miércoles, 3 de junio de 2009

Elecciones ¿Qué elecciones?

Quedan cuatro días para la celebración en España de las Elecciones al Parlamento Europeo y a estas alturas poco o nada sabemos, o mejor dicho nos han hecho saber, sobre las intenciones de los grandes partidos ante lo que debe ser la Unión Europea.


Estas elecciones se han presentado tanto por el P.P. como por el PSOE como un plebiscito sobre sus respectivas políticas nacionales. El espectáculo cirquense ha sido deprimente y todo lo que se ha podido vislumbrar ha sido un cruce de acusaciones mutuas. Desde la aireación de los casos de corrupción política en el P.P. por parte del PSOE, hasta la culpabilidad de la crisis económica al PSOE por parte del P.P.; pasando por las mutuas acusaciones de quien se beneficias más de los medios públicos del estados y aderezado finalmente por el aborto y la pederastia. Pero ¿que sabemos de Europa? Si fuese por lo que han dado de si debates y declaraciones publicas de los lideres de ambos partidos, prácticamente nada.


Y luego se extrañan que los ciudadanos den la espalda a las urnas.O acaso es una acción premeditada porque no conviene demasiado lo que en las instituciones europeas se hace y decide. Quizá no convenga demasiado que los ciudadanos sepan de los vergonzantes privilegios de los eurodiputados y funcionarios europeos, lo fácil que resulta autoincrementarse esos privilegios, lo fácil que resulta poner miles de millones de euros para salvar los bancos y las empresas responsables de la crisis económica, pero lo difícil que resulta poner dinero para ayudar a soportar los efectos de la crisis económica a los más desfavorecido: los trabajadores.

Europa se ha constituido como una unión fundamentalmente política y económica pero con un déficit en derechos sociales y de las personas. Existe una política económica común y cuando se trata de liberalizar la economía y posibilitar que las multinacionales se introduzcan en los servicios públicos es fácil llegar al acuerdo en el parlamento europeo y hacer que esos acuerdos sean aplicados en los países miembros, pero que difícil es conseguir incrementar los derechos sociales de las personas y cuando esto se hace, en ocasiones no es obligatorio su aplicación si no que se deja a la rectificación de los países miembro como el caso de la carta fundamental de los derechos las personas que no será firmada por todos los estados.


Habría muchas cuestiones que evidenciarían ese déficit social de Europa, pero solo me voy a referir a un par de ellos:

  • La directiva de retorno conocida también como la directiva de la vergüenza, por la que es posible detener a los inmigrantes por no tener la documentación en regla y retenerlos en prisión hasta 18 meses si pasar por la tutela judicial
  • Directiva de Servicios, por la que las empresas de un país pueden prestar servicios públicos en cualquier otro país, y a los trabajadores desplazados se les aplica las condiciones salariales y laborales del país de origen, no las del país de destino. Esto está causando que las condiciones laborales y salariales se fuercen a la baja y se creen conflictividad entre los trabajadores nacionales y los trabajadores inmigrantes de otros países de la UE, p ero no por racismo y xenofobia si no porque esta situación está haciendo perder derechos a los trabajadores del país y esto solo beneficia a los empresarios.
  • La jornada de 65 horas semanales, finalmente vetada en el Parlamento Europeo, pero que fue el intento más grave de retrotraer los derechos de los trabajadores varios siglos atrás.

Estas cosas y la poca clarificación de los grandes partidos sobre su visión europea son las que hacen que la ciudadanía se retraiga en la participación electoral, Pero es un error, porque eso solo favorece lo intereses de las grandes corporaciones empresariales, mientras que los derechos de los trabajadores se estancan o retroceden. Es necesaria una gran participación de los trabajadores para conseguir que esta Europa sea una Europa de los derechos sociales. Es necesario trasformar las instituciones europeas para cambiar el modelo de producción especulativo actualmente existente y para eso se necesita un Parlamento Europeo con una clara tendencia de izquierda y progresista y para esos es necesario el voto de todos los trabajadores. El mío está claro, no por lo visto y leído sino por convicción política, mi voto será como siempre para Izquierda Unida.


Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

Carmen dijo...

Antonio, como bien dices despues de aguantar días y días esta estùpida e inutil campaña de los dos grandes partidos, aún no sabemos lo básico, lo nuclera de sus programas... eso si hemos aprendido sobre el falcón, sobre los guardaespaldas de Aznar y un sin fin de temas que creen esenciales para Europa.
Estoy de acuerdo contigo en los puntos que señalas, hoy también yo aunque en otro contexto hablo sobre la directiva de la vergüenza. Los grandes partidos se están pasando por el forro "las políticas sociales" o lo que es peor, recortando los avances conseguidos.
Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Este país era uno de los más europeístas, sin embargo entre pitos y flautas los grandes partidos se están cargando ese europeísmo. Entre que no le dan importancia, salvo para batirse en duelo entre ellos y que, como tú bien has mostrado, se han aprobado o se han intentando aprobar leyes regresistas, los españoles se están volviendo euroescépticos.
Salud y República

m.eugènia creus-piqué dijo...

El panorama es de pena Antonio y la gente está desmotivada para ir a votar viendo el remillete de rosas que tenemos delante.Un beso.

severino el sordo dijo...

Existe vida mas alla del P.P o del P.S.O.E? o acaso es una leyenda urbana,de lo que presentan los demas partidos no se sabe nada ,que grandes medios de comunicacion tenemos,un saludo.

fritus dijo...

El mio, de voto digo, también para IU, pero no como siempre, ya que confieso que alguna que otra vez he votado PSOE...ahora no voy a hacerlo y básicamente, los argumentos son los que tú tan acertadamente has expuesto en el tríptico.

un abrazo

Selma dijo...

Bajo el mandato del bigotudo melenudo se dió la espalda a Europa, prefiriendo y de lejos la "amistad" con los USA...

La abstención nunca ha entrado en mi concepto de lo que es ser ciudadana.. como muy bien dices
:" Pero es un error, porque eso solo favorece lo intereses de las grandes corporaciones empresariales, mientras que los derechos de los trabajadores se estancan o retroceden."

El voto es un derecho duramente obtenido y es un deber ejercerlo...
El mío siempre ha sido el mismo IcV, mi candidato para el Parlamento Europeo Raül Romeva y su lista..

Un beso, Antonio..

daalla dijo...

Hay que votar a la izquierda para no retroceder a los tiempos de la revolución industrial. El problema es convencer a la gente para que vote el domingo. La abstención va a ser enorme, me temo.
Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Creo que estamos de a cuerdo en lo fundamental: esta no es la Europa de los trabajadores, es la Europa de de los empresarios y de los poderosos y solo muy de vez en cuando nos dan un dulce para que no nos resulte tan agria la comida.
Y a pesar de que los grandes partidos se han empeñado en que la abstención sea la gran vencedora de la noche electoral, porque nos han estado entreteniendo con sus corrupciones, la crisis económica nacional y sus “y tu mas”, sin aclararnos ni su modelo europeo ni las alternativas para cambiar o no el modelo actual de Europa. Pues a pesar de eso los trabajadores no podemos faltar a la cita con las urnas, porque somos los que más nos jugamos ya que al final las instituciones europeas siempre saldrán en ayuda de los empresarios y los especuladores que causan las crisis económicas.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails