martes, 18 de mayo de 2010

Camps se siente feliz

Este hombre es inalterable al desaliento. Su optimismo es a prueba de bombas, debe pensar que esta tocado por una buena estrella. 

Camps-Costa-Rajoy Pero es muy posible que su optimismo se vuelva contra el y su felicidad se torne en tristeza al verse sentado en el banquillo de los  acusados. Parece que la sentencia del Tribunal Supremo, por la que ordena reabrir el caso de los trajes, no deja muchas duchas y es una verdadera condena que deja muy poco margen de maniobra al Tribunal Superior de Justicia de Valencia, porque recuerda que para delinquir "basta con la aceptación de un regalo entregado en consideración a la función o cargo desempeñado"; es decir todo lo contrario de lo que el TSJV argumentó en la sentencia absolutoria de Camps.

El TSJV sólo consideraba delito aceptar un regalo a cambio de un acto concreto, pero ese no es el criterio del Tribunal Supremo considera que es delito de cohecho impropio. Para el TS comete delito la autoridad o funcionario que “aceptara regalos que le fueren ofrecidos en consideración a su función o para la consecución de un acto no prohibido legalmente”, por lo que difícilmente  el Tribunal Supremo podría aceptar una sentencia que no fuera en línea con lo que es la jurisprudencia del alto tribunal.

Yo no estaría ni tan contento ni tan tranquilo como lo está Camps en estos momentos, porque la resolución del TS viene a decirle al TSJV por donde debe ir la sentencia del caso de los trajes regalados a Camps, y cualquier otra resolución sería de nuevo recurrida ante el TS y no hay que ser muy inteligente ni letrado para suponer en que sentido se resolvería el recurso.

El Sr. Camps no debería estar tan feliz como muestran sus palabras, pues puede que se esté convirtiendo ya en un cadáver político.

Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

Miguel Alvarez dijo...

La procesion le irá por dentro. No le queda otra que mantener "el tipo". A propósito su amigo juez que dijo que nada había no va a ser juzgado por algo, por cualquier cosa. No ha tomado una decisión que ha sido algo extraña?

saludos,

Ciberculturalia dijo...

Su sonrisa es la sonrisa más falta, más esperpéntica de cuantas he visto en los últimos tiempos. Si le hicieran un estudio facial se pondría en evidencia su "falsedad". Todo en él apunta "mentira".
Al menos, a mí me lo parece.

Un beso

severino el sordo dijo...

Que levante la vista al cielo y vera unas extrañas aves volando en circulos sobre el,saludos.

Nicolás dijo...

El día que le condenen el éxtasis de santa Teresa será una nimiedad al lado de lo que experimentará Camps.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails