domingo, 11 de septiembre de 2011

11S diez años después

Hoy hace diez años, como millones de ciudadanos mas, pasé la tarde viendo en directo el mayor ataque terrorista de la historia mundial. Hoy diez años después muchas cosas han cambiado.

Al margen de teorías conspiratorias el 11S fue producto de la locura de unos iluminados por el fundamentalismo religiosos islámico. Y ese hecho hizo que la lucha contra ese fundamentalismo se llevará por delante, también, algunas de nuestras libertades. El mundo de la mano de los EE.UU. se lanzó a una vorágine de guerras cuyas secuelas duran todavía hoy. En aras de la seguridad se sacrificaron parte de nuestras libertades.

11S10 La guerra de Afganistán primero, por la negativa de su gobierno  a entregar a Been Leaden,  y la de Irak después por la obsesión de George Bush hijo, de acabar lo que su padre no pudo o no quiso terminar, solo trajeron destrucción, cientos de miles de muertos inocentes, el incremento del fundamentalismo y del terrorismo islámico y el pisoteo de los derechos humanos en las cárceles de Abu Ghraib y el limbo carcelario de Guantánamo. Los EE.UU. habrán hecho su nación más protegida, pero el mundo ha sido durante estos diez años mucho más vulnerable como lo demuestra los múltiples  atentados terroristas islámicos producidos desde entonces, entre ellos los de Madrid y Londres.

El fundamentalismo religioso es un cáncer contra el que hay que luchar y más contra el fundamentalismo islámico porque alienta la guerra y la destrucción de aquellos que no piensan cono ellos desean a los que considera herejes o infieles. Pero también hay que luchar contra las causas con que se justifican los fundamentalismos, las desigualdades económicas y sociales. Mientras sigan existiendo e incrementándose las desigualdades económicas y sociales, los fundamentalistas religiosos tendrán la justificación de hacer su guerra santa y siempre habrá algún loco dispuesto a inmolarse en el nombre de su dios, con tal de llevarse por delante a unos pocos infieles.

Hoy con la desaparición de Been Leaden, la primavera árabe (aunque yo tenga dudas hacia donde camina), y Al Qaeda en retroceso todo hace pensar en la posibilidad de que el peligro del terrorismo islamista  sea menor. Pero no nos podemos fiar mientras no existan lideres islámicos moderados capaces de reconducir la situación, el peligro del terrorismo fundamentalista islámicos persistirá. Pero frente a éste, hoy está naciendo un muevo peligro  social. Ese peligro está surgiendo del corazón mismo de los EE.UU, el peligro se llama Tea Party. Hoy los más ultraconservadores de los republicanos se están haciendo con el control del Partido Republicano en EE.UU. La contrarrevolución económica y social que el Tea Party pretende implantar en EE.UU. es de profundo calado. Desde hacer que los menos ricos paguen más impuestos,  hasta la negación del peligro del calentamiento global, pasando por considerar inconstitucional el sistema de seguridad social. Toda una andanada a la línea de flotación de la justicia social. Y cuando USA se constipa, el resto del mundo coge la gripe.

Diez años después del 11S podemos pasar del fundamentalismo islámico a la contrarrevolución conservadora, teniendo como excusa la crisis económica que ellos mismos provocaron.

P.D.

Este 11S no nos debe hacer olvidar otro 11S, el de la muerte de Salvador Allende defendiendo la justicia social ante los criminales fascistas. Su recuerdo siempre estará presente.

Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

Felipe dijo...

El fundamentalismo islamico provocó muerte y horror.El fundamentalismo del Tea Party provoca pobreza y miseria.

Ambos son miserables

Ciberculturalia dijo...

Alguna vez, quizás si Wilileaks lo quiere, podremos saber la verdad de aquel fatídico 11S. Además de las 3000 víctimas, no se nos olvide contar las causadas por las guerras emprendidas en Irak y Afganistan y la violencia en Pakistán. Estados Unidos no tiene las manos limpias. No sólo hay un terrorismo islamista, Antonio.

Un beso

RGAlmazán dijo...

Muchas cosas han cambiado y casi todas --me refiero a la política-- a peor. Menos libertad, más paranoia con la seguridad y con las amenazas encima.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Felipe
Totalmente de acuerdo contigo. Todos lo fundamentalismos, sean del signo que sean son perniciosos.
Carmen
Yo no creo demasiado en teorias conspirativas. Y yo no he omitido la responsabilidad de los gobiernos de EE.UU. y otros en los cientos de miles de muertos por la guerras de Afganistán e Irak. Pero para mi el terrorismo más salvaje y terrorifico es el del fundamentalimo islámico, porque quieren imponer por el terror su retrograda ideología, porque no se respetan ni entre ellos, se matan los unos a los otros, porque en el nombre de su dios pretenden llevar la guerra santa hacia todo lo que ellos consideran infiel y por tú para los fundamentalists islámicos no eres una mujer eres solo un objeto sexual y reproductivo. Solamente por esa última razón deberían ser rechazable sus actitudes.
Rafa
Es cierto desde el 11S el mundo es menos seguro a pesar de los recortes en la libertad para garantizar la seguridad.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails