domingo, 21 de diciembre de 2008

Gomorra

En estos días he acabado de leer Gomorra de Roberto Saviano. No soy nada dado a la lectura de bestseller, pero cuando leí la amenaza de muerte de la mafia sobre Roberto Saviano, compré el libro por solidaridad.

De Gomorra me ha sobrecogido comprobar hasta donde pueden llegar los hilos de una organización criminal, hasta donde llega el control de la economía de un país, de la policía, de la judicatura, de la política, …. No hay un sector de la sociedad italiana que no este controlado por la mafia o que no tenga metidas sus garras en el mismo.

Desde la construcción, la basura, el transporte y terminando incluso hasta en la mendicidad, no hay sector productivo que no esté controlado o influenciado por la mafia. Y es algo que está a la vista de todo el mundo, como yo pude comprobar en un viaje que hice a Sicilia. Los puedes ver a los restaurantes. Lo adivinas por como los tratan los camareros y como los miran los clientes. Están en las puertas de la heladerías y en las puertas de las iglesias controlando a los vendedores de pañuelos, imponiendo quien puede vender y quien no.


Por el libro te enteras de sus formas delictivas, de sus vendetas, de sus macabros métodos de venganza y de cómo no solo es una organización criminal sino también una organización económica con una estructura social, son sus sistemas de ayudas y asistencia a sus miembros; y comprendes que quizás por eso sea tan difícil acabar con ella, porque desgraciadamente tienen arraigo social y porque en algunos lugares las aspiraciones de una parte importante de la juventud es entrar a pertenecer a la organización delictiva.


Y desde fuera no se entiende como es posible que el estado italiano no haya acabado ya con una organización que es un cáncer para una sociedad, que está destruyendo parte de su economía y de su ecosistema, envenenando la tierra y la aguas solo por el afán de lucro.


El libro es como un secreto a voces contado por Roberto Saviano que se ha atrevido a desafiar la ley del silencio impuesta por la mafia y que por ello se encuentra amenazado de muerte por esa organización criminal. Es escalofriante conocer como toda una sociedad es presa de los intereses de una organización criminal que se autorregenera constantemente. Merece la pena leer “Gomorra” aunque solo sea por solidaridad.


Salud, República y Socialismo.

7 comentarios:

Euphorbia dijo...

Este libro parece interesante. Yo tamposo soy amante de les bestsellers pero con un tems como éste seguro que engancha y se pasa un buen rato.
Disculpa mi desaparición de estos días pero necesitaba un descanso.
Un beso

Desencanto dijo...

Hola, no he leído el libro, no he visto la película, supongo que en algún momento lo haré. Cierto, es algo que todo el mundo sabe, sabemos. La política italiana siempre ha sido "sui generis", multipartidismo, pactos necesarios, presidentes corruptos relacionados con la mafia, antes y ahora, lo incomprensible es que son elegidos "democráticamente"...las mafias como las bandas terroristas viven sin trabajar,de la muerte, forma terrible de ganarse el sustento, Los soprano, serie TV, muestra perfectamente la catadura moral de sus componentes,los retrata de forma diáfana. Siempre claro que seas una persona sin escrúpulos, la miseria muchas veces se covierte en el justificante para cruzar al lado oscuro.Saludos

RGAlmazán dijo...

Es algo inexplicable, salvo que, como ocurre, la mafia haya llegado a las más altas cotas de poder.
Es un tema que entra dentro de la corrupción italiana.
Estoy convencido de que nunca ha habido un claro interés por combatir a la mafia desde el Estado de Derecho. Y de esos polvos, estos lodos.
No he leído el libro pero lo leeré.

Salud y República

fritus dijo...

Hola Antonio, ...yo tampoco he leído el libro pero lo leeré seguro, ...es una tristeza enorme lo del poder tremendo del crimen organizado, pero en realidad lo único que hace es confirmar que cuando un estado no es lo suficientemente fuerte como para proteger y servir a sus ciudadanos, en su lugar aparece la ley de la selva...esa es la lección que deberían aprender los neocons y neoliberales.

un abrazo

AF dijo...

Lo que me intriga del sistema social que ha impuesto la Mafia (o cualquiera de las distintas organizaciones criminales existentes en Italia) es que, como usted dice, se dejan ver muy clara y numerosamente. Tan numerosamente que uno se plantea qué proporción de la sociedad es miembro, de una u otra forma, de la organización, porque si, pongamos por caso, son un 50%, la liberación es prácticamente imposible.

En fin, interesante problema del que quizás no nos hallemos tan lejos.

Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Euphorbia
Seguro que te enganchará, y lo importante es que re hayas recuperado con el descanso, todos de vez en cuando lo necesitamos.
Desencanto
Es terrorífico comprobar hasta donde están infiltrados en la sociedad y el poder que tienen sin necesidad de gobernar directamente.
Rafael
Como va a haber un verdadero interés en acabar con ella si la mafia está infiltrada en las altas instancias de la política y de la judicatura.
Daniel
Ese es precisamente el inicio de las sociedades mafiosos, un sistema de protección al margen de la legalidad y al no cortarse en sus inicios, fue creciendo como una bola de nieve.
Antonio
En algunos lugares el porcentaje de la ciudadanía que por acción u omisión esta implicada en las redes mafiosas, pone lo pelos de punta.
Salud, República y Socialismo

SELMA dijo...

La "Omertà" esta famosa ley del silencio que por miedo y/o porque se llenan los bolsillos tiene callada sujetos de todas, todas las capas de la Sociedad... Y Personas como este escritor que se atrevan a denunciar corren serio peligro, se encuentren donde se encuentren los tentáculos de la "Cosa Nostra" son largos, muy largos...

Un beso Antonio,

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails