jueves, 9 de septiembre de 2010

El PSOE recorta mientras los sindicatos calientan la huelga.

Hoy mientras los sindicatos CCOO y UGT reunen a casi 20.000 delegados/as de todo el país, el Gobierno aprueba definitivamente la contrareforma laboral

Hoy el Gobierno con el único apoyo del grupo parlamentario Socialista y la abstención del PNV ha sacado adelante la mayor contrareforma laboral de la democracia española. Ha consumado el acto de rendición ante los mercados y el FMI. El Congreso ha eliminado casi todas las enmiendas propuestas por los grupos parlamentario en el Senado, aunque eso no quita ni un ápice a la regresividad social de la reforma laboral aprobada. Como dice Cándido Méndez da igual que quiten o pongan un punto o una coma, la reforma sigue siendo igual de lexiva para los intereses de los trabajadores ya que recorta derechos fundamentales e incrementa los privilegios de los empresarios y las posibilidades de despido por parte de las empresas. No es  una reforma para crear empleo sino para facilitar el despido.
Y mientras esto ocurría en el Congreso de los diputados, cerca de 20.000 sindicalistas se conjuraban para tratar de conseguir que la huelga del 29 de septiembre sea todo un éxito y obligar al gobierno a que rectifique su política antisocial. Hoy hay mas motivos que ayer para secundar la huelga general. Hacía muchísimo tiempo que no se daba una movilización tan contundente como la de hoy en la Plaza de Vistalegre de Madrid y eso solo demuestra que existe una gran voluntad sindical de concluir con un enorme éxito la convocatoria de la huelga y que, a pesar de lo que digan las encuestas fabricadas por los medios voceros del gobierno, la respuesta sindical está calando entre los trabajadores y entre las capas sociales más desfavorecidas de la sociedad.
Quedan 20 días para la huelga general, 20 días en que los sindicatos con sus dirigentes a la cabeza de la movilizacion van a patear los centros de trabajo, las calles y las de las ciudades tratando de convencer a los trabajadores y trabajadoras y al conjunto de la ciudadanía de que esta reforma se puede parar, pero para ello es necesario un gran respuesta obrera y ciudadana el próximo día 29. Pero esa movilizacion se tiene que amplificar, cada ciudadano tiene que ser una caja de resonancia que haga divulgar la necesidad de cambiar lo que el Parlamento hay ha aprobado. Todos los que estamos convencidos de la necesidad y justeza de esta huelga debemos de poner nuestro grano de arena para intentar que la huelga general sea un éxito. Es mucho lo que nos jugamos en el embite.
Les dejo por su interés este artículo de Rodolfo Benito,  Secretario Confederal de Estudios y Presidente de la Fundación 1º de Mayo,  publicado hace unos días en Nueva Tribuna, "29 de septiembre: Una respuesta social y democrática"
Salud, República y Socialismo.

6 comentarios:

angelsmcastells dijo...

Querido Antonio, te he linkado en mi post de esta tarde. Un abrazo!

ana dijo...

a veces el gobierno no es quien tiene la última palabra. Suerte.

Felipe dijo...

Y este gobierno se sigue llamando de izquierda?

¡a la calle que ya es hora....!

Saludos

Ciberculturalia dijo...

El gobierno sigue incorregible y nos lo ha puesto en bandeja de plata para que nos lancemos a la calle en protesta contra su reforma laboral.

Besos

RGAlmazán dijo...

Este gobierno podría perfectamente ser del PP y no se notaría. Una huelga más que justificada. Hay que apuntalar las bases para que no falle.

Salud y República

Lia dijo...

Wenas!! Muy interesante el informe. Opino igual que Felipe, esto no es un gobierno de izquierdas, está recortando los derechos de los trabajadores.
Saludos!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails