jueves, 16 de junio de 2011

Manipular la indignación


16 de junio de 2011
Esta claro que el movimiento 15M es incomodo que a los políticos clásicos no les agrada aunque inicialmente dijeran que les entendían. Ya han pasado las elecciones y ahora se trata de desprestigiar el movimiento. 

Los sucesos de hace unos días ante el Parlament catalán así lo evidencia, así como el hecho de que cada día son más lo actos en que elementos violentos provocan acciones contrarias a los principios que rigen el 15M. No basta con que sus portavoces se desmarquen de esos grupos, no basta con que se reitere que el movimiento 15M  no tiene nada que ver con actitudes violentas. El objetivo esta claro, manipular y desprestigiar un movimiento que pone en cuestión el estatus político y social actual en España. Y en ese objetivo parece que se han unido los grupúsculos violentos, los políticos que quieren que todo permanezca inamovible y casi toda la prensa española.

Todos se cuidan muy mucho de intentar hacer ver que el movimiento 15M se salta los cauces democráticos establecidos para defender sus posiciones. Todo se debate entre la cuestionable legalidad y legitimidad de las acciones llevadas a cabo. Lo que habría que preguntarse es si el actual estado tiene cauces validos para expresar la indignación de millones de ciudadanos/as ante la situación político, social y económica que vivimos en España.

Pretenden que se llene de legitimidad cualquier acción destinada a cambiar el actual estatus. Pero,

¿Es legítima la existencia de corruptos en las instituciones?
¿Son legítimos los privilegios que mantienen los políticos?
¿Es legítimo que más de un millón de familias tenga todos sus miembros en paro?
¿Es legítimo que el único cauce de participación política sea votar cada cuatro años?
¿Es legítimo mantener una monarquía herencia de un sistema dictatorial?
¿Es legítimo que la crisis la paguen exclusivamente los que no la han generado?
¿Es legítimo que la única consecuencia de la crisis sea el recorte de derechos sociales?

Hay otras muchas legitimidades que se pueden poner en cuestión.

Cambiar el estatus social y político de una sociedad no es fácil y ha veces los métodos usados pueden rayar la legitimidad, la misma legitimidad con la que actúa el estado para que nada cambie. El único límite es el uso de la violencia. 

Por eso el movimiento 15M tiene que desligarse de esos grupos violentos que no tienen nada que ver con los objetivos que pretende. Y saber distinguir que no todo lo que hay en las instituciones es corrupción. La credibilidad de su existencia está en juego. Y la esperanza de un cambio social y político también.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

Moral y Política dijo...

Es evidente que para algunos el movimiento ha traspasado las "lineas rojas". Se han lanzado como una jauría, todos, tratando de desprestigiar al conjunto por las acciones de algunos.

lo que ocurre es que lo que ha pasado va aser mas frecuente porque la gente esta a punto de reventar. Hay muchos padres de familia que acabaran perdiendo las buenas formas y saltaran. Se culpabiliza a aquellos de lo que se sospecha que son colaboradores de la ofensiva contra la ciudadanía.

Malos tiempos se avecinan, pero hay que estar ahí al lado de lo único que puede hacer cambiar esta trayectoria infernal en la que nos han instalado. Perdona por la extensión.

saludos,

Ciberculturalia dijo...

La anatematización de los "indignados" es ya segura. No hay más que oír o ver las noticias. Un espanto.
Nosotros seguiremos en la medida de nuestras fuerzas intentando desmontar la manipulación
Un beso

ana dijo...

El 15.M, debe representar sobre todo a la democracia y a la libertad sin violencia, hay que patalear por nuestros derechos con la palabra y la protesta calmada.

Un abrazo

Euphorbia dijo...

Suscribo todas tus palabras.
Añado sólo una declaración que he escuchado en la radio hace un rato desayunando, muy significativa de lo que pretenden los políticos tras los actos de ayer: deslegitimar todo el movimiento.
Fèlix Puig: "Hay que tener mucho cuidado porque el movimiento del 15M, es un movimiento violento que se camufla detrás de un discurso pacifista".
Es urgente demostrar al conjunto de la sociedad que eso no es cierto.

Felipe dijo...

Todos los medios quieren cargarse el 15-M.Les asusta que el status quo se mueva.

No sé si lo conseguirán.Lo que sí sé es el hartago de la gente que revienta y lo hace como mejor puede o le dejan.

A veces,pienso,que a la gente sólo le va quedando pocas armas para defenderse y de ahí que surja los brotes de enfrentamiento,que yo,en todo caso,justifico.

Qué es más violento:robar a manos llenas y dejar a las personas sin empleo ,sin cobertura,con recortes o que se utilice un spray?

Saludos

RGAlmazán dijo...

Estoy de acuerdo. Hay que apoyar al 15-M. Van a por ellos como sea. Y nos jugamos mucho.

Salud y República

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails