domingo, 27 de noviembre de 2011

No es la crisis económica, imbecil.

Después de una semana de la debacle socialista, la única ocurrencia que tiene Zapatero es acusar a la crisis económica del desastre electoral. No hay autocritica ni dimisiones, solo rebajar al 10% el número de avales para poder ser candidato a la secretaría general.

zapateroRubalcaba Zapatero se empeña en echar la culpa a la crisis económica del desastre electoral socialista y casi la inmensa mayoría de su Comité Federal aplaude a Zapatero y a Rubalcaba. Parece como si la solución a todos los problemas del PSOE se sustentaran en la elección de un nuevo secretario general, pero se olvidan que la crisis económica solo es el contexto; el problema real son las medidas que se tomaron para salir de la crisis económica.

Argumenta Zapatero y ratifica  Rubalcaba que están cayendo todos los gobiernos que han gestionado la crisis económica, impedientemente del color político de sus gobernantes. Zapatero y Rubalcaba se olvidan que todos esos gobiernos aplicaban las mismas políticas liberales de ajuste y que esos gobiernos cargaron sobre los más débiles las consecuencias de la crisis económica. Luego parece que el denominador común de esas caídas son las políticas aplicadas para salir de la crisis. Unas políticas de ajuste que se han demostrado inútiles para combatir la crisis económica y que solo se han traducido en más pobreza para los mas desfavorecidos, un recrudecimiento de la crisis económica y  millones de parados.

Zapatero pudo elegir, porque la salida a la crisis no tiene un único camino. Y Zapatero eligió la salida de los recortes sociales y la reducción de los derechos de los trabajadores. Había otro camino el de una reforma fiscal profunda y progresista para hacer que el que tuviera más, aportara más para salir de la crisis. Pero eligió subir el IVA y otros impuestos indirectos para que los más perjudicados fueran las clases populares. Podía haber elegido la lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida y en su lugar decidió aportar miles de millones para sanear la banca. Podía haber recuperado el impuesto del patrimonio y el de sucesiones para incrementar los ingresos de la hacienda pero en su lugar redujo la inversión pública, lo que se tradujo en muchos miles de desempleos. Podía haber decidido modificar el impuesto de sociedades para que los empresarios no pagaran realmente menos que su trabajadores, pero en vez de eso rebajó el salario de los empleado público y congeló las pensiones.  A pesar de todo eso Zapatero y Rubalcaba son incapaces, aún, de adivinar por qué mas de cuatro millones de sus electores le han dado la espalda.

No podrá haber recuperación de su base electoral solo por la elección de un nuevo secretario general. Sino hay una profunda catarsis interna, sino hay un reconocimiento de los errores cometidos, sino hay una profunda autocritica; la recuperación del PSOE no será posible. Aunque a lo mejor eso es bueno, porque facilitara la recomposición y el fortalecimiento  de la izquierda alternativa.

Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

ana dijo...

Mientras sea la izquierda alternativa me doy con un canto en los dientes.

RGAlmazán dijo...

El problema es que actuó como la derecha, con políticas neoliberales. Pero verás como ahora desde la oposición se tiñen de rojos y vuelven a la socialdemocracia. Ya lo han hecho anteriormente. Habrá que desenmascararles y recordarles lo que son capaces de hacer.

Salud y República

MENTA dijo...

La transformación del PSOE.....a PNAE....Partido Neoliberal Antiobrero Español.

Lo que no entiendo son esos 7 millones de votos que ha sacado todavía.
Saludos.

Ciberculturalia dijo...

Cada vez los veo más enfangados, más hundidos y más desnortados. Las intervenciones en el Comité Federal han sido patéticas.
Un beso

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails