miércoles, 15 de julio de 2009

Las intransigencias del Islam

En estos días dos noticias relacionadas con el Islam me han añadido nuevos argumentos sobre la intransigencia y el modelo político represivo de los estados islámicos.

mujer_saudi La primera de ellas, localizada en Sudan, se refiere, como no, a mujeres. Mujeres cuyo único crimen es pensar y querer ser libres. Mujeres que decidiendo libremente se hallaban  comiendo en un restaurante, pero cometieron el error de vestir pantalones en lugar de las prendas que imponen los islamistas a las mujeres. Pantalones que para los dirigentes islámicos de Sudan es un prenda indecente para las mujeres pero no para los hombres.

Se da la circunstancia de que la zona donde sucedieron los hechos no está sujeta a la ley islámica, pero a pesar de ello  los dirigentes islámicos sudaneses no han dudado en aplicar su retrogrado modo de ver la ley. El resultado de esta acción ha sido un ejemplar castigo para las mujeres que han sido condenadas a recibir cuarenta latigazos por llevar prenda tan indecente. Pero eso si que nadie diga que el machista estado islámico no es benevolente con las pecadoras arrepentidas, pues a las que reconocieron su culpa se les rebajó el castigo a diez latigazos.

La segunda de ellas se sitúa en Irán, otra de las dictaduras teocráticas de este mundo. Aquí  a la permanente represión de las mujeres, se ha añadido ahora la de los cantantes. Parece ser que a los dictadores teocráticos no les parece bien que se utilice los versos del Corán para servir de letra a los cantantes iraníes y ha condenado a cuatro años de prisión a quien se ha atrevido  a semejante ofensa. Estos van mas allá que los curas con el dicho católico de “no tomaras el nombre de Dios en vano” aquí te confiesas y pelillos a la mar, pero ahí que ver como se las gastan los clérigos islámicos con los que pretenden ensalzar su religión a través de la música.

Aunque he reflexionado en tono jocoso, no es para tomárselo a broma, porque al fin y al cabo no se trata sino de una de las formas de dictadura más represivas que existen, ya que no solo niegan cualquier atisbo de discrepancia, reprimiéndola terroríficamente, sino que además se ceba de manera vergonzante e indigna sobre una parte de su población: las mujeres a las que se las considera como algo al servicio del hombre y por tanto pueden ser utilizada a su antojo y sometidas a las mas crueles discriminaciones y represiones, solo por el echo de ser mujer.

Ya he manifestado en otras ocasiones mi opinión y no me hartaré de repetirlo:  los países democráticos no pueden ser permisivos con estas prácticas, que no tienen nada que ver con la libertad de opción de las mujeres y deben presionar a los países islámicos para que cesen en la represión de la libertad de las mujeres, lo mismo que se presiona para exigir parcelas de libertad a otros países que no cumplen con los cánones democráticos de las democracias occidentales  y deben ser inflexibles con las prácticas discriminatorias en sus respectivos países, ante el uso público de determinadas prendas, solamente exigibles a las mujeres, que no son sinónimo de libertad sino de represión machista.

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

Selma dijo...

No puedo menos que darte la razón Antonio, y sabes lo que pienso de todas, todas las religiones y de como tratan a las mujeres.. lo que me sorprendió es lo del pantalón.. En el Maghreb y con la misma religión .. hasta está bien visto su uso..

Un beso, Antonio.

pena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pena dijo...

Voy de error en error, disculpas.
Hola, estaba revisando mi comentario y plafff! actualización de Firefox. Pero que clase de religiones son estas que se permiten castigar y controlar a las mujeres hasta la lapidación y la muerte? pues nada mas y nada menos religiones monoteistas, escritas por hombres patriarcales que lo único que pretenden(que no es poco) es esclavizar el cuerpo de las mujeres en su propio beneficio, unir a esta practica opresiva el "en nombre de dios" ponte a temblar.Saludos.

Carmen dijo...

Los dos casos abominables, Antonio. La utilización de la religión, en este caso del islamismo para somete impunemente a las mujeres, siempre la parte más debil de estas ignominiosas sociedades machistas, es una más de las barbaries consentidas, consentidas por las miradas occidentales que sabiendo que existen no mueven un dedo por evitarlas. Y solo intervienen si encuentran en dicha intervención algún beneficio claro e inmediato.

Todo un horror. Pero nosotros no cejaremos en denunciar hasta quedarnos sin voz.

Gracias por hacerlo. Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Totalitarismo y religión es un cóctel explisivo, si se añade que la religión es musulmama aumenta el peligro. Desgraciadamente sólo se interviene si hay intereses económicos claros como dice Carmen.

Salud y República

fritus dijo...

Tienes toda la razón, Antonio...las religiones en general y la musulmana en particular son oscurantismo, ignorancia y desprecio de la condición femenina, y si a ello lo añadimos que en los países de población musulmana, almenos en su mayoría, no hay diferencia entre poder público y jerarquía religiosa, el ataque frontal a los derechos humanos está servido...tienes toda la razón.

Un abrazo

Felipe Medina dijo...

Todas la religiones consideran o han considerado a la mujer como inferiores al hombre.El culmen de tal hecho se lo lleva la cultura islámica,la cual trata a la mujer respecto al hombre con total sumisión en todos los sentidos.
Un saludo

severino el sordo dijo...

Tambien deberiamos de fijarnos donde anidan esas religiones totalitarias,contra mas pobre es el pais,el caldo de cultivo es mayor.
Lo del castigo por llevar pantalones terrible,oero mas terrible es el tener que aceptarlo como un error para rebajar el castigo,asi crecen anulando a las personas en este caso mujeres,un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails