jueves, 31 de julio de 2008

Declaración para el impulso de la economía, el empleo, la competitividad y el progreso social

Bajo tan pomposo titulo, Gobierno, Patronal y Sindicatos (CC.OO. y UGT) han firmado el pasado 28 de julio una declaración para el desarrollo del diálogo social. Un diálogo prometido por Zapatero durante la pasada campaña electoral.

Y ¿Qué se esconde bajo tan llamativo titular? Que nadie se espere la solución a los problemas causados por la crisis económica actual. Porque solo es una declaración de intenciones; que no es poco, para desarrollar a lo largo de la presente legislatura. Es cierto que corresponde al Gobierno proponer las medidas para salir de la crisis económica, que por cierto se reconoce en el documento. Y al Parlamento aprobar la medidas legislativas para hacerlas efectivas, pero hay aspectos de la vida económica y laboral que es mejor desarrollarlos mediante la vía del acuerdo con los agentes sociales (patronal y sindicatos) que con decretazos, como en épocas anteriores.

Esta declaración hace una referencia a los elementos que han contribuido a la actual situación de crisis económica, entre los que cita la subida del precio del petróleo y de la materias primas así como os problemas financieros originados en el mercado hipotecario de los Estados Unidos. Y en referencia a los problemas internos señala: “la crisis en el sector de la construcción residencial en España está incidiendo negativamente en el crecimiento y en el empleo.”

Quizás en la declaración de las causas de la crisis hay una ausencia importante, que es citar como causa de la crisis el mercado de trabajo. Y es importante porque al no señalarla como una causa de la crisis, como desde algunos sectores políticos y empresariales se pretendía, hace incesaría cualquier reforma del mercado laboral en España. De hecho entre los aspectos que los firmantes consideran que hay que negociar no se hace ninguna referencia al mercado laboral. Al menos es el reconocimiento de que los trabajadores no tienen ninguna responsabilidad en la crisis económica y que la promoción del empleo se fija como prioridad sin aludir a reformas laborales, como demandaba la patronal.

Entendiéndolo como una declaración de principios, es importante la apuesta que se pretende hacer por cambiar el modelo productivo español basado, en la última década, en la expansión del “ladrillo”. En este sentido se afirma que: “Debemos sentar las bases para impulsar la recuperación del crecimiento económico y potenciar un modelo productivo que apueste por la innovación, el desarrollo tecnológico y el valor añadido, de forma que aumente la productividad de la economía, el empleo y la calidad del mismo.”

En definitiva esta “Declaración para el impulso de la economía, el empleo, la competitividad y el progreso social” pretende sentar la bases de los temas que el Gobierno entiende deben ser negociados con los interlocutores sociales. Temas tales como las iniciativas de infraestructuras, energía, educación, sanidad, vivienda y administraciones públicas, además de los de contenido laboral como negociación colectiva, empleo, protección a los parados, reforma de INEN, seguridad en el trabajo, pensiones, etc.

Pero además el hecho de que sea Zapatero quien lleve las riendas en el proceso de negociación en lugar del Ministro de Trabajo, indica, al menos, el compromiso del Presidente del Gobierno en llevar a buen termino la salida de la crisis. Otra cosa serán las dificultades que surgirán en la propia negociación, entre ellas las que pondrán la patronal y la oposición parlamentaria del P.P. que intentaran cargar los costes de la crisis a los sectores más desfavorecidos de la sociedad. Del mismo modo, el Gobierno tendrá la oportunidad de demostrar hasta que punto son firmes las pretensiones de Zapatero de que las políticas sociales no sufrirán merma a pesar de la crisis económica. Porque no parece que todo el Gobierno esté de acuerdo con este posicionamiento de Zapatero. O al meno eso es lo que se desprende de la palabras de Solbes que defiende que la moderación salarial es un buen método para reducir el desempleo y contener la subida de los precios. "Es mejor tener más empleo que subir un poco el salario", ha señalado Solbes, en una entrevista el Cadena Ser. El titular de Economía ha pedido a los sindicatos que sean moderados en las negociaciones.

Solbes se olvida de los anteriores procesos en lo que la moderación salarial no ha servido ni para mejorar ni la cantidad ni la calidad del empleo ni por supuesto para controlar la escalada de los precios y no debería olvidar que mientras los costes salariales crecieron en 2007 un 3,9%, el IPC se elevó hasta el 4,3%, lo que evidencia que la incidencia de los salarios en el incremento de los precios es nula.

A partir de septiembre veremos si, de verdad, se sientan las bases para que la salida a la crisis no recaiga en los más desfavorecidos. Podemos tener un otoño muy caliente si se intenta lo contrario. Los sindicatos parecen que no están por la labor de permitirlo. Personalmente soy muy escéptico sobre los resultados del futuro dialogo social.

Salud, República y Socialismo

6 comentarios:

fritus dijo...

la gran falacia neoliberal consiste en hacernos creer que beneficiando a los empresarios con reformas fiscales, medidas flexibilizadoras", ( toma eufemismo) ... y demás contribuímos a la creación de empleo...radicalmente falso. Las empresas crean empleo porque no tienen más cojones que hacerlo, si pudieran evitar los costes salariales , lo harían, y la situación generalizada de precariedad en el empleo les va mejor que a nadie...sería una gran equivocación creer que una solución a la crisis sería bajar el listón de la protección al trabajador en la legislación laboral, pero mucho me temo que entre determinados sectores esta es una cancioncilla que les encanta...

Un abrazo

Selma dijo...

... y el miedo a la deslocalización... aúnque esta práctica hace muuuuuuucho que la usan...


Un beso Antonio.

RGAlmazán dijo...

D. Antonio, eso de sentar las bases... Aquí los únicos que se han sentado son los popes. Y lo demás, que me lo leí el otro día, no deja de ser una declaración de intenciones muy generales y que no hace sino intentar tranquilizar para que se sepa que en principio se va a colaborar y no va a haber conflicto por ninguna parte.
Bueno, eso es lo que hay que ver. Lo demás, como usted dice, se verá a partir de septiembre. Y me temo... No quiero ser pesimista.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
El recorte de los salarios nunca ha generado empleo, solo mayores beneficios empresariales.
Y la competitividad de las empresas tampoco se consigue con salarios más bajos, se consigue con mayor formación y mejores métodos de producción y eso significa inversión empresarial, algo a lo que los empresarios españoles no están acostumbrados. Son como aquel titulo de película que decía. "Coge el dinero y corre".
Selma
El problema de la deslocalización es algo que tiene culpa en parte los gobiernos, por dar dinero fácil a empresarios sin escrúpulos y por caer en el engaño de la desregulación laboral. Si cuando a una empresa se le entrega dinero público para establecerse y luego se marcha, se le exigiera devolver las ayudas y se le pusiera trabas para el despido de la plantilla, otra cosa cantaría.
Daniel
Si como digo al principio es solo una declaración de intenciones. Aunque yo, de momento, veo muy rígidos en sus posiciones a CC.OO. y UGT.
Salud, República y Socialismo

RGAlmazán dijo...

D. Antonio, no me confunda usted con el profeta Daniel, yo soy un simple arcángel. Aunque ambos seamos calvos, él disfruta de una isla magnífica y tiene unos pocos años menos que yo. Oiga que se nos puede ofender.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Don Rafael la verdad es que ha sido una confusión tonta, propiciada por el corta y pega.
No quería yo hacer comparaciones, que luego resultan odiaosas.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails