lunes, 4 de enero de 2010

Fumando espero…

Parece que este año será la política social la que tratará de sacar de dar el brillo perdido a la política del PSOE, ante la evidente incapacidad de hacer de la política económica  y el empleo el elemento ilusionante de la sociedad.

cigarrillo Además de completar la aprobación de la ley de Salud sexual y Reproductiva, parece que la reforma de la ley antitabaco será la que marcará el debate político durante este año. Un debate que ya ha empezado cuando solo se conocen las intenciones genéricas  del Ministerio de Sanidad: la prohibición total de fumar en lugares públicos cerrados.

Y como no podía ser menos es el Partido Popular en la Comunidad de Madrid quien se ha lanzado a hacer de oposición a la futura reforma y al gobierno socialista. Dice el yernísimo de Fabra, Juan José Güemes, emulando al líder espiritual de los peperos, Aznar (¿quien me tiene que decir las copas de vino que me puedo tomar?) que “las prohibiciones siempre suponen una restricción de la libertad individual, y hay que ser muy cuidadosos cuando se restringe la libertad individual". Como si los derechos de los no fumadores no se estuvieran conculcando cuando se les obliga a convertirse en fumadores pasivos y compartir los mismos riesgos que los fumadores activos. Lo mismo que las prohibiciones del carnet por puntos han salvado muchas vidas desde su implantación, también la ley antitabaco ha evitado muertes y enfermedades seguras.

Y la argumentación la remata el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, quien dice defender la libertad de elegir de la gente y que en su opinión, “lo que deben hacer las autoridades sanitarias, si consideran que el tabaco es tan perjudicial para la salud, es prohibirlo definitivamente". Quienes desde la Comunidad de Madrid se han dedicado a boicotear una ley que pretendía salvaguardar la salud de los no fumadores se olvidan que la libertad de elección de los fumadores finaliza cuando empieza el derecho de los no fumadores a preservar sus salud. Y que el problema no está en aquellos que libremente tienen el habito de fumar, si no en preservar el derecho a la salud de los que ni siquiera quieren ser fumadores pasivos. No se trata de prohibir el consumo, eso si es ir en contra de la libertad de elegir,  sino de preservar la salud de los no fumadores.

Actualmente se ve con normalidad el que la mayoría de los lugares públicos  sean lugares limpios de humo y posiblemente no hiciera falta una nueva ley si desde algunas administraciones autonómicas, en lugar de boicotear  la actual ley, se hubiera potenciado la ley y  desarrollado una eficaz labor de inspección y si desde el sector de la hostelería hubiera habido un compromiso para que todos los espacios públicos de menos de 100 m2 fueran lugares libres de humo, porque como se ha demostrado, la actual ley, no ha repercutido negativamente ni en los beneficios ni en el empleo y si ha tenido un efecto positivo entre el conjunto de la ciudadanía.

El problema estriba en  que el Partido Popular pretende hacer política y oposición hasta con las salud de la ciudadanía.

Salud, República y Socialismo.

10 comentarios:

severino el sordo dijo...

Lo del pp es como lo del perro del hortelano con tal de llevar la contra al gobierno,yo soy digamos beneficiario de la ley ya que con el cabreo que pille me prohibi fumar yo mismo antes de que lo hiciera otro,lo unico que me hace dudar es si no estaremos creando una nueva especie de apestados,saludos.

pena dijo...

Algo tan de sentido común como no fumar en los lugares públicos se utiliza como ataque a la libertad individual, bien dices, la de l@s fumadores pasivos no cuenta y sobretodo alga para mí, más graves los niños y niñas que se ven obligados por esta libertad individual a fumarse la m. de sus mayores. El tabaco mata, que raro, con lo buenos que son, que no preserven ni se preocupen de la vida de los fumadores y fumadores forzados. Saludos

RGAlmazán dijo...

Cualquier cosa sirve para hacer oposición. Si hubiera sido una ley en pro de los fumadores también la hubieran criticado. Da igual. El caso es hacer oposición como sea. Lo peor es que parece que les está dando resultados.

Salud y República

Felipe dijo...

No les importa nada.Es puro desgaste

Son los de siempre,los de señorito y cortijo

Abrazos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Me parece muy bien que se prohiba fumar en segun que sitios, pero tambien los fumadores tienen sus derechos y tal como está ahora, con lugares para fumadores y ligares donde está prohibido fumar creo que es lo mejor y todos contentos, me parece ya demasiado la cosa, que no somos apestados ni criminales, Referente al PP como siempre lleva la contraria por sistema a todo lo que diga el Gobierno , es que es sistemático, no se paran ni a pensar, pero ya estamos acostumbrados, no saben hacer otra cosa.

__MARÍA__ dijo...

Lo de Andalucía con Arenas no tiene desperdicio.
Soy de izquierdas, pero en este país necesitamos una derecha en condiciones ya.

fermonu dijo...

Buenas.

Lo del PP no requiere mayor comentario. Su política es estar siempre enfrente del gobierno, tome las medidas que tome, y legisle en el sentido que lo haga. Da lo mismo.
Ya aburre. No me extraña además que en Madrid sean los primeros en alzar la voz. Necesitan usuarios a los que maltratar en los hospitales de la Comunidad.

Sobre la cuestión del tabaco, sufro una tremenda contradicción. Soy fumador moderado. No me ha supuesto ningún problema dejar de fumar en el trabajo, y entiendo el derecho de los demás a no ser fumadores pasivos. Pero no entiendo que se obligue a hacer inversiones a los empresarios de hostelería para delimitar espacios cuando se sabía que el final de la historia era la prohibición en cualquier espacio, adaptado o no. Si el tabaco es un problema de salud pública, que parece serlo, pues coño, que prohiban su venta y a tomar por culo. Pero eso no lo va a hacer, ni este gobierno ni ninguno, por lo que suponen los impuestos especiales que se pagan en cada cajetilla, y lo cómodo que resultan dichos impuestos a la hora de subirlos cuando hace falta llenar la caja de Hacienda.

Demasiada hipocresía existe sobre el tema.

Saludos.

Antonio Rodriguez dijo...

Severino
No se trata de crear nuevos apestados sino de conjugar los derechos de los no fumadores y los fumadores.
pena
Pero no solo los niños y niñas, que en todo caso es responsabilidad de los padres tenerlos en un local lleno de humo, sino también el derecho de los trabajadores de la hostelería que se ven obligados a ser fumadores pasivos.
Rafa
La verdad es que resulta patético que el personal se deje influir más por las payasadas dichas por algunos dirigentes peperos que por propuestas sensatas en defensa de la salud.
Felipe
Y utilizan la palabra libertad par poder conculcar los derechos a la salud de una parte de la ciudadanía.
Geni
Yo no se como se estará aplicando la ley antitabaco en Cataluña, pero cuando en determinadas comunidades no se exigen los medios necesarios para que haya una separación real entre fumadores y no fumadores y en la inmensa mayoría de lo locales de menos de 100 m2 se permite fumar, entonces se está conculcando el derecho a la salud de los no fumadores y se tendrá que endurecer la ley para proteger esos derechos.
María
Tenemos la derecha más incivilizada y troglodita de toda Europa. Ya quisiéramos que nuestra derecha se comportara por ejemplo como la derecha alemana.
fermou
Efectivamente los empresarios responsables que acometieron obras en sus establecimientos, para aplicar debidamente la ley, deben ser tenidos en cuenta y ya lo ha manifestado de esa manera la ministra. Pero no estoy de acuerdo contigo en que la prohibición del consumo sea la solución. Eso solo beneficiaría a las mafias de contrabandistas. Son muchos los países en los que no se puede fumar en ningún espacio público y no pasa nada. Las costumbres sociales van cambiando, a todo el mundo les parece ya un anacronismo esas imágenes de personas fumando delante de una cámara.
Salud, República y Socialismo

daalla dijo...

Cualquier cosa sirve para hacer oposición. Ya estoy harto de ver cómo las comunidades gobernadas por el PP se saltan la ley a la torera mientras que a una persona normal no se le permita la más mínima objeción, so pena de tener serios problemas con la justica.
Saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Te diré querido Antonio que en Catalunya la ley se aplica a rajatabla, no veras a nadie en ninguna cafetería que se la salte.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails