domingo, 24 de enero de 2010

¿Quien juzga a los jueces?

Mientras conducía esta mañana escuchaba el programa “A vivir que son dos días” de Montserrat Domínguez, quizá la mejor periodista hoy en día de La Cadena Ser.

Y como todos los domingos conectó con Robladillos para hablar con Eugenio, un pastor metido en años, que tiene esa sabiduría que solo dan lo años y la vida. Ya a punto de despedirse formuló la pregunta de mi cabecera ¿Quien juzga a los jueces? y se hacía esta pregunta reflexionando sobre la condena a los dos periodistas de la Ser por haber destapado las afiliaciones fraudulentas en el P.P. Evidentemente la respuesta se quedó en el aire.

justicia-ciega Pero es que la pregunta tiene fácil respuesta: el Consejo General del Poder Judicial, o sea otros jueces, Yo creo que lo que verdaderamente le intranquilizaba a Eugenio era la respuesta, es decir que a los jueces los juzguen otros jueces. Lo mismo que preocupa a la mayoría de la ciudadanía. Porque evidentemente no hay nada que objetar que a un juez le juzgue otro juez cuando se ha convertido en un presunto delincuente, ahora bien cuando se le juzga porque ha hecho una interpretacion errónea o personal de la legislación o cuando ha prevalecido en él sus convicciones morales o políticas ante la legalidad vigente, entonces la cosa cambia.

Los jueces son uno de los cuerpos profesionales más corporativos, en este país y en el mundo, y como ejemplo están esas dulces condenas a la que nos tiene acostumbrado el CGPJ cuando se trata de juzgar los errores de sus colegas. Seguro que nadie vería bien que las faltas laborales de los trabajadores fueran enjuiciadas por un órgano compuesto exclusivamente por sindicalistas, seguro que sus decisiones serían tachadas de parciales. Pues es lo mismo que sucede con los jueces.

Si los errores, o mas bien horrores, judiciales, sobre todo los de aquellos que anteponen su moral a la legalidad fueran juzgados por personas al margen de la judicatura, otro gallo cantaría. Seguro que muchos de ellos se pensarían muy mucho esas interpretaciones moralistas de las leyes y seguro que las sentencias serian mucho más ecuánimes. Ya se que esto es como pedir peras al olmo, que los grandes partidos no se atreven a poner orden entre tanto desmadre judicial; a pasar de esas acusaciones del juez Bermúdez de que hay muchos jueces que trabajan bien poco. Pero pensar es gratis y sería muy gratificante contar con una justicia más justa.

Salud, República y Socialismo

7 comentarios:

Felipe dijo...

el C.G.P.J.es un órgano constitucional que por obra y gracia de los partidos políticos se ha convertido en un ápendice de los partidos que los proponen.

En segundo lugar, es muy cierto que las faltas disciplinarias que imponen a jueces y magistrados son de una levedad que escandaliza.
El corporativismo domina este órgano que debía ser santo y seña de la justicia española,pero que su grado de politización es tal que esperar algo de él minimamente coherente o justo es toda una utopía.


Saludos

pena dijo...

La herencia franquista del cuerpo judicial ha sido imposible de barrer, así nos va. La tomadura de pelo constitucional con aquello de que "la justicia se ejerce en nombre del pueblo español..." donde deberían haber puesto...en nombre de las elites dominantes y los intereses de los partidospor y, por descontado nunca, salvo la excepcion que confirma la regla, en busca de la verdad. Saludos.

RGAlmazán dijo...

Al leer el título pensé en Eugenio, el pastor, pues también he oído el comentario.
No estoy de acuerdo con lo de Monserrat, me parece mucho mejor Àngels Barceló.
Entrando en el meollo, sí es triste ver que el corporativismo de los jueces les lleva a tratarse muy bien a ellos mismos, y con otra vara de medir.
Lo que pasa es que no veo la solución y me jode, pues ¿quién debe juzgar a los jueces? No lo veo aunque sé que hay que cambiar la situación actual, pero no veo cual puede ser la alternativa.

Salud y República

severino el sordo dijo...

Esto viene a ser como lo de la gallina y el huevo,a fin de cuentas los jueces son personas y tienen los mismos defectos de los demas y de todos es sabido que perro no come carne de perro,jodida pregunta,saludos.

m.eugènia creus-piqué dijo...

No sabes las veces que me he hecho esta pregunta Antonio. Es de escándalo el corporativismo, tendríamos que proponer que los juzgaran y aplicara la pena a estos individuos un tribunal popular y que ellos no pudieran meter baza.Se acabaría esta vergüenza a la que tenemos que asistir de vez en cuando donde nos vemos impotentes ante tales tomaduras de pelo, no sabes la rabia que me da.

Antonio Rodriguez dijo...

Felipe
La politización del CGPJ podría hacerle parcial en los temas de carácter político, pero no debería ser así cuando se juzgan malas actuaciones de los jueces.
Pena
Todo eso se evitaría si no fueses ellos mismo quienes se controlasen.
Rafa
Bueno no nos peleemos por nuestras preferencias, dejémoslo que en Ángels y Monserrat son las mejores periodistas de la SER.
La solución es simple: que no sean ellos mismos quienes laven sus trapos sucios, pero eso es una causa perdida de momento.
Severino
El problema es que los defectos de los demás no perjudican a casi nadie pero l os suyos si.
Geni
Estoy de acuerdo contigo. Esto debería ser uno de los motivos para un jurado popular, ya veríamos como se pensarían más mezclar su moral con la legalidad.
Salud, República y Socialismo

Ciberculturalia dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con tu propuesta. Los jueces cuando cometen "delito" en el ámbito de sus competencias, no pueden ser juzgados por otros jueces por lo que apuntas: corporativismo feroz. Claro que no es el único. Los médicos también adolecen de lo mismo. Pero volviendo a los jueces no se tampoco cuál sería la solución pero sí que debe habarla. La situación es muy intranquilizante.
Un beso

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails