martes, 7 de octubre de 2008

Matar al mensajero

Es costumbre frecuente echar la culpa al pregonero, en lugar de reflexionar sobre las acusaciones. Para algunos lo malo no es el delito sino la divulgación del mismo y por ello la solución es matar al pregonero.

Y esto es lo que están haciendo desde la Comunidad de Madrid, su Presidenta y su Consejero de Sanidad. Cada día es más evidente el rechazo de la ciudadanía y los empleados públicos al continuo deterioro de la sanidad pública madrileña. Hasta los propios facultativos, esos de los que hace unos días Gúemes decía que el se fiaba, denuncian por escrito las carencias de los nuevos hospitales inaugurados.

Ya hasta los propios pacientes son los que se manifiestan, cuando este dúo se persona de nuevo en el Hospital Puerta de Hierro para fotografiarse con el primer recién nacido en ese hospital. Aves de de rapiña que utilizan sin escrúpulo hasta a los recién nacidos para sus objetivos políticos.

Y en lugar de escuchar las quejas de la ciudadanía, los pacientes, los profesionales, los sindicatos y los trabajadores, pasan al contraataque echando la culpa a los sindicatos. Los sindicatos son una subcontrata de PSOE e IU, sus liberados unos vagos y unos corruptos que utilizan las horas sindicales en manifestarse en su contra y un largo etcétera de improperios son utilizados para conseguir el desprestigio de los sindicatos. La Espe-rancia y su consejero no saben o no quieren saber que la defensa de unos servicios públicos de calidad es uno de los objetivos de los sindicatos de clase y por eso se movilizan protestando ante los responsables de la sanidad pública madrileña por los desmanes que estos están cometiendo para conseguir su desprestigio, su inoperancia e incompetencia y así justificar su desmantelamiento y su privatización, repartiendo de esta manera esa importante tarta entre sus amigetes.

Quien cuestiona hoy día la independencia de los sindicatos de clase con respecto a los partidos es simplemente un mentiroso que solo pretende tapar con ello su mala gestión en el gobierno de lo público. Es muy recurrente este manido argumento para cuestionar la obligación de los sindicatos de defender los intereses de sus afiliados y trabajadores más allá de la pura reivindicación economicista. Significa simplemente no saber absolutamente nada de cual es su función sindical en la sociedad actual, o quizás pretender que los sindicatos solamente fueran meros espectadores de la acción política frente a la ciudadanía.

Y esto les ha llevado, al dúo depredador de la sanidad pública, a pasarse de frenada en su intento de desprestigiar la acción de los sindicatos. Y para ello editan un video donde descubren la afiliación sindical de alguno de los manifestantes en sus visitas a los nuevos hospitales públicos de Madrid. Los sindicalistas ni se tapan ni tienen porque hacerlo cuando se manifiestan protestando por la degradación de la sanidad que están produciendo los políticos del partido Popular en Madrid, pero con esta pasada de frenada puede que hayan traspasado el limite de la legalidad con respecto al derecho a la intimidad protegida por la ley de protección de datos. Ya CC.OO. ha puesto en manos de sus servicios jurídicos el video para determinar su posible ilegalidad.

Sería bueno para todos que de esta manera se pudiera poner freno a la permanente intromisión y denigración de los sindicatos por parte de la Espe-rancia y su consejero Güemes. El mensajero no es el responsable del delito solo el denunciante.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Son unos verdaderos cerdos. Y no sigo, que me caliento. Hay que luchar contre ellos en todos los campos.
¡Salvemos la sanidad pública!

Salud y República

Freia dijo...

Apoyo lo que dice Rafa. Pero repetiré hasta la saciedad que la sanidad pública nos afecta a todos, que es un problema de TODOS los ciudadanos, no sólo una lucha sindical por evitar la pérdida de puestos de trabajos.
Esta mañana en un hospital público de Madrid, una oncóloga me decía que había tenido que ver a 23 pacientes, 23; que llevaba desde las 9 de la mañana y eran las 3 y cuarto de la tarde. Estaba atendiendo su cupo y el de otra compañera a la que habían destinado a nuevos hospitales. Y encima debía avisar a los pacientes, de por sí bastante mosqueados por su enfermedad, que iban a tener que cambiar nuevamente de médico. Están despoblando de personal médico y enfermeras, los cuatro grandes hospitales públicos de Madrid para abastecer de personal los nuevos hospitales a mayor gloria de Espe-rancia y ese cabronazo con pinta de pijo estomacante que es el Güemes.
Se están cargando la SANIDAD PÚBLICA y todo el mundo tiene que darse por aludido y actuar...
Y no nos olvidemos de exigir la derogación de la dichosa ley 15/1997 que coló el PSOE y de la que ahora no quiere ni oír hablar.
¡Hala, vaya speech que me he marcado don Antonio!
Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Rafael
A estos hay que pararlos desde la movlización social, sino cuando queramos darnos cuentas no exitirá la sanidad pública.
Freia
Llevas razón no es solo un problema sindical es sobre todo un problema social, por lo que todos los sectores de la sociedad deben implicarse en su resolución.
Cuando se pretende incrementar el número de hospitales sin incrementar la plantilla, lo normal es que sucedan cosas como las que tu dices.
Y la raiz del problem esta en esa dichosa ley que apoyó el PSOE, pero claro su derogación haría que los socialistas tendrían que eliminar la gestión privada de la sanidad en las comunidades donde gobiernan.
Salud, República y Socialismo

Adanero dijo...

¿Los liberados sindicales, o afiliados a un sindicato sin más, no pueden (podemos) manifestarse?

El vídeo es de lo más ruín. Lo vi al completo en Telemadrid y se daba una imagen de los sindicatos que dejaba mucho que desear. Eso si, a continuación salió hablando un policía de no se que "sindicato" (supongo que afín al régimen) avalando la versión de la agresión a Güemes y atacando claramente a los que allí se manifestaron. Cuanto menos era curioso el mensaje que se sacaba del vídeo de por un lado atacar a unos sindicatos, y por otra poco menos que hacernos ver que la palabra del sindicalista afín era la palabra de Dios y la verdad absoluta y única.
Me resultó todo de una manipulación tremenda. Las imágenes con los nombres de los sindicalistas no son del día de la no agresión al consejero, son de una protesta posterior, pero al no aclarar esto el locutor la cosa quedó como que esos eran los supuestos agresores de Güemes.

En cuanto a la gestión de esta gente de la sanidad pública, aquí hemos comprobado a las primeras de cambio su "eficacia". Al poco tiempo de pasar a depender del SACYL los hospitales, saltó un escándalo bestial sobre las derivaciones a clínicas privadas que tenían alguna relación con miembros del gobierno regional.
La apertura de un nuevo hospital, que es bastante necesario, lleva ya más de un año de retraso. Lo bueno es que este hospital tiene el mismo número de camas que el viejo hospital al que va a sustituir, lo que hace que ya se quede pequeño antes de su inauguración. Carece de equipos que deberían de ser obligatorios en un hospital de nueva construcción, lo que va a hacer que muchos pacientes de oncología de Valladolid tengan que seguir trasladándose a Madrid o a Salamanca para seguir sus tratamientos. Y lo que resulta más chusco y un claro ejemplo de descoordinación entre Ayuntamiento y Junta (ambos del PP), no tiene accesos. Así tal cual. A punto de inaugurar un hospital y por ahora no hay manera de legar a él. Ni en coche ni en trasporte público.
Ya digo, unos linces estos tipos.
Cuando leáis por ahí que Castilla y León es un claro ejemplo del buen hacer y la buena gestión del PP os rogaría que soltaseis una gran carcajada.

Un saludo.

Antonio Rodriguez dijo...

Angel
Los liberados sindicales y los afiliados no solo podemos sino que tenemos la obligación de movilizarnos ante todas estas tropelias que la derecha de nuestro país comete con los servicios públicos, lo contrario sería hacer una dejación de nuestro compromiso con los trabajadores. Al menos para CC.OO. el sindicalimso es algo más que pedir mejoras salariales, otra cosa es lo que ocurra en cada lugar.
Salud, República y Socialismo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que la sanidad publica deja mucho que desear y me pregunto: No tendran ninguna culpa de ello los que trabajan en ella? osea, si a un paciente le atienden mal, el culpable no es quien le atiende? falta de medios dicen? en Marruecos si que hay falta de medios......si tanto personal hace falta que se pongan a atender al paciente esos vagos liberados a los cuales pagamos para que esten en su casa tocandose las narices mientras los hospitales carecen de personal. Los sindicatos en este pais han pasado del sindicato vertical franquista al "liberato" sindical sociata, no hay ninguna diferencia, antes los corrompia franco y ahora los corrompe zapato. A ver quien rebate esto...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails