viernes, 4 de septiembre de 2009

La terrible irreversibilidad de la pena de muerte

En 2004 Cameron Todd Willingham fue ejecutado en Texas por inyección letal, por unos crímenes que hoy se han demostrado que no cometió.

no-pena-de-muerte Cameron Todd Willingham fue acusado de provocar el fuego que mató a sus hijas. El  juicio fue toda una cadena de errores: ausencia de pruebas periciales, un experto-psiquiatra describiendo al fallecido como un "sociópata muy peligroso" sin haberle entrevistado y testigos que cambiaron su declaración a favor de la acusación.

Hoy cinco años después de su ejecución nuevas pruebas han determinado que el incendio no fue intencionado. Pero Cameron era culpable de otro delito: ser pobre en los EE.UU. Y ahora nadie le podrá resarcir de los errores judiciales que condujeron a su asesinato legal.

Este error debería ser más que suficiente para que  la sociedad norteamericana reflexionase sobre la inmoralidad de la pena de muerte, pero que se puede pensar de una sociedad que valora la venganza de la sociedad por encima de la justicia, a pesar de que haya habido 131 personas exculpadas que esperaban en el corredor de la muerte. Hay miles de razones para estar en contra de la pena de muerte, pero una sola es suficiente: la imposibilidad de corregir un error judicial.

En el mundo hay todavía 56 países además de Taiwan y los territorios palestinos, en los que se aplica la pena de muerte para delitos civiles en tiempos de paz. En 2008, 2.390 personas fueron ejecutadas en 25 países. Los 1.718 de China, 348 de Irán, 192 de  Arabia Saudí y los 37 de Estados Unidos encabezan esa terrorífica lista. Cuantas de esas 2.390 personas eran inocentes victimas de errores judiciales y policiales.

La pena de muerte no es justicia solo una venganza sádica de una sociedad podrida.

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Aunque no fueran inocentes, apartarlos bien, pero matar... Quien así actúa denota primitivismo y falta de moral. Es curioso ver cómo se igualan en esta salvajada países tan antagónicos como USA e Irán.

Salud y República

Adanero dijo...

No recuerdo bien dónde leí el dato, pero según cifras de la fiscalía de EEUU, el ocho por ciento de los condenados a pena de muerte resultaban ser inocentes. En ese artículo-entrevista, el entrevistado daba por bueno ese dato y aseguraba que había que contar con ese margen. Para echarse a temblar. Bendito mundo civilizado.

Un saludo.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Lo de la pena de muerte es terrible Antonio, cuántos más habrá que han muerto siendo innocentes y los que morirán, este caso es uno de tantos que pone la carne de gallina, debería abolirse YA !.Un beso.

Felipe Medina dijo...

Ningún Estado puede arrogarse la "juricidad" de la pena de muerte por muy terrible que sea el delincuente.

Va contra los más elementales derechos humanos.

Pueden existir Constituciones en la que recojan la pena de muerte como castigo a delincuentes.No obstante su "antijuricidad" nace viciada porque por encima de las leyes o Constituciones está la inviolavilidad de la persona.

Querido Antonio,y esto lo digo tanto si son pobres como si son ricos.

De facto y de derecho puede existir la pena de muerte,sin embargo contradice lo más elemenetal que tiene la persona nacida:su vida

Es una simple cuestión de derechos humanos que se violan con la solemnidad de un Estado hipócrita y ¿democrático?

Salud,República y Socialismo

Euphorbia dijo...

La pena de muerte es totalmente injustificable, sea o no sea culpable el reo. Es una inmoralidad siempre, porque no hay juez en el mundo con el derecho de decidir quien debe vivir y quien morir.

daalla dijo...

El problema con la pena de muerte en USA, aparte de su absoluta inmoralidad y el reconocimiento del fracaso de la sociedad para solucionar sus problemas de una manera más civilizada, es similar al de la sanidad. Quien tiene dinero tiene la mejor asistencia, tanto sanitaria como judicial. Pero cuando se es pobre, y sobre todo negro (aunque Cameron T. W. no lo era)te tienes que conformar con lo que hay, bien la sala de urgencias del hospital o el abogado de oficio sobrecargado de trabajo que no va a esforzarse mucho en investigar si eres inocente. Si a eso unimos a policías que le cuelgan el muerto al primero que pasa y a jueces de gatillo fácil, el drama está servido.
Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Rafa
Porque en EE.UU. hay tantos fundamentalistas, aunque de distinto orden, que en Irán
Ángel
Si 131 personas han sido exculpadas oficialmente estando en el corredor de la muerte, ese 8% del que hablas no es descabellado.
Mª Eugenia
Un solo error judicial, ya justifica la abolición de la pena de muerte.
Felipe
Porque la pena de muerte no es justicia, es solo venganza.
Euphorbia
El derecho a la vida es el primer derecho fundamental de la persona y nadie tiene derecho a atentar contra el.
Daalla
Seguro que si Cameron no hubiera sido pobre y hubiese podido pagarse una buena defensa no hubiera sido condenado. Esa es la contradicción de esa sociedad, el nivel de derechos está en función del nivel de la cuenta corriente.
Salud, República y Socialismo

Selma dijo...

Un mundo que se dice civilizado no puede seguir usando la ley del ojo por ojo, más aún cuando hay tantos errores judiciales.. Y sí, de no haber sido pobre...

Un beso, Antonio.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails