lunes, 17 de enero de 2011

Gómez no quiere ser presidente

Por si éramos pocos parió la abuela, podrían decir los socialistas. Si no tuvieran pocos problemas en la recta final de las elecciones autonómicas, condenan por prevaricación a la número dos de  Tomás Gómez, Trinidad Rollan.

tomasgomez Y ¿que es lo que hace Tomás Gómez? pues todo lo contrario que cualquier político con dos dedos de frente y con ganas de ganar la presidencia de la Comunidad de Madrid: mantener en su puesto partidario a Trinidad Rollan. Tomás Gómez le ha dado los argumentos necesarios a  Esperanza Aguirre para tapar todas sus corruptelas y mostrar a los socialistas como corruptos y defensores de los corruptos.

Es cierto que Trinidad Rollan solo ha sido condenada a inhabilitación para el desempeño de cargos públicos y que el cargo que desempeña en el PSM, secretaria de organización, no tiene consideración de cargo público; pero evidentemente quien ha sido condenada por un delito de prevaricación no parece el mejor ejemplo para desempeñar un cargo de representación partidaria.

Esto solo demuestra la doble moral que sobre la corrupción y los delitos políticos tienen P.P. y PSOE al exigir al contrario lo que no son capaces de cumplir en su ámbito. Tomás Gómez ha perdido una oportunidad de oro para demostrar  que actúa de diferente manera a como lo hace la derecha en estos casos. Eso le hubiera dado un plus de credibilidad ante la batalla electoral que se avecina y sobre todo le hubiera quitado argumentos a Esperanza Aguirre.

La desconfianza que la ciudadanía muestra con respecto a la política está necesitada de gestos que contribuyan a devolverle  la credibilidad y la credibilidad de los políticos. Sentir que los políticos son personas  honestas y coherentes y  que la política es una actividad digna. Pero en lugar de eso, actuaciones como la de Tomás Gómez solo contribuyen a fortalecer los sentimientos negativos que la ciudadanía tienen de la política y los políticos.

Haber cesado en sus competencia a Trinidad Rollan hubiera sido un ejemplo de dignificación de la política, pero Tomas Gómez ha elegido  el camino equivocado, porque nada hubiera impedido a Trinidad Rollan continuar colaborando con la secretaria de organización sin ser la titular de la misma. Y sin embargo insistir en “mantenella y no enmendalla” solo le va a traer problemas a Tomás Gómez. Hoy Tomas Gómez está un poco más lejos de llegar a la Presidencia de la Comunidad de Madrid.

Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

ana dijo...

Madre mía que culebrón, que si tu, que si yo, que si el otro, a ver quien se lleva el gato al agua, jejjejejeje, al GÓMEZ yo le veo un poco alelado, la verdad.

besitos

RGAlmazán dijo...

Pero que desgracia tenemos los madrileños con los políticos que nos han tocado. Ahora el tal Tomás es incapaz de suspender de militancia a su compañera y amiga cuando tiene una sentencia firme. Una vergüenza que hace sacar pecho a todos los que dicen que los del PP y PSOE son iguales.
Unos por otros, la casa sin barrer y a la Espe se lo están poniendo como a Felipe V.

Salud y República

Felipe dijo...

¿Qué habéis hecho los madrileños para tener a estos impresentables?

Y va el tal Tomás y se pone chulo en vez de enmendalla.

¡Le va a dar La Rancia hasta en el carnet!

Saludos

Nicolás dijo...

Sin palabras.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails