigila",... y la verdad es que estoy con Don Rafa...con la cantidad de mundo que me queda por ver no pienso ir a un país donde probablemente no soy bienvenido,y donde siguen ejecutando a personas ( y aún así tienen uno de los mayores índices de criminalidad del mundo, no es que les sirva de mucho...)

Una lástima por miles de norteamericanos que , aunque sean minoría, no son así.

Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Desencanto
A veces en la toma de dediciones cuenta más la dignidad personal que la posibilidad de visitar lugares interesantes. Y yo no estoy dispuesto a pasar por las imposiciones yanquis, si alguna vez desaparecieran lo pensaría.
Rafa
Cuando corría maratones siempre tuve la esperanza de correr el de Nueva York, pero como ya no corro no hay ninguna razón que me obligue a pasar bajo los criterios absolutistas de los yanquis en materia de seguridad.
Freia
Estoy de acuerdo en que no se puede juzgar a un pueblo por su presidente. Aunque también tenga su parte de responsabilidad, porque tropezar dos veces en la misma piedra tiene su merito.
Selma
Eso es lo que pienso, hay tantos lugares maravillosos en el mundo, que uno debe ir donde es bien recibido.
Aida
Ya resolví el problema y es que hay muchas cosas que se pueden hacer un sábado por la tarde.
Ángel
No estoy de acuerdo mi querido amigo. Con esas medidas no se evitan atentados, solo se consigue inmiscuirse en la intimidad de las personas. Para garantizar la seguridad habría que empezar por eliminar las injusticias y las desigualdades.
Y no se trata, repito, de meter a todo un país en el mismo saco. Aunque la elección de un presidente es una responsabilidad colectiva y como le decía a Freia la primera vez vale, pero repetir una segunda, hay que ser tonto o masoquista.
Daniel
Me devuelve Vd. la confusión, pero le recuerdo que si vió la foto donde estábamos juntos, yo soy más alto, más joven y con más pelo y según parece las chicas dicen que mejor parecido (hasta su hija lo piensa).
Bueno volviendo a los nuestro. De eso se trata de convertir al estado en un gran hermano que te vigila las 24 horas del día. EE.UU. no es quien para dar ejemplos de democracia y justicia social, sino todo lo contrario. Y seguramente entre los norteamericanos habrá gente muy interesante.
Salud, República y Socialismo

fritus dijo...

Perdón Perdón Antonio...lo siento....por confundirle, y eso.. Y si que es usted muy guapo, que uno es muy hombre pero aún diferencia a los guapos de los feos...lo unico que Con Don Rafa nos une esa frente inquieta que un día decidió explorar y entre calvos hemos de ayudarnos. Un saludo.

PD- Que bien vivís los pre-jubilados, coño...

Adanero dijo...

Antonio, creo que me expliqué fatal en mi comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que ese tipo de medidas seguramente no eviten atentados. Lo que quise decir es que ahora actúan así como justificación o disimulo para tapar el gran desatre de seguridad (que aún no han explicado) que fueron los atentados del 11-S. De paso con la excusa de la seguridad nacional, y tomando estas medidas, tienen un control total y absoluto sobre el ciudadano sin respetar lo más mínimo su intimidad y la presunción de inocencia. Con estas medidas parece que todos los ciudadanos, y no solo los norteamericanos, seamos presuntos culpables o por lo menos sospechosos de algo.
Lo de la reelección de un presidente de acuerdo que tiene tela. No olvidemos que Mireusté ganó por dos veces, y por estas tierras llevan arrasando ya no se cuantos años aunque la sensación que tiene uno es que la gente no les quiere ni en pintura. Es algo que no acabo de entender. Deberíamos solicitar la ayuda de un buen sociólogo que nos explique estos comportamientos cuanto menos extraños.

Como siga este litigio entre usted y el señor Almazán sobre la belleza de cada uno no nos va a quedar más remedio que convocar el primer concurso de Mister Blogosfera.

Un abrazo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Nueva York hay que vivirlo, por lo menos una vez en la vida,soy una enamorada de esta ciudad, vale la pena.De las medidas de seguridad de los americanos, como siempre son exagerados y se pasan siete pueblos, de momento no voy a volver a ir, esperaré que se calme el ambiente y cambien un poco estas medidas tan drásticas.

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
Más que inquieta despajá, porque a esos que les llega el tupé a las cejas luego se le calienta la sesera y dan poco de si intelectualmente.
Monsieur Adanero
Ya nos vamos entendiendo. El 11S es solo una excusa para apretar las tuercas a las libertades públicas de todos.
A mí también me gustaría saber que es lo que pasa por la mente de los ciudadanos que se fían más de las mentiras del P.P. que de las justificaciones del PSOE. Poniéndolo todo en su justa medida, no todo los que hace el PSOE es positivo pero comparado con el periodo del Mireusté, no hay color.
¡Oiga! A ver si ahora que el Padre Almazán y yo hemos dado el paso adelante se van a querer apuntar todos a que les piropeen las mujeres de la blogsfera.
Mª Eugenia
A mi no me gusta Nueva Yor, porque no me gustan las ciudades verticales, y si además hay que pasar por las arbitrarias medidas de seguridad de los yanquis, pues ya está el circulo cerrado.
Salud, República y Socialismo

Euphorbia dijo...

Tarde o temprano iré a Nueva York pero este tema de controles en los aeropuertos me pone mala, pero mala de verdad (tengo una especie de fobia a los aeropuertos que no es muy normal y que he descubierto que con un valium el día del viaje se aligera bastante) con lo cual, esperaremos tiempos mejores, a parte de que ahora tiene que crecer el niño.
En temas de seguridad ya lo pasé fatal en Londres (Heathrow) y dije que no volvía, al menos a ese aeropuerto super monstruo.

El sólo hecho de que te hagan descalzar o que te digan lo que puedes llevar o no en el neceser ya es bastante ofensivo. Sólo falta que te registren el ordenador.

Un beso

Antonio Rodriguez dijo...

Euphorbia
Yo no soy de los que lo pasan mal en los aviones ni en los aeropuertos, pero me indigna tener que someterme a medidas de seguridad arbitrarias y que en muchas ocasiones son inútiles.
La prueba está en la cantidad de veces que se han saltado la seguridad de los aeropuertos USA
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails