martes, 29 de septiembre de 2009

Deuda o subida de impuestos

En época de crisis como la actual, casi todos están de acuerdo en que se necesitan grandes recursos económicos para poder relanzar la económica y salir de la crisis. El problema viene a la hora de determinar como se obtienen esos recursos.

deuda_publica La derecha lo tiene claro, bajar los impuestos para que el capital que se pone en circulación permita la recuperación y relanzamiento de la economía, pero eso tiene un problema, con menos ingresos el estado se ve obligado a recortar gastos y cuando eso la hace la derecha ya sabemos como se hace: reduciendo el gasto social y congelando los salarios de los funcionarios y las pensiones de los jubilados.

La izquierda o al menos una parte de la izquierda, parte de la base que las crisis la producen la avaricia de los empresarios desaprensivos y por tanto el coste de la salida de la crisis debe repercutir más sobre aquellos que más tienen. Y para ello es necesario un sistema impositivo justo o reformarlo para que quienes mas tienen aporten más a la recuperación económica. Es decir incrementar los impuestos directos en función de los rendimientos del trabajo o del capital y de los beneficios empresariales. En ninguna caso vía impuestos indirectos pues estos los pagamos todos por igual.

Pero últimamente se está haciendo eco entre algunos tertulianos profesionales una visión distinta de la salida de la crisis. Alegan estos que en la actual situación española la mejor vía de obtener financiación para relanzar la recuperación económica es la emisión de deuda pública. Argumentan que España está en una situación inmejorable para incrementar su deuda, dado que antes de inicio de la crisis la deuda era del 40% y actualmente se sitúa en torno al 50%, mientras la media de los países de la OCDE se sitúa alrededor del 70%. Y añaden un nuevo argumento, el bajo tipo de interés con que actualmente se grava la deuda pública: en torno al 1%.

Ante esto me surgen varias dudas. La primera es si los que prestan el dinero al Estado  son las entidades financieras ¿porque se les ha dado tantos millones de euros si ahora algunos opinan que hay que pedirles prestado? La segunda si la inyección monetaria era para que circulase el crédito entre la familias y las empresa ¿como se va a seguir dando crédito a las familias y empresas si las entidades financieras prestan al estado? La tercera, si el dinero prestado hay que devolverlo en plazos, quiere decir que habrá menos dinero para gasto público ¿de donde se va a recortar el gasto? En fin que a mi no me cuadra esta solución porque al final la repercusiones negativas terminan recayendo en quien menos culpa tiene de la situación actual. Porque en el fondo  es como cuando en una familia con recursos limitados tienen la necesidad de cambiar de coche, el dinero que le presta el banco o la financiera implica que durante algunos años se tienen que apretar el cinturón y prescindir de las cosas más superfluas y esto aplicado al gasto público ya sabemos lo que significa.

Por tanto yo como rojo incorregible sigo opinando que la mejor opción es la de contar con un sistema impositivo justo de manera que los que más poseen sean los que más contribuyan a las arcas del estado de manera que se posibilite la redistribución de la riqueza en los  momentos de bonanza y en los periodos de crisis económica contribuir a su recuperación, porque ellos han sido los mas beneficiados en los periodos de bonanza y lo seguirán siendo cuando se recupere la economía y  lo demás es solo marear la perdiz para que al final el coste de la recuperación económica salga de los bolsillos de los desfavorecidos.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

severino el sordo dijo...

Estoy con usted que page mas no el que mas tiene(que tambien) sino el que mas se beneficia,de otra manera el dinero entra en un circulo vicioso en el cual entran las contadas manos de siempre,saludos.

RGAlmazán dijo...

No es incompatible, yo también prefiero que se suban los impuestos y paguen los que más tienen. Sin embargo, si fuera necesario, estamos en situación de podernos endeudar más. Y no pidiéndolo a los bancos sino con una emisión de deuda pública a particulares, lo que haría que quien tiene capacidad de ahorro prestase su dinero al Estado para poder salir de de crisis.
Aunque repito, prefiero una subida de impuestos que sirva para una redistribución justa.

Salud y República

Felipe dijo...

Bien planteado el asunto.Podemos seguir endeudandonos(no hay que olvidar que ésto hay que pagarlo en un determinado plazo)Sí,podemos emitir más Deuda Pública.Sin embargo,antes de ello,mi 'rojez' me aconseja que lo más justo y lo más decente es un sistema fiscal de progresividad(sin ambages)

Progresividad en las rentas de trabajo en las de capital,conjuntamente.Y ello en tiempo de bonanza y en tiempo de dificultad.Para mí, es lo más justo para aquellos que nos reclamamos de izquierdas.
Si por cualquier motivo ello no es suficiente es cuando se debería emitir Deuda Pública.No olvidemos que el endeudamiento lo pagamos todos y que va muy ligado al régimen fiscal vigente.

¿Sabemos que no es cierto que el dinero prestado a las entidades financieras no se esté utilizando en la compra de Deuda Pública que le está saliendo a un tipo de interés más elevado que lo propios préstamos que puedan dar?

Antonio,no le des más vueltas: régimen fiscal progresivo

Y lo que ha hecho el Gobierno es darle una nueva patada en los cojones a los trabajadores.Asi de sencillo

Siento el palabro pero me tienen indignados

Carmen dijo...

Querido Antonio, después de días ausentes me da gusto venir a tu casa y leer tus siempre clarísimas entradas. No soy experta pero si creo que el sistema más justo sin lugar a dudas es como señalas la progresividad en la rentas de capital y del trabajo. Tus dudas sobre la Deuda Pública son bien ciertas eso sin contar, como dice Felipe, si el dinero prestado a las entidades financieras no se esté utilizando ya en la compra de Deuda Pública.

Un beso

Antonio Rodriguez dijo...

Severino
Es que una fiscalidad progresiva de los impuestos directos es lo único que puede hacer equilibrar un poco el desfase entre los grandes y pequeños rendimiento del trabajo.
Rafa
La única ventaja que tiene la emisión de deuda es la posibilidad de disponer de ingresos antes que mediante los impuestos, pero la deuda hay que devolverla y los impuestos no.
Felipe
Estoy totalmente de acuerdo contigo y no se si estarán utilizando el dinero para comprar deuda pública pero lo que si sé que no lo están utilizando para el fin al que estaba destinado: aumentar la liquidez de las familias y las empresas.
Carmen
Se te echaba de menos, Carmen. Yo tampoco soy un experto, que más quisiera, pero hay cosas que son de pura lógica, como que los impuestos directos son más progresistas que los indirectos porque los primeros gravan en función de los ingresos personales y los segundos no discriminan el poder adquisitivo de cada uno.
Salud, República y Socialismo

Rafael del Barco Carreras dijo...

ZAPATERO, MÁS DEUDA, MÁS IMPUESTOS, MÁS DÉFICIT PRESUPUESTARIO.



Rafael del Barco Carreras



Abstraído por el “Juicio a la Hacienda de Barcelona” me olvido del saqueo a mi triste economía por parte de los gobernantes, pues se proponen arañar en cada uno de mis pocos euros mensuales. Y encima a tragar con las ruedas de molino de la masiva propaganda.



Uno (Estado, individuo o familia) puede endeudarse si genera ingresos suficientes para pagar los intereses, amortizaciones, cubre sus gastos, y le queda un céntimo después. Pero si los intereses de la deuda y sus amortizaciones, incluso su gasto corriente, ha de cubrirse con más deuda hasta que revienten o se cansen de prestar los inversionistas o acreedores, la pirámide se desmorona, se suspende pagos, y vuelta a empezar. El corralito argentino. No son necesarios masters en economía para entenderlo.



Descubierto que con el euro, recurriendo a Europa, dispuesta a imprimir todo el billetaje necesario para el proceso eterno de endeudamiento y déficit, y en la práctica fusionar Estado con el oligopolio bancario avalando a todas las instituciones como si de una sola unidad se tratara, una sola enorme pirámide financiera, se tira de la cuerda a tope y al máximo. ¿Hasta cuando? Porque ni los acreedores ni la paciente y atracada masa de ciudadanos aguantarán eternamente.



Por suerte el mercado financiero internacional ha captado que las instituciones crediticias españolas, ya sean cajas benéficas o bancos usureros, no quebrarán debido a la aplicación “sui generis” española de la Ley o Reglas del Mercado, ¡y gracias a Europa!, y aunque retocando calificaciones, por tanto encareciendo el dinero, siguen el juego.



Hablar de porcentajes sobre PIB, políticas sociales, I+D, “que pagarán los que más tienen”, “la insolidaridad de los ricos”, “que en España se paga menos que en otros países”, "limitada y temporal", sobre el cambio climático, o aborto y pastillas, son simples tomaduras de pelo encubriendo el desmesurado estatismo (duplicado por las autonomías), el juego sucio de una aparente Democracia, o la masiva corrupción que ha degenerado en la total Burbuja Inmobiliaria o Pirámide Financiera. Un camino, con más o menos variantes, transitado por todos los regímenes dictatoriales de DERECHAS O IZQUIERDAS que han sido y la Historia con inmensos sufrimientos ha borrado del mapa.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails