viernes, 24 de junio de 2011

La iglesia exige morir con dolor


25 de junio de 2011 

No tienen sentimientos. Practican la filosofía del dolor. Nacer con dolor, vivir con dolor y morir con dolor. Ya tienen una nueva Diana contra la que tirar.
La diana es el proyecto de ley sobre la muerte digna. La iglesia católica ya tiene su excusa para lanzar sus hordas contra lo poco digno que el  PSOE va a querer hacer en esta legislatura: el derecho a tener una muerte digna y sin dolor. Y como siempre la iglesia se lanzará a una nueva cruzada de la misma manera que lo hace siempre: faltando a la verdad o diciendo medias verdades que son casi más peligrosas que las mentiras.

Según la conferencia episcopal, el proyecto "podría suponer una legalización encubierta de prácticas eutanásicas". Y ante esa incierta posibilidad lo mejor es que los enfermos terminales se mueran rabiando. Actúan como la Inquisición, niegan la posibilidad de que la ciencia pueda servir para mejorar la calidad de vida de las personas y llegado el momento poder tener una muerte digna sin dolor.  La iglesia viene a decir que en el proyecto de ley se percibe “una concepción de la autonomía de la persona casi absoluta” y por tanto eso puede sobrepasar el límite de no legislar sobre la eutanasia. Pero ¿quien sino la persona es quien puede decidir como debe finalizar su existencia? ¿Por qué la iglesia pretende ponerse por encima de todas las personas y decidir por ellas como debe ser el tránsito hacia la muerte?

De nuevo se pretende prevalecer la imposición de un modo de vida basado en una filosofía religiosa a toda la ciudadanía. Porque con esta ley no se pretende imponer nada a quien no este convencido.  No obliga a ir  en contra de las convicciones morales o religiosas de determinadas personas. Lo único que se pretende es quien así lo desee no tenga una muerte con dolor. La iglesia de nuevo se dedica a tratar de imponer su filosofía de vida  en lugar de orientar a sus fieles sobre cual debe su actitud ante la nueva ley.

La iglesia católica tiene una actitud irracional contra el conjunto de la ciudadanía y a la vez un comportamiento hipócrita ante esa realidad, porque una cosa es hacer política desde los púlpitos y otra cosa, llegado el caso, consentir el sufrimiento de un familiar  ante el transito de la muerte.

La iglesia debería considerar sus posiciones y pensar que las leyes son producto del debate de la sociedad civil y no de la traslación del modo de vida de una confesión religiosa al ordenamiento civil. Pero claro eso es pedir demasiado. La iglesia continúa anclada en el espíritu de la Inquisición.

Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

Marcos dijo...

Es el totalitarismo nacional-cristiano del que muchos renegamos. Cada uno que haga lo que quiera con su vida, no sea que llegue el día en que su despotismo se vuelva contra ellos mismos,
Un saludo progresista de Madrid

walcher dijo...

Pero yo me pregunto ¿a quién interesa lo que opina la secta ultracatólica?. Por mi pueden decir misa (nunca mejor dicho)y con su pan (hostia) se lo coman. Habrá cosas más importantes en la vida, que preocuparse de lo que opinan ciertos popes de las religiones... Pienso que si no hicieramos caso, estas opiniones caerían en saco roto y acabarían olvidandose y muriendose de pena, ellas y sus opinantes... Yo al menos así lo hago, la opinión de la iglesia, de todas las iglesias del mundo me la trae floja...

María dijo...

Cuando se opina o se debate sobre algo es que importa ese algo.
A mí no me importa cómo quieran morir los católicos, pero que nada de nada.
Lo que sí me importa es el dineral que me va a costar la visita de su gurú romano.
¿Sabes que habilitaran en Madrid 800 colegios para usarlos como albergues durante esa visita? Y los hosteleros con dos palmos de narices...

Saludos

Ciberculturalia dijo...

Lo que yo me pregunto es cuantos feligreses secundan los "anatemas" de la Iglesia. No se yo. Por supuesto armará ruido y como consecuencia el gobierno socialista temblará
Besos

RGAlmazán dijo...

Es verdad que pregonan la filosofía del dolor, pero no estoy de acuerdo en que la practican. Ellos seguro que no siguen esas pautas. Lo de sufrir para otros.

Salud y República

Antonio Rodriguez dijo...

Marcos
Tanto estiran la cuerda que al fina puede que se rompa.
walcher
El problema no es solo a quien le preocupa, sino la utiización política que se hace desde la iglesia.
María
A nivel personal me importa un bledo lo que piense la iglesia. El problema es que su opinión refuerza la posicion de la derechona nacional y de la derechona autonómica meapilas y eso si me preocupa porque esos si pueden limitar mi libertad y mis derechos.
Conozco las intenciones de la derecha madrileña de ceder espacios públicos a la iglesia para la realización de proselitismo y que numerosos directores de institutos se han manifestado en contra, apoyados por la Federación de Enseñanza de CC.OO.
Carmen
Yo creo que bien pocos. Conozco casos personales de personas muy meapilas pero en cuanto les ha afectado el tema han recurrido a la sedación para proporcionar una muerte digna a su familiar.
Rafa
Te digo lo que a Carmen.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails