jueves, 7 de agosto de 2008

Un terrible aniversario

En esto días se cumple el 63 aniversario del estallido de las bombas norteamericanas en Hiroshima y Nagasaki. Bombas que produjeron 200.000 y 100.000 muertos respectivamente.

Bombardeos que trajeron posteriormente una triste secuela de enfermedades graves que siguen teniendo consecuencias todavía en la actualidad. Esos bombardeos fueron simplemente un atentado contra la población civil de esas dos ciudades, dado que ninguna de ellas era un objetivo militar. Se trataba únicamente de crear un grave daño a la población civil, para causar un fuerte impacto y la consecuente desmoralización que condujera a la rendición sin condiciones de Japón, como ocurrió días después. Los yanquis, como siempre, lo justificaron diciendo que esa cantidad de muertos evitó un mayor derramamiento de sangre al lograr el fin de la guerra.

Poco hemos aprendido desde entonces. Durante muchos años la guerra fría impulsó una absurda escalada armamentística porque ninguna de las grandes potencias militares (USA y URRSS) quería quedarse atrás con respecto a su oponente; empleando en ellos ingentes recursos económicos que podrían haber servido para mejorar la calidad de vida de sus propios países y los países subdesarrollados. La firma de diversos tratados de reducción de armas nucleares no fue sino una farsa que solo sirvió para destruir las armas que ya estaban obsoletas y su sustitución por otras mas modernas y poderosas.

Cuando en este mundo existe un potencial armamentístico nuclear capaz de destruir infinidad de veces este planeta, ¿Qué más da que se reduzca un poco en arsenal nuclear? Todo es una farsa. Los teóricos vigilantes, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE UU, Francia, Reino Unido, Rusia y China), se erigen en garantía de la no proliferación de las armas nucleares. Pero es mentira cada uno calla y ayuda cuando uno de sus aliados pretende hacerse con armas nucleares. Cuanto un país ve que su potencial enemigo se hace poderoso con el arma nuclear, reacciona intentando por todos lo medios hacerse con ella. Eso ocurrió con India y Pakistán enemigos desde su independencia y que ambos justifican la posesión de la bomba atómica por el peligro de agresión del contrario. Y en ambos casos con el beneplácito de los USA.

Otro tanto ocurre en Oriente Medio. Aunque sin declarar Israel posee una gran cantidad de bombas nucleares, con el permiso de su protector los EE.UU., y esto hace que Irán sienta la necesidad -ficticia o real- de fabricar bombas nucleares también, ante el “temor” de que su enemigo ancestral pueda agredirle. Y aquí surge la hipocresía. Si la bombas nucleares son malas para la humanidad, lo serán independientemente del país que las posea y sobre todo ¿Quién se otorga la potestad de decidir quien tiene o no tiene el arma nuclear? Tan peligroso es que Irán tenga una bomba nuclear como que la tenga Israel o los EE.UU. o Francia o China o cualquiera de los países que la poseen. A mi, personalmente, me da igual que la decisión de apretar el botón nuclear la tenga el iluminado de Mahmoud Ahmadinejad o el iluminado de George Bush, cualquiera de los dos son capaces de hacer saltar este mundo en pedazos en el nombre de su dios.

Al igual que el mejor terrorista es el terrorista muerto, la mejor bomba nuclear es la que no existe. Por tanto dejémonos de hipocresía. El tratado de no proliferación de armas nucleares es una farsa, que solo conduce a perpetuar la hegemonía militar de unos cuantos países y que estos se erijan en gendarmes de la humanidad. Pero ¿Quién vigila al vigilante?

Que poco hemos aprendido desde Hiroshima y Nagasaki.

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

Selma dijo...

No solamente no hemos( es un decir) aprendido nada sino que se va a peor. Hiroshima y Nagasaki siguen pagando las consecuencias,siguen existiendo personas con enfermedades y problemas físicos que vienen determinados por la bomba atómica y por sus efectos radiactivos.
En Iraq las armas químicas de la primera y segunda guerra del golfo siguen haciendo estragos...
( DU babies es un documento escalofriante que lo demuestra con fotos de criaturas con terribles malformaciones)
Estas espadas( hay más de una en este caso) de Damocles, en manos de quien sea como tu dices,nos están amenazando seriamente...

Un beso Antonio.

Euphorbia dijo...

Siempre me ha parecido incomprensible que para preservar la paz se justifique el irse armando hasta los dientes; no nos liamos con el vecino por que éste tiene más armas que nosotros; se trata de un equilibrio entre el miedo y la amenaza. La lógica me dice que para evitar la guerra, lo mejor sería que nadie tuviera armas, pero la lógica en este mundo es algo que no abunda.

RGAlmazán dijo...

Un dato de hace pocos días, sacado de la prensa. España ha duplicado la exportación de armas en dos años. O sea que como sigamos así nos puede salvar de la crisis. Eso sí, con los muertos, y no de hambre en este caso, fuera de nuestro territorio. Como debe ser. ¡Hay que joderse!

Salud y República

Freia dijo...

Pues tiene Vd. toda la razón del mundo, pero el tema a mi me genera un profundo pesimismo porque en asuntos como éste es donde no veo en absoluto la posibilidad de hacer algo. Asistimos, sin poderlo remediar, a un espectáculo hipócrita e indigno, en medio del que nos sentimos totalmente impotentes para tomar medidas que intenten pararlo.
Su entrada se complementa hoy muy bien con la de Manuel Ortiz
Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Selma
La verdad es que no hace falta referirse a Hirosima y Nagasaki para ver el horror de la guerra, todas las guerras son horribles y quines más las sufren son la población civil; soldados ya mueren pocos
Euphorbia
El tan manido "Si quieres la paz prepárate para la guerra" es solo una justificación que determinados gobiernos se hacen para tener un arsenal de armas injustificable.
Don Rafael
Que la pela es la pela que una cosa es predicar la paz y la solidaridad y otra poner el cazo, ¡que estamos en crisis!
Y no querrá VD. que encima que hay muertos los tengamos en nuestra casa, que eso no da votos ¡hombre!
Freia
Es que es para echarse a llorar, porque ante esta cosas se siente uno tan impotente, pero hay que esta ahí, poniendo cada uno un granito de arena que a lo mejor conseguimos hacer una montaña

Salud, República y Socialismo

m.eugènia creus-piqué dijo...

El bombardeo de estas dos ciudades fué algo terrible y más contra la población civil, ya sabemos como las gasta Usa, desde aquel entonces hasta ahora las barbáridades que han llegado a hacer !

fritus dijo...

Magnifica entrada Antonio, y cuanta razón tienes...es acojonante el pensar como el 11 de septiembre nos hizo ( y aún duran sus efectos) bailar a todos y ellos fueron, en su momento, capaces de asesinar a cientos de miles de inofesivos civiles de un plumazo y quedarse tan anchos, inaugurando la epoca del miedo al terrible juguete del Dr. Oppenheimer ...cuando yo era pequeño, en los setenta, se hablaba constantemente de la amenaza de los misiles y del peligro nuclear, y ahora, siguen existiendo y es como si hubiera un pacto de silencio...nadie dice nada y probablemente haya en el mundo el mismo número de armas nucleares...

Antonio Rodriguez dijo...

Mª Eugenia
La muerte de cerca de 400.000 civiles indefensos, sería hoy considerada como genocidio pero, como la historia la escriben los vencedores.
Daniel
El peligro nuclear no ha desaparecido, sino que cada día es más real, porque cada vez hay más locos con posibilidad de apretar un botón y destruir este mundo.
Es posible que hayan disminuido el número de armas nucleares, pero lo han compensado con creces con la gran potencia de destrucción actual.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails