martes, 27 de septiembre de 2011

La huelga salvaje

El Partido Popular en boca de la Consejera de Educación, Lucia Figar, acusa de huelga salvaje la nueva convocatoria del profesorado para los días 4, 5 y 20 de octubre. Cuando falta la argumentación se recurren a los tópicos de siempre.

Escuela publica De huelga política se ha pasado a huelga salvaje. Visto que el argumento de huelga política no ha calado en la sociedad, porque ya se asume con normalidad que los trabajadores puedan hacer huelgas no en defensa de sus reivindicaciones saláriales, sino contra las medidas políticas que un gobierno toma (eso es una huelga política y a nadie debe asustar); ahora se descalifica la lucha del profesorado y la comunidad educativa como huelga salvaje.

Pero ellos, los profesores y la comunidad educativa, no son los salvajes. Ellos defiende el derecho a una educación publica de calidad. Ellos no están defendiendo trabajar más o menos horas lectivas, sino que eso no repercuta en la calidad de la enseñanza que imparten. Y miente la Figar cuando acusa a los profesores de promover una huelga salvaje, porque una huelga salvaje es la que se realiza sin previo aviso, como hicieron los controladores aéreos, o es desproporcionada a los objetivos de la huelga. En este caso ni se hace la huelga sin previo aviso y los medios son proporcionales a los ataques que  contra la enseñanza publica realiza el P.P. en la comunidad de Madrid.

Los salvajes son otros. Los salvajes son todos los gobiernos del P.P. en las comunidades autónomas que  atentan contra la calidad de la educación pública y reducen la inversión en ella , mientras incrementan las subvenciones a la escuela privada-

Los salvajes son los que recortan la inversión en la enseñanza pública  y luego incrementan las ayudas a la educación privada, de manera que una familia de tres miembros y un salario anual de 120.000 euros pueda desgravarse 900 euros anuales.

Lo salvaje es que los 80 millones, que dice Figar se va ahorrar con  el deterioro de la escuela pública, sean los mismos que va a recibir en subvenciones la escuela privada.

Los salvajes son los que recortan la inversión en educación pública y previamente han cedido terrenos gratis a ultracatolicos para hacer colegios sostenidos con fondos públicos, como prometió Lucia Figar, en agosto de 2010 a la organización ultracatólica Comunión y Liberación.

Hay muchas salvajadas, pero la más grave, en este asunto, es reducir la inversión en la enseñanza pública, porque significa cargase uno de los pilares del estado del bienestar y eliminar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos menos favorecidos, imponiendo un modelo educativo que solo favorece el acceso a la educación de calidad a aquellos que tienen medios económicos suficientes.

Salud, República y Socialismo.

3 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Está claro que lo que quieren es cargarse del todo la igualdad de oportunidades y ayudar sólo a los que consideran de los suyos.
Los otros mejor que no.

Salud y República

Felipe dijo...

Quieren hacer de la escuela pública subsidaria de la privada concertada.El mundo al revés.Es lo que tienen estos neoliberales.

No les interesa la cohesión social y la igualdad de oportunidades.Es su genética.

Saludos

Nicolás dijo...

Aquí lo único salvaje son los recortes que afectan a los de siempre.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails