lunes, 28 de diciembre de 2009

Una conquista histórica

Obama no ha podido hacer su reforma sanitaria. No ha conseguido que el Congreso y el Senado americano aprueben la sanidad universal para todos los estadounidenses.


A pesar de ello es una gran conquista para las más de 30 millones de personar que se beneficiarán de la reforma sanitaria. En EE.UU, el país más rico del mundo, la sanidad no es un derecho, es un negocio que copan las aseguradoras medidas y a pesar de que el gasto sanitario es el más elevado del mundo (19,1% de PIB), el doble de la media de los países de la OCDE, 46 millones de persona (el 15,4% de la población) carecen de asistencia sanitaria y las compañías aseguradoras pueden vetar a su antojo la contratación de pólizas por determinadas personas o subir la cuantía de la póliza en caso de enfermedad grave.


El Congreso primero y el Senado después han devaluado las pretensiones de Obama de conseguir la sanidad universal en EE.UU. y ahora tendrán que conjugar sus diferencias para que el proyecto pueda ser enviado a la Casa Blanca y finalmente firmado por Obama. A partir de entonces más de 30 millones de estadounidenses podrán acceder a la sanidad, algo que ahora tienen vetado. No habrá sanidad pública pero todas las personar podrán recibir ayuda pública para contratar un seguro medico, ninguna aseguradora podrá rechazar a un paciente por condiciones médicas preexistentes, ninguna compañía podrá expulsar o subir las cuotas de los asegurados que contraigan una enfermedad grave, ningún norteamericano perderá su seguro al perder su puesto de trabajo, todas las empresas estarán obligadas -vía impuestos o multas- a asegurar a sus trabajadores. No hay opción pública, pero una agencia del Estado se encargará de organizar y ofrecer planes nacionales de cobertura elegidos entre una bolsa de aseguradoras.


Esto que desde la óptica española o europea puede parece un ridículo avance, desde los EE.UU. significa la diferente entre curarse o morirse, o entre arruinarse o morir por un enfermedad. Cuando se tiene la sanidad garantizada aunque existan las listas de espera o deficiencias en el sistema sanitario, el pensar que en pleno siglo XXI ,en el país más poderoso del mundo ,se esté luchando por conseguir el derecho a la sanidad, solo puede producir sonrojo.


Desde el inicio del siglo XIX muchos presidentes demócratas lo intentaron y fracasaron, ahora Obama ha conseguido que 30 millones de los 46 millones de estadounidenses que carecen de cobertura sanitaria, puedan acceder a ella y eso significa un gran avance social, un avance social que va contra uno de los principios de la sociedad americana, el individualismo y el rechazo al sentido social de la economía.


Salud, República y Socialismo.

4 comentarios:

Felipe dijo...

A pesar de que no se consigue una sanidad pública y universal es un gran paso adelante dado los lobbys de las aseguradoras.
Es un primer paso que debe desembocar más pronto que tarde en la sanidad pública y universal.
Lo que no logró Clinton parece que Obama da el primer paso

Saludos

Ciberculturalia dijo...

Efectivamente es un gran paso adelante porque no entiendo que unos ciudadanos que pertenencen al gran imperio del planeta no tengan cobertura sanitaria. Es impensable para nuestra mentalidad. Ojalá Obama, en esto al menos, pueda tener éxito.
Un beso

daalla dijo...

Como dicen los demás, es un gran paso adelante que, aunque no llega a conseguir todo lo que se quería, pone las bases para hacerlo en el futuro.
Salud y República, y feliz año nuevo

severino el sordo dijo...

Le daremos la enhorabuena al señor Obama,no es poco lo que ha conseguido en el paraiso de lo privado,un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails