viernes, 17 de julio de 2009

Algo huele mal

Me sorprendió la virulencia que con que el Director Gerente del Hospital Gregorio Marañón anunció la muerte del niño marroquí Rayan. De  “terrorífico error” calificaba el director la actuación de la enfermera que concluyo con la muerte de bebé.

ryan No voy a entrar a valorar la responsabilidad de la enfermera, que evidentemente la tiene, y tampoco desearía estar en su piel. Pero creo sinceramente que con esa huida hacia delante del director se ha pretendido ocultar otras responsabilidades necesarias para  que se concluyera en este dramático suceso. La responsabilidad de quien o quienes no  ponen los medios técnicos adecuados para que estas cosas no ocurran, la responsabilidad de quienes no hacen que la sanidad pública cuente con una plantilla suficiente que evite que una profesional no especializada se tenga que hacer cargo de unas actuaciones que desconoce y la responsabilidad de quienes día a día ponen todos su empeño en deteriorar la calidad de la sanidad pública madrileña. 

Porque esta enfermera de pediatría estaba sustituyendo la falta de plantilla de neonatología sin tener la cualificación ni la experiencia necesaria. Y ante estos hechos hay una cadena de responsabilidades que van desde el director gerente del hospital y llegan hasta la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pasando por su Consejero de Sanidad, Gúemes. Alguien debería haber demitido o estar cesado ya. Y todo este cumulo de responsabilidades se condensa en un sola: la intención del gobierno del Partido Popular en la Comunidad de Madrid de desmantelar la sanidad pública y posibilitar su privatización.

Hay un hecho al que se le ha echado tierra desde un principio y que yo pienso que es el primer eslabón de este trágico suceso: la irresponsable actuación de la sanidad pública madrileña en la determinación del contagio de la gripe A por parte de Dalila, la madre de Ryan.  Antes de ser ingresada había sido rechazada por tres veces por los servicios de urgencia de la sanidad madrileña. Dalila, una mujer que según su marido tenía un largo antecedente de deportista, por lo que es difícilmente entendible que padeciera asma. De hecho numerosos deportistas marroquís le rindieron homenaje en su funeral. Si los servicios de urgencia de la sanidad pública madrileña hubieran funcionado correctamente posiblemente no hubiera ocurrido estos trágicos sucesos.

Por tanto además de delimitar la responsabilidad personar que tenga la enfermera en este suceso es necesario que se delimiten las responsabilidades de todos/as aquellos/as que forman parte del eslabón de responsabilidades y que están poniendo el foco de atención en la responsabilidad de la enfermera cuando en este trágico suceso hay más de un responsable, sobre todo los que están poniendo todo su empeño en desmantelar la sanidad pública madrileña y que con el objetivo de centrar la responsabilidad en una sola persona, están intentando eludir sus propias responsabilidades.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pues sí, de acuerdo, esa declaración del director es para cargar las culpas a la enfermera. Hay responsabilidades por encima que se intentan tapar, achacando el hecho a un incidente aislado. Como decían, desde CCOO --lo oí al vuelo y no recuerdo el nombre de quien lo declaraba--, Lo raro es que no pasen más estas cosas, en las condiciones que se trabaja.

Salud y República

Carmen dijo...

Es una indecendia más, de las muchísimas que acumula, la Comunidad de Madrid. Sabíamos que pasaría, que toda la responsabilidad la pondrán en la enfermera que como bien dices, al margen de que responsabilidad tiene sin duda, este hecho le ha marcado de por vida. Pero efectivamente hay más responsables, y es que la política sanitaria de los Aguirres y Güenes, están dejando bajo mínimos nuestra sanidad pública.

Me encienden de forma brutal. No se cómo no están las calles llenas de manifestantes contra estos desalmados.

Un beso, Antonio

severino el sordo dijo...

Pero y quien va a delimitar las responsabilidades?
LOs altos cargos de la sanidad madrileña ya tienen la suficiente ayuda para encubrir sus responsabilidades,la enfermera como mucho sus compañeros, y a buen seguro que de esta encima ,con ayuda de su batallon mediatico saldran reforzados con el clasico "se estan tomando las medidas pertinentes para que este lamentable error no vuelva a suceder",un saludo.

Selma dijo...

Tanto corporativismo del cual hacen gala cuando uno de los médicos tiene que responsabilizar de una falta.. aquí y desde el primer momento han echado todo el problema sobre el chivo expiatorio..Así nadie iba a pensar de donde provenía el fallo, quien realmente era responsable de lo que ocurre en la Pública, de su paulatino desmantelamiento..

Un beso, Antonio.

AF dijo...

Totalmente de acuerdo con usted, don Antonio. Es más, creo que lo que Esperanza Aguirre y sus muchachos están preparando es cómo darle la vuelta a la cosa para acabar exponiendo una conclusión obvia: "si es que no se puede uno fiar de los hospitales públicos...".

Debería ser un delito tipificado y penado.

Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Rafael
Yo lo que me pregunto es ¿Qué hubiera pasado si el error terrorífico lo hubiera cometido un medico en lugar de una enfermera?
Carmen
Sobre toco cuando con la madre se cometieron una cadena de errores y eso no parece importarle nada a la Comunidad de Madrid.
Severino
Para tapar las responsabilidades propias lo mejor es incrementar las ajenas.
Selma
Ese es el problema, como le digo a Rafa, se trata de distinta manera dependiendo de quien haya cometido el error.
Antonio
Ese es el objetivo, el desmantelamiento de la sanidad pública y para ese objetivo, les valen todos lo medios.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails