viernes, 16 de abril de 2010

Ante tanta violencia es deficil no caer en el asesinato

Es dura esa deducción, pero sería la consecuencia lógica de seguir el razonamiento Felipe Arizmendi, obispo mexicano de San Cristóbal de las Casas (estado de Chiapas).

felipe-arizmendi Siguiendo la tónica habitual de los jerarcas de la iglesia católica de ver quien dice la barbaridad más grande, para este obispo la culpa de que haya delincuentes sexuales en el seno de la iglesia  no la tienen lo curas, ellos son solo un victima de esta sociedad depravada, la culpa como siempre es del mensajero; la culpa la tienen los medios de comunicación.

Para este tipejo repugnante con “la invasión de erotismo presente en los medios de comunicación, ante tanta pornografía no es fácil mantenerse en el celibato y en el respeto a los niños”. Esta claro si los medios de comunicación no se hicieran eco del “libertinaje social generalizado como el que existe actualmente”, si no existiera tana pornografía en internet, los curas se mantendrían puros y castos y no atentarían contra los niños que tienen a su cargo.

Debe ser que en los seminarios y en los centros de educación religiosos es obligatorio leer revistas porno y navegar por las páginas pornográficas de internet y claro los curitas se ponen cachondos y atropellan a lo que tienen mas cerca de ellos: los niños que tienen a su cargo. Pero ellos son solo las victimas de una sociedad perversa y falta de moralidad.

Es que no paran, un día es Tarcisio Bertone quien vinculó la pederastia con la homosexualidad, ante el elevado número de casos de pederastia cometidos por sacerdotes, ahora este otro, el de San Cristóbal de las Casas, el que se suma a la larga lista de jerarcas que solo buscan como justificar a sus delincuentes sexuales y aplaudir a quienes en contra del más mínimo sentido ético y moral los esconden y protegen en lugar de entregarlos a la justicia. Y luego se extrañan de la falta de vocación.

5 comentarios:

severino el sordo dijo...

Que dificil les resulta asumir las culpas,son repugnantes,los abusos se remontan antes incluso de la existencia de la red,hipocresia de las peores,saludos.

Ciberculturalia dijo...

Lamentablemente la Iglesia sigue en sus trece de no asumir la culpa de una forma tajante. No solo de no asumirla sino de prohibira todos sus miembros que digan las barbaridades que siguen diciendo un día sí y otro también.

Me gustó el día de ayer.

Un beso

fritus dijo...

Usando su propia terminología, ni manifiestan "arrepentimiento", ni tienen "próposito de enmienda"...lo único que tienen es "propósito de enmierda" es decir, de ir lanzando porquería dialectica , para confundir y desviar, sobre lo que no es un prroblema religioso sino directamente penal.
A la mayoría de los ciudadanos nos trae al fresco si esas actuaciones de pederastas son pecado...lo que son son delitos, y delitos graves, cuyos responsables deben ser juzgados y encarcelados...y deben ser también juzgados por encubrimiento, y, si procede, encarcelados ...los que les auxilian y o encubren.

Un abrazo

CONCHA dijo...

Con un perdon, tendríamos bastante, y ¡¡¡¡por favor!!!!!! que cierren el pico ya. Que dicen tantas barbaridades que lo siguen guarreando

daalla dijo...

Como siempre, Severino pone el dedo en la llaga. Esta gente es sencillamente repugnante pues pretenden ser ejemplo y guía y al mismo tiempo son tremendamente autoindulgentes diciendo que caen en la tentación como los demás. Sólo espero que se les caiga abajo el tinglado en aquellas zonas del mundo donde tanta preponderancia tienen, entre las que está Chiapas.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails