sábado, 12 de abril de 2008

¡Dejen la moral en paz!

Dentro de esta vorágine política que vivimos en estos días entre sesión de investidura y las peleas internas por la lucha por el poder en el Partido Popular, siempre hay alguna noticia que te sorprende y hace pensar hasta donde puede llegar la estrechez o reaccionarismo de las personas. Y hoy he leído o escuchado tres de esas.

La primera de ellas la he leído en El País y se refiere a la prohibición del primer encuentro organizado entre hombres y mujeres solteros/as o viudos/as, en Marruecos. La prohibición estaba basada en que la reunión, en la que se pasaba la noche en el hotel, atentaba contra las buenas costumbres y la moral. ¡Manda huevos! En un país donde los jóvenes no tiene tienen lugares de encuentro, no existen las discotecas ni salas de fiestas, o al menos yo no las vi en mi reciente viajes a Tánger, y aún se ejerce el oficio de casamentera, tienen que venir los defensores de la moral a determinar lo que está bien o mal en la vida privada de cada uno. Como siempre cuando se mete la religión de por medio mal asunto.

Las otras dos las escuché en el programa “Hoy por hoy” de la cadena SER. Los comentaristas: un periodista colombiano y otro mejicano. El primero cuenta que un senador de su país había presentado una propuesta por la que se castigaría la infidelidad en el matrimonio con multas y trabajos sociales, para el infiel y el o la consentidor/a, y además el que presentara pruebas de una infidelidad sería recompensado.

¡Que maravilla! el cornudo o cornuda cámara en mano persiguiendo al infiel por hoteles y lugares de perversión a la espera de poder conseguir una instantánea, que no solo serviría de prueba para el castigo del infiel, sino de premio para el guardián de la moral y las buenas costumbre. Menos mal que la propuesta fue rechazada, porque si nó quizá media Colombia estaría persiguiendo a la otra media, a la caza del infiel. Es posible que sus señorías mirasen en su interior y se dieran cuenta de lo peligroso de la propuesta.

Por su parte el periodista mejicano comentaba otra propuesta de un parlamentario de su país que pretendía que se multara a quien dejara plantado en el altar a su pareja. Ya no vasta con el “Lo que Dios una que no lo desuna el hombre”, hay que llegar un poco más lejos “Santa Rita, Rita, Rita, lo que se promete no se quita”.

Es que como son algunos y que ganas tienen de meterse en las intimidades de las personas. Con lo fácil que sería que cada cual fuere coherente con su moral y su conciencia, en sus relaciones personales.

Y mientras tanto, en este país, el padre Almazán, Adanero y Don Manuel, llamando y haciendo apología del pecado y la perversión.

Si no fuera porque lo que está en juego es la libertad de las personas y la imposición de una moral retrograda al conjunto de la ciudadanía, ese tipo de noticias solo causarían las risas de los lectores o escuchantes.

Salud, República y Socialismo.

5 comentarios:

Selma dijo...

Buenas noches Antonio,

Suerte que has publicado tu Entrada antes que la mía... Me ibas a incluir en el "grupo" de los que llaman y hacen apologia del pecado y la perversión...

Aúnque recuerdo que un cierto Antonio dijo, no hace mucho
" Llevas razón desde mi bajada al moro esto parece, no un antro de perversión, sino la madre de todos los antros". ;-)

¡Un beso Antonio!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Está muy bien tu post, me he reido, pero te diré que ha sido en el pueblo que has ido que no había discotecas y te estoy hablando de los años 70, en Casablanca ya habían discotecas y además a tope de europeos y del país,luego he vuelto a ir años más tarde y continuan abiertas .

RGAlmazán dijo...

Querido monaguillo, que usted ataque a Adanero y D. Manuel, me la trae al pairo. Ahora que se atreva a meterse con el clero, en mi persona, diciendo que hago apología del pecado, me parece indigno hasta de un gañan como usted. Sepa que condeno esa acusación y que mis superiores (léase dios y sus angelitos) tomarán nota de tal ignominia).

¿Y por cierto, se es menos cornudo o cornuda si te pagan por serlo? A lo mejor, en esto también se da aquello de: "Las penas con pan son menos".

Salud y República

fritus dijo...

Hola: Le escribo desde una isla dónde de octubre a mayo pasan pocas cosas, nos reunimos para la "matança del porc", para celebrar San Antón, y vivimos sólo 100.000 , distribuidas en varios municipios articulados en torno a una capital central (Ibiza), con lo que mucha gente conoce a mucha gente...y el que decida ser infiel o esas cosas pecaminosas...tiene muchas posibilidades de que le pillen.
Luego llega la temporada-mayo a octubre-y con ella el amnesia, el pacha, el space,las minifalderas, los tangas,el extásis ( la metanfetamina, no el de Santa Teresa)y la cosa se dispara...pero no hay problema, pronto volverá el invierno y comeremos sobrasada y bailaremos ball pagès...la vida es cíclica.

Salud, paz y amor. Y gracias por su visita al mundo frito.

Adanero dijo...

Se retira uno unos días y ya empiezan a hablar mal de él a sus espaldas. ¡Qué desfachatez! ¿Que fue de la moral y las buenas costumbres?
Ya ves Antonio, hay políticos que cuando no saben solucionar los problemas serios de su país sacan a relucir eso de velar por la moral para tener entretenido al personal. Se camufla todo un poco en que los males que nos aquejan son debidos a la falta de moralidad y si cuela cuela. Nos sentimos todos un poco culpables por ser unos inmorales y así no les damos guerra durante una temporada.
En estos casos no aplican lo de "pan y circo". Nos dan solo circo y del pan se olvidan fácilmente.

Un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails