miércoles, 1 de octubre de 2008

No es solo el tiempo

Anda la UE preocupada por la crisis demográfica que se padece en el conjunto de los países de la Unión. Dicen que si no se remedia el asunto en el año 2030 se habrán perdido 20 millones de trabajadores.

Y ya han encontrado la solución a tan arduo problema. Piensan que
elevando a un mínimo de 18 semanas el permiso de maternidad, las mujeres europeas se sentirán incentivadas para traer más hijos/as a este mundo. Y se apoya la Comisión Europea en los datos que indican que son precisamente los países de la UE que más protegen a las madres trabajadoras, los que tienen una natalidad más alta, como por ejemplo en Dinamarca, Suecia, Finlandia u Holanda; frente a España, Italia o Grecia. Y yo añado que esos países que tienen una natalidad más elevada son además aquellos que tienen el mayor nivel del estado de bienestar y salarial de la UE y por contraposición los que tienen una natalidad más baja son los que su nivel salarial y del estado del bienestar es de las más bajos de la UE.

Hay que ser un poco corto de miras para pensar que solo con incrementar un par de semanas el permiso de maternidad, las parejas españolas, italianas o griegas iban a verse incentivadas para incrementar la tasa demográfica de la UE. Mejor sería que se pusieran a pensar que la causa de la baja natalidad esta directamente relacionada con la seguridad laboral y salarial de las parejas europeas. ¿Alguien se piensa que con un empleo precario, temporal y con un salario de vergüenza esas parejas se sienten incentivadas para traer europeos/as al mundo?

Afirma el sesudo informe que la tasa de ocupación las mujeres europeas cae cuando se produce un parto y por el contrario la de los hombres sube. Para llegar a esa conclusión no es necesario hacer demasiados estudios, solamente reflexionar sobre la enorme dificultad que existe para conciliar la vida familiar y laboral en determinados países como España. Si a ello se añade la poca infraestructura de escuelas infantiles públicas existentes en este país, conseguimos la cuadratura del círculo. Cuando una mujer se plantea la vuelta al trabajo, esa pareja se tiene que enfrentar a la dura tarea de encontrar una escuela infantil para su hijo/a. Tras la misión casi imposible de conseguir una plaza pública, el acceso a una escuela infantil privada resulta prohibitivo para la mayoría de las parejas. Conclusión a veces puede resultar más rentable dejar de trabajar que costear la educación infantil del infante o infanta, y como además en este país las mujeres tienen la desgracia de percibir un salario de hasta un 30% inferior al del hombre; pues ya saben ustedes a quien le toca quedarse en casa.

Así que los políticos de la UE, además de incrementar la duración del permiso de lactancia, que está muy bien, deberían preocuparse de otros problemas que a muchas parejas europeas les preocupa bastante más: tener un empleo decente y estable, un salario digno, una red de escuelas infantiles de calidad y suficientes y leyes que les protejan para poder conciliar su vida familiar y laboral.

Ya verán como de esta manera las parejas europeas se creen incentivadas para dar más hijos/as a la vieja Europa.

Salud, República y Socialismo

5 comentarios:

Desencanto dijo...

Hola, muy lúcido el comentario, las mujeres hacemos esfuerzos inhumanos (si no se opta por quedarse en casa, con la fustración que a muchas mujeres les provoca, los antedepresivos son una cosntante) con tal de vivir nuestra vida afectiva, amorosa y por lo tanto en algún momento formar una família, es decir tener descendencia, con nuestra vida profesional, cosa que, por descontado, no tienen que hacer los hombres, si me equivoco, me corrigen por favor.Saludos.

RGAlmazán dijo...

Entrada muy clara y que responde a la realidad. Más esfuerzo por la conciliación familiar y habrá menos problemas demográficos.

Salud y República

fritus dijo...

has dado en el clavo, Antonio...més esfuerzo por la conciliación, como señala Rafa, más plazas de guardería pública y menos tanques en Afganistán, por ejemplo...y quizás también algo que va mucho más allá de los cambios legislativos. que es algo que tiene que ver con el mundo materialista en que vivimos, en este capitalismo de ficción, de timo continuo, ....que es que los jóvenes están (y yo me incluyo en ese saco de los que fuimos niños mimados hasta casi los treinta) más preocupados por tener/acumular cosas que por traer vida al mundo.

un abrazo

Freia dijo...

Muy acertado todo lo dicho Antonio. Pero además yo conozco y he conocido mujeres que han perdido excelentes oportunidades de promoción a puestos para los que estaban perfectamente capacitadas por el hecho de preferir tener hijos o, muchas veces, simplemente, por el hecho de que potencialmente eran mujeres fértiles y "podían quedarse embarazadas".
Lo añado a los demás elementos de los que habéis hablado en la entrada y los comentarios.
El panorama sigue siendo desalentador para muchas mujeres y también para unos cuantos hombres... que de conciliación laboral habría mucho pero mucho que decir.
Un abrazo
PD Bienvenido. Te hemos echado de menos.

Antonio Rodriguez dijo...

Desencanto
Tienes razón las mujeres lo teneis más dificil conciliar vuestra vida familiar y laboral y además lo empresarios no hacen sin poner todas las trabas posibles.
Rafael
Y sobre todo mejorar la calidad del empleo y su retribución.
Daniel
Si con la juventud tienes en parte razón, eso es consecuencia del modelo social que les hemos legado, que en materia laboral no puede ser más deprimente.
Freia
Si en muchas empresas existe una especie de misogogenia, que no solo relega de los puestos de responsabilidad a la mujer, sino que considera poco rentable la contratación de mujeres por los problemas relacionadas con la maternidad, con si esta no tuviera un función social que es necesario proteger.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails