lunes, 4 de agosto de 2008

Ejemplos a seguir

España, a través de su Vicepresidenta, se ha comprometido en firme en la lucha contra el SIDA. En la apertura de la XVII Conferencia Mundial contra el Sida, ha comprometido la donación de 10,2 millones de euros a Onusida, la agencia de las Naciones Unidas para la lucha contra la pandemia.

Esa cantidad es más del doble de la aportación que España realizó durante 2007. Con este incremento España se sitúa en 6º lugar de los países que aportan a Onusida; si el resto de los países se comprometieran de igual manera y sobre todo si lo hicieran en función de la renta del país; es muy posible que el avance en la investigación posibilitara la erradicación de la pandemia en un plazo de tiempo muco mas corte que el previsto.

Las cifras de la pandemia son estremecedoras:
  • Hay 33 millones de infectados por el virus del sida en todo el mundo. Casi la mitad, 16 millones, son mujeres. Sin embargo en los países subdesarrollados las mujeres infestadas casi triplican a los hombres
  • En el África subsahariana se concentran el 64% de los adultos infectados, el 85% de los niños enfermos y tres de cada cuatro muertes.
  • Sólo uno de cada tres enfermos tiene acceso a antirretrovirales.
Sin embargo hay dato esperanzador: en 2007 se rebajó el número de muertes por primera vez desde el inicio de la epidemia. Por supuesto que en el mundo desarrollado.

Pero el SIDA es una enfermedad que está ligada a la desigualad social y económica y también a la desigualdad de género. Porque mientras en los países desarrollados se ha conseguido incrementar la esperanza de vida hasta en 30 años, en los países subdesarrollados la esperanza de vida ha descendido drásticamente. Por otro lado la mujer es victima de las políticas hipócritas que desde la iglesia católica se hace con respecto al uso del preservativo. Según las cifras expuestas en los encuentros previos a la conferencia, la mitad de las mujeres seropositivas son infectadas dentro del matrimonio, por la negativa de sus maridos a usar preservativos como influencia de la política de la iglesia católica contra el uso del mismo.

Aunque esa política por la que la Iglesia clama que fidelidad y abstinencia como las mejores vacunas contra el sida, está empezando a ser contestada por parte de otras religiones de raíz cristiana. En este sentido, más de cuatrocientos representantes de diversas confesiones se han reunido en la ciudad de México y se han comprometido, desde sus respectivas posiciones, a luchar con la epidemia de SIDA. Estos representantes han reconocido que se podía haber hecho mas para prevenir las infecciones y que ellos deben dar ejemplo, para luego poder reclamar la misma implicación a los dirigentes políticos.



Calificadoras fueron las palabras del reverendo Canon Gideon Byamugisha, de Uganda, señalando que "la lección aprendida es que dónde hay inversión, prevención y tratamiento, la lucha contra el sida triunfa". Pero reconoce que "con el estigma, el rechazo y la discriminación que todavía existen, el bajo compromiso económico y los tabúes que rodean al sexo y a las drogas, no estamos ni siquiera cerca de poder frenar la pandemia".

Ese es el camino, en la medida que las religiones cambien su actitud ante los medios de prevención, antes estaremos ante el final de la pandemia. Es más el daño que se hace por omisión que por acción. Negar la sexualidad no es el remedio.


Salud, República y Socialismo

5 comentarios:

Freia dijo...

Creo que has tocado las raíces de la pandemia del SIDA: pobreza, intereses económicos (y políticos) e ideologías religiosas.
¿Sabes que, sin embargo, el hecho de que en el primer mundo la enfermedad prácticamente se haya vuelto crónica gracias a los avances médicos, ha hecho que mucha gente deje de utilizar el preservativo porque ha perdido el miedo a una enfermedad que ya no es mortal en el "mundo civilizado"? Curiosas paradojas, no.
Mientras, en África las farmacéuticas siguen haciendo su agosto, en tanto que las jerarquías religiosas siguen abogando por NO UTILIZAR el preservativo.
Hace falta mucho dinero para luchar contra el SIDA, pero también mentalizarse para luchar en otros frentes y, sobre todo, desestigmatizarla y contribuir a erradicar la idea de que es una enfermedad maldita y un castigo divino.

Antonio Rodriguez dijo...

Freia
Esa es la paradoja donde hay dinero y cultura se pone freno a la pandemia y se afloja la prevención, porque ya prácticamente no es mortal la enfermedad.
El horror sigue siendo el tercer mundo, por la falta de dinero y la intromisión de la iglesia católica.
Salud, República y Socialismo

Selma dijo...

Y si me permites, el horror añadido es que en el tercer mundo el mayor número de afectados sean mujeres y niños, los más indefensos en todos los aspectos...

Muy buena Entrada de denuncia.

Un beso Antonio.

fritus dijo...

Emotiva entrada, preciosa...yo propondría dedicar al Dr. Condom ( no es un chiste, se llamaba realmente así) todas las calles y plazas de nuestra geografía española que aún están dedicadas a Molas, Yagües, Francos y otros asesinos colectivos...un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Selma
Siempre los más indefensos son los que se llevan la peor parte.
Daniel
Una buena idea, se la deberiamos proponer a todos esos ayuntamientos que se resisten a quitar de sus calles los nombres de los asesinos franquistas.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails