miércoles, 15 de diciembre de 2010

Garzón en indefensión

Lo querrán camuflar como les venga en gana, se hartarán de negar lo invidente; pero lo cierto es que cada día es más evidente la persecución al juez Garzón.

garzon Hoy se ha dado a conocer que el Tribunal Supremo  rechaza a los principales testigos propuestos por Garzón en su defensa. Mientras se ha permitido que el Juez Varela, instructor del caso, haya asesorado a los denunciante en sus recursos, al juez Garzón se le niega todos las pruebas propuestas.

El Tribuna Supremo ha rechazado como testigos a los jueces internacionales que Garzón proponía para demostrar que en los países donde hubo dictaduras como Chile o Argentina, los juristas utilizaron parecidas argumentaciones a las que Garzón ha seguido.

Si Garzón propone como testigo al autor de libro sobre los niños robados del franquismo, Ricard Vinyes Ribas, se ironiza  con que no tiene relación con la investigación de los crímenes del franquismo; como si no fuese un acto criminal el robo de inocentes a sus legítimos progenitores.

Tampoco son validas las argumentaciones de los jueces de la Audiencia Nacional que respaldaron la competencia de Garzón en la investigación de los crímenes del franquismo, según el ultraconservador Prego –ponente de la causa- son solo opiniones personales. No es bueno conocer argumentaciones favorables a la actuación del juez Garzón, cuanto menos se hable en su favor más fácil será condenarle por prevaricación. Y para acabar rizando el rizo también se rechaza el testimonio del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza.

Cada día esta más claro cual es el objetivo de nuestra anquilosada justicia: echar de la judicatura al juez Garzón. Los elefantes de la justicia española no pueden permitir que el único juez que se ha atrevido a intentar enjuiciar los crímenes del franquismo se salga con la suya. Están empeñados  en que se continúe sin hacer justicia a los miles de asesinados por la dictadura franquista. Pero no se dan cuenta que aunque consigan su objetivo harán el más absoluto ridículo cuando los tribunales internacionales, a los que con seguridad recurrirá Garzón, revoquen esta parciales actuaciones y finalmente den la razón a Baltasar Garzón. El tiempo los pondrá en su sitio.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

ana dijo...

Yo siempre lo he tenido claro, pero la persecución la disfrazan con mil excusas, por cierto....¿quién juzga al Tribunal Supremo?

un besito

Felipe dijo...

Desde el principio,amigo Antonio,todo ha sido una farsa.Un farsa premetitada con el único fin de quitar fuera de la circulación a este magistrado valiente.

Esta justicia casposa y fascista no quiere verse ante su propio espejo de la criminalidad franquista.

No ha valido ninguna argumentación de la defensa de Garzón.¿Cómo se le va a argumentar a Prego que fueron unos auténticos criminales los que matarom,extorsionaron,pelaron a las mujeres republicanas...cuando él mismo procede de esta criminalidad encubierta?.

Tardará tiempo,mucho tiempo,en que esta afrenta político-jurídica sea olvidada por los ciudadanos de bien.

Seguimos siendo rehenes de una casta que hunde sus raices en el franquismo.Por ello es muy difícil argumentarles nada.

Saludos

Daalla dijo...

Es bien cierto que Franco dejó las cosas atadas y bien atadas, al menos en lo referido a la "justicia". Es un pobre consuelo pero al menos sabemos que las instituciones europeas de justicia pondrán a cada uno en su sitio, como bien apuntas.
Salud y República

RGAlmazán dijo...

Es algo tremendo y vergonzoso. En este país no es que la mayoría de los jueces sean conservadores, es que son franquistas. Y no pueden soportar a que uno de los suyos pretenda meterles el dedo en la herida.

Salud y República

Marcos dijo...

A la Justicia le queda todavía mucho camino para ser justa.
Mientras nos seguiremos quejando.
Saludos progresistas de Madrid.

Ciberculturalia dijo...

Tienes razón. Lo quieren camuflar pero por mucho que lo intenten, no lo consiguen, ni lo conseguirán. A veces me pregunto cuál es la razón para que los que detentan el poder crean que los ciudadanos somos idiotas. Es un desprecio total hacia nuestra inteligencia. Son tan burdos que creen podernos engañar y el que es fascista por mucho que quiere disimularlo, no lo consigue.
Es lo que pasa con los perseguidores del Partido Popular.
Un beso

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails