viernes, 28 de enero de 2011

Carta abierta a mi secretario general

Hoy Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, secretarios generales de CC OO y UGT escriben un articulo de opinión en El País que bajo el titulo de “La necesidad de preservar la cultura del acuerdo” pretenden justificar la necesidad de acuerdo con el gobierno.

toxo2 Compañero Toxo yo también participo de la cultura del acuerdo, de hecho he militado activamente en una empresa en que se ha aplicado esa política y con buenos resultados para los trabajadores, pero el acuerdo debe ser un medio y no un fin en si mismo. Es cierto que hemos apoyado y firmado  los tres acuerdos sobre pensiones anteriores y uno de ellos sin el respaldo de UGT, pero a diferencia de este en todos ellos no solo se garantizaron la pervivencia del sistema, sino que además  se mejoraron las condiciones de jubilación de los trabajadores.

Como decía el acuerdo no debe ser un fin en si mismo sino un medio para conseguir unos objetivos y evidentemente el resultado final no puede ser la imposición de una de las partes a la otra, a no ser que la situación de fortaleza de una de ellas  lo permita y la otra acepte que ante su debilidad es mejor un mal acuerdo que una imposición. Creo que el problema radica en eso, que sois conscientes de que las fuerzas sindicales son bastante débiles. Y cuando eso ocurre solo caben dos opciones resistir y no llegar a ningún acuerdo y salvar la dignidad o firmar un mal acuerdo y salvar los muebles.

Comparto contigo en que es necesario continuar con la reforma del sistema público de pensiones y también la posición oficial del sindicato de que la reforma no había que hacerla de manera urgente. Ese es el primer gol que nos ha metido el gobierno “socialista” los mercados especulativos y últimamente Angela Merkel como condición para apoyar el incrementar del fondo de rescate europeo. Y en esa línea comparto con el sindicato la opinión de que, ante la previsión de mayor número de pensiones y de mayor cuantía, es decir mayor gasto, la solución no es actuar sobre los gastos sino sobre los ingresos, pero desgraciadamente yo no veo en el acuerdo, que defiendes, otra cosa que no sean medidas para reducir el gasto en las pensiones o lo que es lo mismo deteriorar las condiciones de acceso y la cuantía de las pensiones.

Este acuerdo solo se puede justificar desde la situación de desmovilización generalizada de los trabajadores. En este terreno hay responsabilidades compartidas y una situación económica  que condiciona la movilización de los trabajadores. Es cierto que la situación de crisis económica con mas de 4,5 millones de trabajadores sin empleo condiciona la movilización, en concreto la huelga, porque en estas circunstancias  una importante parte de los trabajadores optan por defender su puesto de trabajo ante cualquier otra  circunstancia. Es cierto que vivimos en un país en el que muchos trabajadores defienden con mucho más ardor a su equipo de futbol que sus derechos laborales y sociales, pero también es cierto que la cultura de la movilización se crea poco a poco y en esto los sindicatos tenemos una gran responsabilidad.

Desde el inicio de la crisis hemos dejado hacer al gobierno “socialista” sin movilizar a los trabajadores ni crear sentimiento de su necesidad, solo cuando el gobierno aprueba la reforma laboral el sindicato reacciona pero ya es tarde,  la desmovilización de los trabajadores y su sentimiento de inevitabilidad de las medidas estaban instalados en el pensamiento de los trabajadores y con este bagaje nos hemos enfrentado a negociar la reforma de las pensiones. Yo pensaba que habríamos aprendido la lección y que en este proceso profundizaríamos en eso que los viejos sindicalistas no hemos olvidado nunca: el binomio negociación/presión.  Yo pensaba que en esta ocasión se movilizaría a los adormecidos delegados sindicales y que los centros de trabajo se llenarían de asambleas para primero discutir con los trabajadores nuestra alternativa a la reforma de las pensiones  y en segundo lugar para convencedles que solo con la negociación no es posible llegar a un buen acuerdo. Yo pensaba que aprovecharíamos  la negociación para crear la condiciones idóneas para dar una respuesta contundente a las agresiones del gobierno “socialista”. Pero no ha sido así, me he equivocado y me he sentido decepcionado.

Pero yo no voy a caer en el recurso fácil de decir que sois unos traidores, unos vendidos, unos pesebreros  y por tanto el sindicato también, porque no es cierto, porque vuestro objetivo y el objetivo del sindicato era conseguir un buen acuerdo sobre la reforma de las pensiones. Eso solo lo dicen los que se levantan todos los días haciendo la revolución y se acuestan sin haber dado un paso adelante y aquellos que tienen siempre miles de escusas para no secundar una movilización. Yo simplemente os digo que os habéis equivocado, que habéis olvidado los principios básicos del sindicalismo y que se reducen simplemente que a una negociación no se puede ir desde la debilidad   y que el mejor o  peor resultado de una negociación depende más de la mayor o menor acumulación de fuerzas que de la habilidad de los negociadores. Por eso al final solo habéis podido salvar los muebles.

Yo no me iré del sindicato porque en el sindicato hay que estar para que las cosas cambien. Eso solo debilita al sindicalismos y favorece a la patronal al gobierno.  Para terminar espero que no aceptes la invitación de acudir a la cena con Angela Merkel el próximo día 3 de febrero, harías el mas absoluto ridículo, porque parecería que vas a rendir cumplimiento a las imposiciones que desde el gobierno alemán se ha hecho al español.

Salud, República y Socialismo. 

15 comentarios:

Felipe dijo...

Soy afiliado a CC.OO(sector enseñanza)y suscribo totalmente tu carta.

Pienso que antes de firmar un pacto en las condiciones que se ha hecho el Sindicato debería haber abandonado las negociaciones,preservando su dignidad y honestidad para no ser cómplice de unas medidas que lesionan los derechos de los trabajadores.

Es cierto que la huelga no fue masiva.Pero no lo fue porque se adoptó tarde y mal.

En qué situación queda el sindicato cara a sus afiliados y los ciudadanos?Mal,muy mal y ojalá que el prestigio que las Comisiones Obreras siempre han tenido no lo hayan perdido del todo.

No se debe negociar con quien está agrediendo constantemente a los trabajadores porque si se hace se le da el marchamo de "consenso" y se está avalando su política neoliberal.

Pienso que el Sindicato se ha equivocado y la desafección le pasará factura.

Saludos

Marcos dijo...

Yo también creo que los sindicatos se han equivocado, porque hay cosas que no se negocian. Las ideas.
Saludos progresistas de Madrid.

RGAlmazán dijo...

Los sindicatos se han columpiado. Han preferido las migajas a un enfrentamiento. Desde luego, ahora no sé para qué se hizo la huelga general. Para este viaje no se necesitaban alforjas.
Y no, no voy a caer en decir que los sindicatos son los culpables. Todos tenemos un poco de responsabilidad, también los trabajadores, pero la culpabilidad es del gobierno sumiso a Los Mercados.
Me duele, he sido presidente del comité de mi empresa, cuando trabajaba, durante quince años y empecé la militancia en CC.OO. haya en 1973. Pero este error es muy grave porque me temo que esa fama de pactista que tenían se extienda más y no contenten ni a gran parte de su base.
Sé que la situación era difícil, pero había que haberse puesto más firme, explicarlo y caldear el ambiente. Se veía, desde principios de mes que estaban buscando un pacto como una tabla de salvación, a cualquier precio, y así no se puede negociar, porque el contrario se da cuenta y se aprovecha.
Lamento enormemente esta mala gestión, pero desde luego no pierdo ojo de quién es el enemigo: el gobierno y la política neoliberal que se está aplicando en todo el mundo. Contra eso hay que luchar y esperemos que los sindicatos de clase cambien de rumbo, porque si no habrán quedado muy bien con los gobiernos, los medios de comunicación, los tertulianos, etc. pero estarán divergiendo con sus bases y lo que deberían ser sus intereses.

Salud y República

angelsmcastells dijo...

Antonio, yo también subscribo tu carta, que me parece no se contradice con mi post. Y quisiera añadir que si ahora encima dejamos de movilizar y los sindicatos se repliegan a lamerse las heridas, todavía puede ser mucho peor lo que nos venga encima. Una abrazo!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Paso a dejarte un saludo Antonio.

severino el sordo dijo...

Suscribo totalmente tu carta,creo que se han equivocado con el acuerdo,si ahora ya estan desprestigiados a partir de ahora que habra que hacer para que el trabajador vuelva a creer en el sindicato,soy afiliado a comisiones desde hace bastante tiempo y cuando en el tajo se habla del tema la opinion que tienen la mayoria de los compañeros sobre los sindicatos es penosa,no les acompañarian ni a la vuelta de la esquina,ni siquiera para temas propios de su centro de trabajo,la verdad es que por este camino veo poco futuro al movimiento sindical,saludos.

Moral y Política dijo...

Antonio,

No creo que haga falta decir que aunque perteneciente a otra organización, UGT, estoy `plenamente de acuerdo con lo que has escrito y hago por lo tanto mía la carta esta vez dirigida a Méndez.

Han sido varios los años en los que hemos trabajado, a fondo, en esa empresa por un marco de previsión social estable y por una adecuación a la evolución tecnológica que ha sido ejemplar. Ahí se reforzaron los sindicatos y los trabajadores. Me temía que algo así podía ocurrir. No he escrito nada sobre ello. Creía que el Gobierno deseaba la no firma, pero no ha hecho falta brindar ese gesto a los "mercados" No ha hecho falta porque han firmado sin nada a cambio. Nada a cambio.

Me duele, sin embargo, la razón última de una firma que no se tenía que haber producido. Hay un sordo drama que habita tras el acto de esa firma y eso es lo que me preocupa porque eso significa el final del sindicalismo tal como lo hemos conocido hasta ahora.

saludos

Lakacerola dijo...

No hay espíritu de lucha...tal vez cuando nos rebajen el sueldo 3 o 4 veces más, nos aumenten la jornada laboral a 16 horas diarias de lunes a domingo y nos quiten totalmente las pensiones... a lo mejor hasta salimos a la calle porque visto lo visto...
Un abrazo.

Grândola dijo...

Comparto contigo absolutamente todo lo que dices, Antonio. Pero... yo me he sentido profundamente dolida con la actuación de mi sindicato. La firma del pensionazo lo he considerado una traición, porque fue así como me sentí, tremendamente traicionada. Llevo un tiempo enferma y sin pasarme por el curro, pero no me podía imaginar si hubiese ido a trabajar lo que les tendría que decir a mis compañeros sobre la actuación sindical. siempre he tenido argumentos para defenderlos en todo lo que hacían, pero est vez es que ni nos los han dado. No he visto ninguno, no que fuese convincente, es que no he visto ningún argumento. Si estuviese en mi puesto de trabajo, a mi me hubiesen dejado con el culo al aire ante mis compañeros, e imagino que a muchos y muchas que siempre hemos defendido el sindicato les ha pasado eso. Y es ahí donde yo lo he considerado una traición, al menos una traición a todos lo que en algún momento de nuestra vida nos hemos partido la cara por CC.OO.

Salud.

Grândola dijo...

Comparto contigo absolutamente todo lo que dices, Antonio. Pero... yo me he sentido profundamente dolida con la actuación de mi sindicato. La firma del pensionazo lo he considerado una traición, porque fue así como me sentí, tremendamente traicionada. Llevo un tiempo enferma y sin pasarme por el curro, pero no me podía imaginar si hubiese ido a trabajar lo que les tendría que decir a mis compañeros sobre la actuación sindical. siempre he tenido argumentos para defenderlos en todo lo que hacían, pero est vez es que ni nos los han dado. No he visto ninguno, no que fuese convincente, es que no he visto ningún argumento. Si estuviese en mi puesto de trabajo, a mi me hubiesen dejado con el culo al aire ante mis compañeros, e imagino que a muchos y muchas que siempre hemos defendido el sindicato les ha pasado eso. Y es ahí donde yo lo he considerado una traición, al menos una traición a todos lo que en algún momento de nuestra vida nos hemos partido la cara por CC.OO.

Salud.

Grândola dijo...

PD: jeje, me ha dejado publicar, eso sí, logada en google y tras varias intentonas. No me funciona lo del wordpress.

Antonio Rodriguez dijo...

Felipe
Lo vamos a ver de manera inmediata, estamos en año de elecciones sindicales y comprobaremos si esto nos pasa factura, pero los trabajadores también se deberían de apretar los machos.
Marcos
Y sobre todo cuando se cede en algo es a cambio de otra cosa.
Rafa
Cuando se quiere de verdad enfrentarse a las políticas del gobierno hay que preparar el sindicato para ello, de lo contrario al final terminas cediendo en lo importante y los trabajadores pueden llegar a pensar que la referencia a la movilización solo era palabrería.
Ángels
Desgraciadamente si hemos acordado sin movilizar en el tema más importante, en los demás pasaremos de la misma manera y se justificará con algún logro en otro tema la firma de este acuerdo.
Geni
Un beso.
Severino
Desgraciadamente temas como este son los que quitan credibilidad al sindicalismo de clase, pero ante eso solo cabe la implicación sindical para tratar de cambiar las cosas desdés dentro.
Miguel
Efectivamente a nosotros nos costó muchos años, muchas huelgas, algunas discrepancias sindicales y varios referéndums para conseguir una aceptable alternativa a la extinta ITP, pero al final lo conseguimos, lo que demuestra que además de las ideas claras hay que tener una actitud clara de enfrentamiento contra la patronal, en este caso.
Lakacerola
No se si es que los jóvenes lo ven eso de la jubilación como algo a muy largo plazo y los menos jóvenes piensan que tienen una carrera laboral amplia y apenas les va a afectar, pero lo cierto es que es aplicable el refrán. “Entre todos la mataron y ella sola se murió”
Grândola
La verdad es que es difícil justificar entre los compañeros el porque de la aceptación de este acuerdo, solo queda decirles el enemigo no es el sindicato sino lastra parte, la patronal o el gobierno y resignarnos a justificar el salvamento de los muebles.

Salud, República y Socialismo

Nicolás dijo...

No cabe duda que el pacto o acuerdo o lo que se quiera llamar no es más que una necesidad para ambas partes. Para Zapatero para aguantar un año más y para los sindicatos para justificar su propia existencia.

CONCHA dijo...

Despues de leer tu articulo, despues de la conversación que tuvimos ayer y despues de leer los 13 comentarios que hay en tu blog a tu artículo y por ser escueta solo te puedo decir QUE TENEMOS LAS ORGANIZACIONES QUE NOS MERECEMOS tanto los Sindicatos como los Partidos Políticos, y que esta película no me la contaron así cuando se estrenó. Besitos

kñt dijo...

Buenas noches, compañero: también soy afiliado a CCOO y he escrito esta carta abierta a F.Toxo, por si es de tu interés su lectura.
Un saludo fraternal.

http://loquediceesetipo.blogspot.com/2012/01/esto-no-es-una-carta-los-reyes-magos.html

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails