jueves, 3 de julio de 2008

Democracia interna versus despotismo ilustrado.

Perdonen que insita en el tema, pero es que cada vez que veo el sentido que de la democracia interna tienen en el Partido Popular se me ponen los pelos como escarpias.

La democracia tanto en lo que se refiere a la interna de los partidos como la relativa a la vida política de una sociedad, implica el derecho de las personas a poder decidir libremente sobre las decisiones que le afectan. En la democracia parlamentaria es muy difícil llegar más allá de la posibilidad de elección de los representantes en las diversas instituciones políticas del estado. Pero en teoría la democracia interna de los partidos debe posibilitar una mayor participación en la toma de decisiones internas. Y es evidente que esta toma de posición en la mayoría de las ocasiones genera tensiones, pero ello no significa irremediablemente la existencia de una crisis en la organización, sino todo lo contrario, significa que la organización política está viva; a no ser que los personalismos lleven a situaciones irreconciliables.

No parece que esto sea lo que ocurra en el P.P. La existencia de tres candidaturas para dirigir el P.P. catalán no debería ser un drama político sino la expresión de las diversas formas de ver un mismo proyecto político. Esto que es enriquecedor parece que no cuadra con el sentido de uniformidad de pensamiento que impera en la dirección nacional del P.P. y por tanto se impone, desde Madrid a la persona que debe dirigir a los populares catalanes.

Y no se puede argumentar que no se impone ninguna candidatura, porque en un partido altamente jerarquizado como el P.P. enfrentarse a las decisiones centralistas y perder significa caer en el abstractismo político y por tanto es muy fácil rendirse a las imposiciones de Madrid si se quiere seguir haciendo política. Ejemplos los hay como el de Piqué.

Las personas, en un partido, representan tanto una forma de ver como de hacer política y si hay varios candidatos es porque hay diferencia en el proyecto político y en como desarrollarlo y por tanto la militancia tiene la posibilidad de decidir sobre el proyecto político y la forma en que se ha de ha de llevar a cabo. La imposición de un único candidato elimina la discrepancia de manera artificial, y en este caso en la manera que desea la dirección de la organización, no en la forma que desean sus militantes.

Al menos, de momento, hay alguien que ha puesto un punto de sensatez y honradez, Montserrat Negrera, al negarse a seguir las directrices de Rajoy y defender ante el congreso su candidatura.
Y quizás piensen Vds. que debería importarnos un bledo lo que internamente hagan en el P.P. Cuantos más navajazos y más contradicciones mejor, porque peor les verá la ciudadanía. Pero volviendo a la primera frase de esta entrada, si los dirigentes del P.P. tratan con despotismo ilustrado a sus bases ¿se imaginan como podrán relacionarse con la ciudadanía una vez ganadas las elecciones? Algunos no solo lo imaginamos sino que además lo sufrimos. Por eso es de suma importante incrementar los valores democráticos de las organizaciones políticas.

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

fritus dijo...

Antonio, completamente de acuerdo en el analisis de la situación...pero mucho me temo que la candidata rebelde es Nebreda, no Negrera ( aunque vete tú a saber, igual desciende de alguno de esos que se enriqueció con el tráfico de mercancía humana a las Antillas).

Un abrazo Antonio.

Selma dijo...

De todos estos candidatos no se salva ninguno Antonio, por haberla visto en tertulias en TV3, ni la misma Montserrat Nebrera, y si hablamos de los otros ya es el no va más, la "elegida" por Rajoy, Alicia Sanchez Camacho, es sobradamente conocida en la Provincia de Girona, y no precisamente en sentido positivo... con decirte que no salió ni elegida...

En fín que con su pan se lo coman, y nosotros que lo veamos, en cuanto a democracia... ¿conocen el significado de esta tan manida palabra?

Un beso Antonio.

Selma dijo...

Tiene razón Daniel, es Nebreda, Rectifico pues... ;-)

RGAlmazán dijo...

Es curioso ver cómo se rodea Rajoy de gente perdedora. Allá él. Pero debe ser un estigma. Ninguno de los importantes que le rodean ha ganado una elección. Saez de Santamaría, iba en una lista que no ha ganado. Cospedal ha perdido en Castilla-La Mancha. De Arenas mejor no hablar: perdedor nato, en enésimas confrontaciones. Y ahora esta señora, Sánchez Camacho, que ha hecho que Girona sea la única provincia de toda España en donde el PP no ha sacado representación. En fin debe de ser un estigma.
Me recuerdan el chiste de Eugenio: Me encanta jugar al poker y perder. ¿Y ganar?. Debe ser la hostia

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Lo que quiero poner de relieve es la forma en que entienden estos del P.P.la democracía interna. Cuando algo no le gusta al Jefe lo cambian y nadie rechista.
Desde esa perpctiva no es sorprendente las actuaciones que tiene de cara a la ciudadania cuando están gobernando, de prepotencia y de desprecio absoluto a las más mínimas reglas democrática.
Y lo penoso es que ni la ciudadania ni los medios de comunicación levantan la voz ante éstas despóticas actitudes, pero lo hacen y critican cuando en los partidos de izquierda hay confrontación acalorada de ideas o procesos democráticos de elección de candidatos.
Y a mí me dá pánico pensar de lo que pueden llegar a hacer cuando gobiernan si en su interno se comportan de esa manera.
Salud, República y Socialismo

desencanto dijo...

Me suele pasar que todo aquello que le ocurre al PP me resbala, sin embargo la valentia de Mercedes Nebreda y su emoción al ratificarse en su candidatura en defensa de la democracia interna del PP, merece un minimo de reconocimiento. De todas formas estar en el PP significa muchas cosas con las que no me identifico. Saludos.

desencanto dijo...

Que lio, Nebrega, Nebreda o Nebrera, yo además la he bautizado,la he llamado Mercedes y se llama Montserrat, ¿será por lo que nos interesa lo que pasa en el PP? Saludos

Euphorbia dijo...

La verdad es que esta gente da miedo, por mucho que se quieran maquillar externamente, por dentro son y seran siempre los mismos, y si vuelven algun día a la Moncloa, que volveran, será el momento en que se quiten la careta y dejen de piedra a los que hayan conseguido engañar con su paripé.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails