miércoles, 30 de junio de 2010

Amnistía Internacional se equivoca

Siempre he apoyado las campañas de AI por su defensa de los derechos humanos y las libertades, pero hace uno días encontré algo que no me ha gustado: su posicionamiento contra la prohibición del burka.

mujeres_afganas Lo encontré en Facebook y me llevé una agradable sorpresa cuando vi que no solo era yo el que estaba contra la opinión de AI sino que la mayoría de los comentarios que se realizaban, y eran muchos, estaban en línea con lo que yo pensaba. Por cierto hoy ha desaparecido esa información de Facebook.  No obstante se puede acceder a la campaña de AI desde la web de AI España.

Me sorprende los argumento que AI emplea para proponer el rechazo a la prohibición del burka. “Cualquier prohibición general violará los derechos a la libertad de expresión y de religión de las mujeres que decidan llevar el velo en público como expresión de su identidad o de sus creencias”. Parece que no se quieren enterar que el burka en su origen no es una expresión de religiosidad sino que es una imposición de un genero hacia el otro. Dicen los estudiosos del Corán que en ningún sitio se habla de la utilización del burka. Y ahora con la excusa de la religión se utiliza como medio de represión de la mujer.

Pero en todo caso lo que deben proteger  las sociedades democráticas no es ese falso derecho a la libertad de elección de las mujeres que llevan el burka, sino el derecho a la dignidad de todas la mujeres y una mujer dentro de un burka es una mujer que está metida en una cárcel andante y que no es libre de elegir porque está presionada por los condicionantes de la educación castrante que le han inculcado desde que nació o de la presión de su entorno social más cercano cuando se haya fuera de su país.

Cuando se pone como excusa que la prohibición del burka llevaría a las mujeres que lo usan a permanecer en su casa e impedirles conseguir un trabajo, alguien se pregunta si una mujer con burka tiene posibilidad de encontrar trabajo en un país occidental. Ese creo que no es el problema, que es más importante impedir que las mujeres sean reducidas a un bulto sin derechos, marginadas por el entorno social que dice que ella es libre y reducidas exclusivamente a su rol sexual y reproductivo. Ya nos hemos olvidado cuando la izquierda decíamos con orgullo: “levantemos el velo de las mujeres afganas” o es que hay que evitar el uso del burka solo en Afganistán y en los países democráticos, por el hecho de serlos, pueden ser marginadas amparándose en ese falso sentido de la libertad de expresión.

Tampoco es argumento comparar el burka con el vestido de las monjas. En este caso si que existe una elección voluntaria y ese vestido, con su velo, no es sino un uniforme de trabajo más, como el de las fuerzas  armadas, los bomberos  o la policía.

Otra cosa es la utilización electoralista que se pueda estar haciendo desde ciertos sectores de la derecha con respecto a la prohibición del burka en los espacios públicos institucionales, pero eso no tiene nada que ver con la defensa de la dignidad de las mujeres, una mujer sin rostro, una mujer dentro de una pequeña cárcel de tela es una mujer marginada, una mujer a la que se le niega el derecho mas elemental: el tener una identidad y por tanto depende para todo de su padre, marido o hermano. Nunca es mayor de edad.

Por eso no entiendo esa campaña de AI.

Salud, República y Socialismo.

9 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Se equivoca totalmente y así se lo he hecho saber a AI con un correo que les envié al ver su campaña, en tanto que miembro de esa ONG.
Te doy toda la razón y mi postura es sin ninguna concesión, contraria en su totalidad al burka.

Su comparación con el "uniforme de las monjas" cuando menos es de risa, por ello apoyo todo tu argumentario.

Feroz laicista y por tanto en contra de toda simbología religiosa como he venido manteniendo siempre, el burka es otra cosa diferente que no podemos tolerar bajo ningún concepto desde una óptica femenina, feminista y progresista.

Lo demás es utilización partidista con consignas previas. Electoralista en su caso.

Por eso apoyo tu total rechazo a la campaña de Amnistía.

Un beso

RGAlmazán dijo...

Estoy de acuerdo con muchas de las premisas que indicas, no con todas. Por ejemplo no creo que el hábito de una monja sea un uniforme de trabajo. Y eso de que ha sido elegido libremente, es mucho decir. Sobre todo en épocas pasadas pero relativamente reciente. Es una singularidad que le hace ir cubierta y desde luego muchas monjas también han recibido una educación machista y además su rol en la comunidad religiosa es de una inferioridad tremenda respecto al hombre, por lo tanto también significa un signo de inferioridad, aunque no en el mismo grado que el burka.
Yo creo que no se pueden hacer normas de prohibición cuando no existe el problema. En esta momento en España no hay apenas ni burkas ni niqab, ponerlo en el centro mediático y hacer normas para que desaparezca un problema que aquí no existe es puro oportunismo político.
En contra del burka, sí, pero no creemos un problema donde no lo hay para gozo y satisfacción de gentuza que lo utiliza como excusa para esconder su xenofobia.
Como tú dices en Kabila nuestras coincidencias son muchísimas más que esta pequeña diferencia.

Salud y República

江婷 dijo...

一棵樹除非在春天開了花,否則難望在秋天結果。.................................................................

Lakacerola dijo...

Comenté en un post anterior que hiciste sobre el tema que tampoco estoy de acuerdo con el uso del burka y niqab, mayormente por motivos de seguridad, y te comenté tb y lo recuerdo muy bien que no tenía muy claro que estas mujeres se lo pusieran como imposición o de forma voluntaria y el motivo es que está muy de moda el uso con orgullo de las señas de identidad de un pueblo que es minoría. Si algo aprendí de las pocas clases de sociología que di es que las minorías étnicas, culturales, etc., están impulsando/retomando sus costumbres para que no se pierdan por un lado y como señal de identidad de pueblo. Es complicado.
Un abrazo.

Nicolás dijo...

Totalmente de acuerdo.

Antonio Rodriguez dijo...

Carmen
Yo creo que todo este problema se solucionaba con valentía política en la reforma de la ley de Libertad Religiosa. Mi postura en ese caso sería que cualquier símbolo saliera de todos los centros e instituciones públicas y que además se prohibiera el uso del burka en todos los lugares públicos por ser discriminatorio y atentar contra la dignidad de la mujer. Un estado democrático no puede permitir que se menoscabe la dignidad de ninguna/o de sus ciudadanas/as en el nombre de un dios. Pero me temo que no va a ser así.
Que disfrutes de tus vacaciones. Un beso.
Rafa
Lo de uniforme de trabajo no lo digo en su literalidad, pero si como una prenda que identifica su función. Claro que una parte de las monjas ha recibido una educación machista, como muchos millones de españoles/as pero no por eso esos millones se han hecho monjas o curas. No creo que en la actualidad haya muchos hombres o mujeres entren en religión forzados. Por lo que la comparación con el uso del burka creo que está fuera de lugar.
Evidentemente no hay en estos momentos un problema social con el burka, porque eso solo es la imagen del problema. El problema es el fundamentalismo islámico que genera el burka, el fanatismo religioso y el terrorismo islamista. Ese es el principal objetivo a combatir, pero también el burka porque expresa uno de los objetivos de los integristas islámicos, pisotear la dignidad de las mujeres, de todas las mujeres no solo las islámicas.
Lakacerola
Yo no creo que haya un problema general de seguridad con el burka, el problema es de dignidad de las mujeres, a la que yo si creo que mayoritariamente las obligan. Como le decía a Carmen una democracia avanzada no puede permitir que se pisotee la dignidad de las mujeres en el nombre de un dios, del mismo modo que no permite que se atente contra la dignidad e integridad física de las niñas a las que se les obliga a practicar la oblación.
Es cierto que en algunos casos se utiliza como reforzamiento de la identidad cultural y de pueblo. Pero ¿no te parece extraño que esa identidad solo la tengan que defender las mujeres? Y mientras esos mismos hombres que obligan a sus mujeres a defender su identidad mediante el velo o el burka, ellos visiten alegremente a la occidental sin ningún respeto a su identidad cultural o de pueblo. Quizá sea que la razón del velo o el burka sea otra.
Salud, República y Socialismo

Sascha dijo...

Papá, estoy totalmente de acuerdo contigo.

En mi opinión, a la izquierda a veces se le olvidan cuales son las posturas de izquierdas para simplemente adoptar las posturas contrarias al PP o al PSOE... lo cual es un terrible y estúpido error.

Parece que ahora se empieza a tener conciencia de lo que supone el burka y otros velos integrales porque tenemos el debate en la puerta de casa... pero nos olvidamos completamente de esas mujeres cuando hablamos de situaciones que nos pillan un pelín más lejos... como Marruecos, los campamentos de refugiados de Argelia... o en fin... cualquier país musulmán. Pero... evidentemente a casi nadie le importa un carajo mientras aya una imagen "solidaria" que demostrar. Mientras la muchas (por no decir la mayoría) de las mujeres en los campamentos saharauis son relegadas a exactamente lo mismo que las mujeres con burka... a nosotros no nos importa... porque el frente polisario es la gran causa de la izquierda. El problema es que ellas no llevan burka, pero sus maridos e hijos cumplen en la mayoría de los casos la misma función opresora. Por supuesto que las hay que se hartan, estudian y deciden poner fin a su prisión... con mucha mucha suerte; pero también las hay que estudian, que quieren hacer algo con sus vidas más que tener hijos, las hay que han vivido en Madrid o Barcelona... y a su regreso a los campamentos les extirpan su libertar quedando presas en lo que más trataron de evitar. Presas de sus progenitores y hermanos.

Si de verdad queremos que todo este debate sobre el burka sirva de algo, debemos buscar en todas nuestras causas la misma libertad que queremos para la mujer en España.

Anónimo dijo...

Claro que sí, los derechos para nosotros, pero para las mujeres musulmanas, no.
El crucifijo molesta, la monja molesta en nuestro espaico laico y lleno de derechos para las mujeres, pero el burka es estupendo. Además estás contra el burka, eso dices, jajajaja.

Antonio Rodriguez dijo...

Anomino además de cobarde tienes menos inteligencia que un mosquito porque no sabes ni leer

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails