lunes, 27 de diciembre de 2010

Este gobierno se ha vuelto loco

Primero fue la reforma laboral, que con la excusa de eliminar la dualidad laboral abarata el despido; después la reforma de las pensiones, que con la excusa de la viabilidad del sistema público de pensiones, se pretende incrementar la edad de la jubilación y recortar la cuantía de las pensiones;  y ahora pretenden entrar a saco con la reforma de la negociación colectiva.

Y lo hace poniéndose de lado de la patronal, proponiendo como suya una de las propuestas que la patronal lleva años intentando imponer y que los sindicatos se han negando en redondo aceptar: eliminar la ultraactividad de los convenios colectivos. Esto significa llanamente poner a cero el contador de las condiciones laborales y salariales con la negociación de cada nuevo convenio colectivo.

negociacioncolectiva Hasta ahora cuando finaliza la vigencia de un convenio colectivo, las condiciones pactadas en él están vigentes hasta que se negocia el siguiente convenio, con lo que todas las condiciones pactadas continúan vigentes si no son modificadas en el nuevo convenio colectivo. Y esto es lo lógico dado que muchas de las mejoras de las condiciones laborales y salariales son producto de grandes luchas y en ocasiones de grandes cesiones por parte de los trabajadores en aspectos que las empresas están interesadas. Eliminar la ultraactividad de los convenios significa dejar sin validez todo el esfuerzo y la lucha de los trabajadores por conseguir mejorar sus condiciones de trabajo y retrotraernos año tras año a lo que estipula únicamente el Estatuto de los Trabajadores (ET).

Los convenios colectivos tiene valor de ley una vez que son aprobados por el Ministerio de Trabajo y publicados en el BOE y por tanto eliminar la ultraactividad de los convenios equivaldría a eliminar todas esas leyes ya publicadas. Ese es el gran empeño de la patronal, hacer que cada negociación colectiva sea una negociación a la baja al objeto de reducir los costes laborales. Si no hay acuerdo, el salario de referencia puede ser el salario minino interprofesional. Si no hay acuerdo, la jornada de referencia puede ser la marcada en el ET. Si no hay acuerdo, la condiciones laborales (jornada, vacaciones, descansos, derechos laborales, etc.), pueden ser las del ET.

Esto sería la panacea de una patronal que solo sabe ser competitiva en costes salariales. Bastaría con negarse a llegar a un acuerdo o tratar de imponer condiciones draconianas para hacer que las condiciones salariales y laborales se rebajaran y deterioraran.

Esto que puede pasar desapercibido, porque puede no ser entendido por los trabajadores y trabajadoras del país es el mas grave atentado  que un gobierno pueda hacer a los derechos de la clase trabajadores, mas que todas las reformas laborales y más que la reforma de las pensiones. Porque llevado al absurdo  (o quizás no) puede significar que los incrementos salariales, las reducciones de jornada, los derechos laborales  conseguidos en años de lucha y huelga se vayan al traste solo con que la patronal se abstenga de negociar.

El gobierno en lugar de preocuparse en conseguir que los millones de trabajadores, que no están cubiertos todavía por la negociación colectiva, puedan obtener alguna cobertura; se preocupa de satisfacer los intereses de esta retrograda patronal española otorgándole de motu propio una reivindicación que llevan años intentando conseguir y que los sindicatos se niegan a aceptar.

Así que alerta,  lo de la reforma de las pensiones prevista y la realizada reforma laboral puede ser irrelevante comparado con lo que se avecina si se  llega a plasmar la propuesta del gobierno sobre la negociación colectiva.

Salud, República y Socialismo.

5 comentarios:

Freia dijo...

Pues sí, Antonio. Ya solo les queda hacer una ley de huelga que vuelva esta directamente ineficaz y prohibir con un decreto los sindicatos. De esa forma le habrán hecho todo el trabajo sucio a los que vienen por detrás apisonando derechos que costó tanto conseguir.

Un abrazo,

Felipe dijo...

Con ello se cargan la negociación colectiva la única arma que tenían los trabajadores de ir conquistando mejoras laborales,planes de acción social,formación...

Se deja manos libres a la patronal y se pieden los derechos adquiridos en el sector.

Torpedo al sindicalismo y a los trabajores.

Después,mucho me temo,que vendrá una ley de huelga infumable.

La ley de huelga es necesaria pero si este Gobierno la llega a plantear y sacar adelante será,seguro,un nuevo varapalo de indefensión a los trabajadores.

Es muy cierto que no se repara lo suficiente en lo que significa la negociación colectiva.Ella supone el acuerdo de las dos partes en igualdad de condiciones.

Este Gobierno se irá habiéndole hecho el papel sucio al PP.

De vergüenza.Saludos

ana dijo...

El gobierno ha perdido el norte, si es que alguna supo donde estaba, esperemos que el nuevo año nos traiga cosas buenas.

un abrazo

Marcos dijo...

La decepción es cada vez mayor. Coincido con Ana. Los socialistas nos encontramos cada vez más desorientados, y atontados por esos ultramentirosos y ultraderechistas medios de comunicación que ensordecen nuestros oídos.
En fin, siempre nos quedarán los blogs, o al menos hasta que los vete Sinde.
Saludos progresistas de Madrid.

Ciberculturalia dijo...

Tienes razón Antonio. Si consiguen esto, la reforma de las pensiones es una minucia en comparación con esta nueva idea bárbara.
Sí, el gobierno se ha vuelto loco y nos puede enloquecer antes de su marcha. Quedan muchos meses aún.
Un beso

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails