domingo, 16 de marzo de 2008

Fotografía antiestrés (1)

Como prometí voy a hacer también mi pequeña aportación contra el estrés que nos provocan nuestros políticos y políticas y como una de mis aficiones es la fotografía pues pensado que lo mismo que yo me relajo cuando me cuelgo la cámara al hombro en busca de una buena instantánea, y que de igual manera que disfruto y me relajo cuando contemplo lo que he conseguido capturar a través del objetivo, esa misma actividad puede ser relajante para los y las que comparten conmigo este blog.

Antes de entrar en materia y como hoy es el triste quinto aniversario de la foto de las Azores, pues recordemos a los modelos de aquella foto, de los cuales dos están ya fuera de la política y el tercero le queda poco y será recordado como el más siniestro y tonto presidente de los EE.UU. No olvidemos la cara de estos tipejos y de sus hazañas para que no puedan alguna vez volvernos a intentar engañar con sus mentiras. Por cierto ¿de que se estará riendo el bajito del bigote? Posiblemente le estaría contando el presidente tonto los miles de muertos que iban a provocar.

Bueno nosotros a lo nuestro. Decía que mi intención es compartir con mis amigos y amigas mis mejores fotos, que no quiere decir que sean buenas fotos. Y así cada domingo mi entrada será el comentario de un bloque de mis fotos, de mis viajes, mis paseos o de aquellas pequeñas cosas que se cruzan delante de mi cámara. Eso me dará pie a comentar las anécdotas o las historias de los lugares o de las fotos.

MI primera aportación serán las fotos de mi último viaje del que ya comenté algo en una entrada anterior. Las fotos de esta entrada son las correspondientes a Tánger, sobre todo de su Medina.
La Medina de Tánger no es una lugar exclusivo de tiendas, es un lugar donde también vive mucha gente y salvo alguna calles que pueden están repletas de tiendas, muchas otras dan acceso a las viviendas de los Tangerinos. De la Medina de Tánger me sorprendió la estrechez de muchas de sus calles, en muchas de la cuales entre los balcones de las dos aceras no hay mas de una cuarta de separación.

En la Medina las mujeres, como no podía ser de otra manera, preparan en su casa la masa del pan y otros productos de bollería, que después llevan a un horno para acabar su elaboración. Por eso en la Medina existen numerosos hornos de pan.

Quien tenga la tentación de comprar algo en Tánger o en cualquier otra ciudad marroquí se ve inmerso en un agotamiento regateo, del que al final siempre sales con la sensación, de que de todas formas te han engañado, Yo por eso no compro, porque no se regatear y siempre me engañarían. De eso se encarga mi compañera que por suerte lo sabe hacer muy bien.

En Tánger conocimos una nueva forma de timar. Se acerca un vendedor de monederos de piel y comienza el regateo, al final se acuerda 50 céntimos de euro por cada monedero. Cuando mi amigo saca el monedero para pagarle, el vendedor le dice que solo quiere monedas pequeñas y empieza a coger y soltar monedas de cinco o diez céntimos del monedero de mi amigo; hasta que nos dimos cuenta que en cada acción se llevaba entre los dedos las monedas de uno o dos euros. Como veis la necesidad agudiza el ingenio.

Cerca de Tánger existe una cueva medio natural y el resto escavada en un acantilado, se dice que la gruta sirvió de centro comercial a fenicios, cartagineses y romanos.

Bueno pues que os relajéis contemplado las fotos de esta primera entrega.

Salud, República y Socialismo.

8 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Bonitas fotos Antonio.
Has tenido una gran idea, a ver si pones una que sales tu y te conocemosque que a mí ya me conoce todo dios.

Saludos.

RGAlmazán dijo...

Chaval eres un artista. Muy buenas fotos, algunas de Tánger una maravillas.

Salud y República

Selma dijo...

Buenos días Antonio!
De Medina a Medina, una en Marruecos y otra en Túnez, veo que hemos coincidido, me gustaría conocer la de Tánger, me has dado ganas de conocerla, Paul y Jane Bowles vivieron en ella, otra razón más para ir...

Un beso Antonio.

Selma dijo...

Me olvidaba, fantásticas fotos, las habías prometido en una de tus visitas a la jaima, superan todas mis expectativas... Chapeau!

Manuel Ortiz dijo...

Cuando viajo a esos países, tanto Marruecos como Túnez, especialmente en algunos sitios muy particulares, me parece que estoy en lugares como de cuento. ¡Es todo tan diferente!.

Muy buena idea lo de colgar las fotos.

Antonio Rodriguez dijo...

Me alegro que os hayan gustado las fotos, aunque no son tan buenas como me las halagais. Por tanto y en vista de que ha sido bien acogida mi iniciatica prometo repetir semanalmente. Hasta ahora tengo reserva de más de 10.000 fotograias.
Mª Eugenia estoy pensado salir de anonimato visual, pero tengo que buscar una fotografía que no me saque muy desfavorecido. Pero tu deberias hacer lo mismo, porque solo te conocemos de tus años jovenes y quien tuvo retuvo.
Salud, República y Socialismo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Mira Antonio, cuando colgué aquellas fotografías me pasé tres horas, pero tres horas de reloj, no creas, no lo había hecho nunca y ahora temo volver a pasar por lo mismo, tengo fotos de Japón, pues ya te dije que hice el viaje con una cámara de filmar, pero allÍ me compré una de fotos e hice a miles, de Japón de New York...y cuando pienso que ya no me acuerdo de como hice para colgarlas y pienso que ahora en vez de tres horas me voy a pasar cuatro, pues se me encoge el ombligo.
Ha de ser un día en que me levante muy inspirada y dispuesta a pasarme horas, las fotos ya las busqué y las tengo a mano, es solo encontrar el momento, pero tú me estás animando.

Petonets.

Adanero dijo...

Una manera maravillosa de explicarnos un viaje. Si una imagen vale más que mil palabras en este caso nos has contado tu viaje con millones de palabras.
Me quedo con esa foto del tenderete de las especias. Esas fotos con colores que contrastan tanto me encantan. Ocultas entre un millón de fotos parece que te están llamando a voces.
La idea es muy buena. Ya estoy esperando la siguiente entraga.

Un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails