jueves, 6 de mayo de 2010

Los especuladores ganan de nuevo

Hoy el parlamento griego ha aprobado el plan de ajuste económico, un plan de ajuste impuesto por la UE y el FMI como condición para ayudar financieramente a los griegos.

Y en medio de este fuego cruzado los trabajadores y jubilados griegos, que serán los que van a pagar el plato roto de la crisis económica griega. Es cierto que la situación económica griega está al borde del abismo y la principal responsabilidad la tiene el gobierno anterior y es cierto que que son necesarias duras medidas para salir de esa crisis, pero lo que no tiene ninguna justificación es la pretensión del Partido Socialista Griego de cargar el grueso del ajuste sobre los mas desfavorecidos, los trabajadores, los funcionarios y los jubilados. De nuevo vemos como las medidas tradicionales anticrisis que tomaría la derecha las lleva a la práctica un partido de “izquierda”.

crisisgriega El grueso de las medidas económicas encaminadas a reducir el déficit público griego afectan directamente a  los trabajadores, los funcionarios y los jubilados. Congelaciones salariales y perdidas importantes y reales de los salarios de los trabajadores y los funcionarios, rebaja de las pensiones de los jubilados e incremento de los años de cotización para acceder a las pensiones. Por otro lado la subida de los impuestos indirectos (cuatro puntos en lo que va de año, de 19 al 23%) y la subida de un 10% en los impuestos especiales (tabaco, alcohol y combustible), va a hacer que la perdida de poder adquisitivo para los trabajadores, los funcionarios y los jubilados sea aún mucho mayor. No se toca el IRPF que haría que los que más tienen contribuyan más a la salida de las crisis y la repercusión en los beneficios de las empresas es prácticamente nula.

Por tanto es más que justificable la reacción de los asalariados y los jubilados griegos. Su lucha para que las consecuencias de la crisis económica no recaiga exclusivamente sobre sus espaldas es una lucha justa porque van a ser ellos los únicos que pagarán las consecuencias de la crisis económica y por una doble vía, primer  porque la crisis económica va a llevar a cientos de miles de griegos al paro y a la pobreza y segundo porque las medidas de ajustes los van a hacer mas pobres de lo que ya son.

La lucha contra el plan de ajuste tiene que seguir y el apoyo de los trabajadores de la UE también. Aunque en ningún caso estén justificadas las acciones de una minoría violenta que ha causado la muerte a tres trabajadores que también sufrían las consecuencias de la crisis. Este tipo de acciones no solo no ayudan a la justa lucha de los asalariados y jubilados griegos sino que da justificación a quienes quieren hacer pagar la crisis a los más desfavorecidos.

Es lamentable que un gobierno que se dice de izquierda y que llega al poder a través del voto de los más desfavorecidos, ahora se olvide de sus orígenes y en lugar de hacer que los culpables de la crisis económica sean los que más esfuerzo hagan para salir de ella, se doblegue al chantaje de las instituciones financieras y empobrezca aún más a los asalariados y jubilados como medio de salir de la crisis económica. Luego no querrán entender por que los votantes de ayer les dan la espalda en el día de mañana.

Salud, República y Socialismo.

7 comentarios:

pena dijo...

Siempre me he preguntado porqué en las manifestaciones pacíficas y reivindicativas aparecen "elementos incontrolados" y hechan por tierra la credibilidad de l@s manifestantes. La violencia lo degrada todo. La violencia siempre acompaña a los enemigos de la libertad. Que rabia y pena. Saludos.

Ciberculturalia dijo...

Mi pregunta es quién en realidad se debería hacer responsable de esas lamentables muertes? ¿El que empuña la pistola o el que lleva y empuja a la gente a la desesperación?
NO VIOLENCIA, por supuesto pero responasbilicemos a toda la cadena en aras de ser justos.
Quiero ver en el banquillo de los acusados a los gobiernos griegos que han conducido al país a la bancarrota.
Eso es lo que quiero.
También, como no, a todos los responsables de tan trágicas muertes.
Un beso

__MARÍA__ dijo...

A mí lo de las manifestaciones en Grecia me ponen el vellito de punta.
Está todo tan poco claro.

Besos

Lakacerola dijo...

Es triste pero mientras no se les ponga freno a los especuladores, mientras no se ponga regulación en los mercados, si no se impulsa la tasa Tobin (impuesto a las transacciones) o la Ley Glass-Steagall (que separa la banca de depósito de la banca de inversión o bolsa) volveremos a una siguiente crisis pero como la pelota será más gorda, es previsible que sea incluso más fuerte. Y lo peor es que lo saben.
Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Pena
A veces esos elementos son pagados por quienes quieren destruir la lucha otras veces se consideran que estan por encima de los demas mortales y que ellos solos van a conseguir los objetivos. En ambos casos las consecuencias son las mismas: la desmovilización.
Por cierto no si me ocurre a mi solo, pero cada vez que entro a tu blog se me bloquea el navegador.
Carmen
En estas historias hay muchos culpables, los que provocan la crisis, los que quieren cargar el coste de la crisis sobre los que no son responsables de ella y los intransigentes de uno y otro lado.
María
Lo que si está claro es que la inmensa mayoría de los manifestantes no quieren ser los pagadores de una crisis que ellos no han causado.
Lakacerola
Ahora parece que con los últimos movimientos especulativos les ha entrado el miedo a los gobiernos y quieren apretar las clavijas a los especuladores. Veremos cuanto tiempo les dura el calentón.
Salud, República y Socialismo

ARMAK de ODELOT dijo...

El problema que tenemos en España por culpa de la crisis a la que nos han llevado los especuladores de la banca es la falta de liquidez financiera, o sea, no hay crédito ni para empresas que cierran y producen paro, ni para particulares que puedan activar el consumo y con ello mantener empresas. Y como consecuencia de todo ello, el estado deja de ingresar y aumenta tanto la deuda como el déficit público.

La única forma de reactivar la economía es inyectando dinero y aquí en España tenemos y mucho. En billetes de 500 euros andan OCULTOS al ojo de hacienda millones de euros que se ganaron en época de bonanza y que hoy en día servirían para reflotar nuestra economía. Yo propongo que se retiren del mercado esos billetes y que se dé un mes o dos de plazo para que ese dinero salga a la luz antes de hacerlo.Para evitar miedos innecesarios y por estar en unas circunstancias tán difíciles, entiendo que se trate a estos defraudadores con benevolencia a fin de normalizar cuanto antes su situación y pensar tán sólo en lo que es mejor para el país.

Gregorio dijo...

Pena y rabia.
Pena de lo que está pasando y tiene que pasar la población griega.
Pena y rabia, porque no hay otra solución posible dentro de la economía global de mercado capitalista que tenemos: si el gobierno griego no aplica esas medidas, el resultado sería mucho peor (es inviable basar el ahorro inmediato que necesitan enotras medidas, por muy justas que sean).
Pena y rabia porque los trabajadores nos dejamos engañar con facilidad, nos desanimamos ante gobiernos como el nuestro, sin entender que no se avanza más porque es imposible. No hay más que ver la doble tenaza del gobierno de Zapatero: la obligación moral de proteger a los parados, de reactivar la economía (gastando mucho) y la presión de los intereses crecientes de la deuda (incentivados por la actitud del PP).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails