sábado, 16 de mayo de 2020

Julio siempre en el corazón.


Ha fallecido Julio Anguita. Ha muerto una gran persona y un político de raza.
Nunca he hecho seguidismo de líderes, salvo del Julio Anguita. Y lo fui por todo lo que representaba en la política y sobre todo por su honradez, honestidad y coherencia. Sus firmes convicciones y su servicio a la sociedad.
Nunca entendió la política como una profesión sino como un servicio a la sociedad. Y fue diferente a los demás hasta cuando abandonó la política. Se fue a su instituto a dar clases, no como otros muchos que buscaron puertas giratorias para seguir viviendo de la política Y cuando se jubiló renunció al complemento de su pensión por sus años de diputado.
Fue coherente con sus principios y su ideología hasta su fallecimiento. Por eso Julio ha sido y será un ejemplo a seguir para muchos.
A partir de ahora nos va a faltar un referente para la Izquierda. Gracias Julio por tu ejemplo, tu honradez, tu honestidad y tu coherencia.
Siempre estarás en mi memoria. Que la tierra te sea leve.

viernes, 17 de mayo de 2019

A ver si me entiendes Pablo Iglesias

A ver, Pablo Iglesias, si soy capaz de explicarme para que  me entiendas. Si yo fuera diputado y me hubiera encontrado en un ascensor con un fascista, mi cortesía parlamentaria, por coherencia, habría sido más limitada. 

Yo seguramente no le habría escupido y me habría limitado a darle los buenos dias como persona educada que soy. Pero nada mas. Porque de lo contrario habría ofendido a los millones de mujeres que ese fascista considera ciudadanas de segunda clase, a los millones de trabajadores que piensa que hay que bajarles el salario, a la mayoría social que ve como piensa, ese fascista, bajarle los impuestos drásticamente a los poderosos y a continuación privatizar sanidad, educación, dependencia, a los millones de pensionistas a lo que reduciría y privatizaría su pensión,... Es decir eliminar lo que queda del estado del bienestar.


A mi me importa un bledo si este fascista se ha caído o no del caballo o se ha lesionado la pierna haciendo deporte. Me importa un bledo si ese fascista va al fisio o no, si se le cura la pierna o no o si tiene que ir a rastras al parlamento. Y me importa un bledo lo que le pase, porque si llegara al poder no tardaría en ilegalizar a los partidos de izquierda y perseguir y encarcelar a sus dirigentes políticos y sindicales, lo mismo que hizo Hitler en la década de los 30 del siglo pasado. A él le importaría bien poco la vida de los demás. 

Y me importa un bledo porque de lo contrario estaría ofendiendo a  los cientos de miles de republicanos que dieron su vida por defender la legítima República y la democracia y que elementos como este fascista, con el asesino Franco a la cabeza, se encargaron de eliminar.

Y yo les odio. Odio al fascismo y a los fascistas. Reivindico mi derecho a odiarlos aunque haya algún soplapollas que diga que estoy cometiendo un delito de odio. Y los odio por coherencia política que es lo que nos falta últimamente a la izquierda. Los odio porque algunos mantenemos la memoria y sabemos lo que fueron y lo que hicieron y sabemos que es lo que serían y lo que harían si tuvieran la oportunidad de llegar al poder. 

Es decir coherencia, coherencia y coherencia y de paso reflexionar sobre el porque Unidas Podemos nos hemos dejado por el camino la mitad de los votantes desde las dos últimas elecciones generales. Y no solucionarlo todo con la simpleza de "nos hubiera gustado un mejor resultado". Y a mi tener 25 años menos. 

Salud, República y Socialismo. 


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails