miércoles, 17 de septiembre de 2008

Inmigrantes cobrando el paro ¡Que horror!

Lo dije pero no quería decirlo. Se han interpretado mal mis palabras. Solo quería evidenciar lo mal que esta afrontando la crisis Zapatero. Rajoy ha sido pillado en su propia estrategia de descalificación continua de las políticas del Gobierno.

A veces uno dice cosas que no son políticamente correctas y que en otro momento o ámbito no habrían sido dichas, pero a pesar de ello esas palabras siempre reflejan el sentido profundo que cada uno tiene de la realidad cotidiana. Y luego no vale decir “Donde dije digo, digo diego” porque muchas veces la excusa no dejar ver sino la cruda realidad.

Para Rajoy y el Partido Popular la inmigración es un problema de xenofobia, y por eso dicen lo que dicen. Cuando se piensa en voz alta que 180.000 inmigrantes están cobrando el paro, se está pensado, en realidad, que hay 180.000 españoles que dejan de percibir ayudas, o que ese dinero se podría invertir en solucionar problemas “nacionales”. No se piensa que esos 180.000 inmigrantes son personas que tienen sus papeles de residencia en regla, sus contratos de trabajo en regla, que han cotizado a Hacienda y a la Seguridad Social al igual que el resto de los españoles y que en definitiva han contribuido a la creación de riqueza, al incremento del PIB nacional y a posibilitar que el futuro de las pensiones de los españoles sea más seguro de lo que era con anterioridad. Eso es en lo que debería pensar el P.P. y sus máximos dirigentes y no que esos parados son consecuencias de la dejación de funciones del PSOE en la lucha contra la actual crisis económica. En todo caso la responsabilidad del PSOE sería de otra índole, pero no de esa.

No todo puede valer en política. Sobre todo si para conseguir rédito electoral se aviva la llama de la xenofobia y el enfrentamiento racial. Las consecuencias de esos métodos políticos los tenemos en el pasado reciente.

Y si este aspecto de las palabras de Rajoy pueden ser objeto de interpretación, no lo son las que a continuación realizo sobre los jornaleros andaluces que se van a la vendimia francesa a trabajar. En primer lugar porque este fenómeno no es nuevo ni reciente. Este fenómeno se pierde en la noche de los tiempos. Sabe el Sr. Rajoy que el fenómeno de la inmigración temporal y periódica de los jornaleros españoles ha sido un fenómeno que ha sucedido desde la posguerra y que ningún gobierno, incluso los de la democracia lo han impedido ni han creado las condiciones para erradicar el mismo. Por lo que no es de recibo acusar a este gobierno de hacer lo mismo que hizo Aznar en sus ocho años de mandato.

Y ¿Por qué los jornaleros andaluces o de otras nacionalidades se van a Francia a trabajar en lugar de hacerlo en su país, cuando aquí hay demanda de trabajo en la agricultura? Por una simple razón, un jornalero español en la vendimia francesa tiene unos salarios y unas condiciones de trabajo que aquí son imposibles de pensar, lo que hace que en la mayoría de los casos los españoles rechacen las ofertas de trabajo miserables y solo sean los inmigrantes, legales o no, los que por necesidad acepten esas ofertas de trabajo que los tercermundistas empresarios españoles ofrecen.

Debería pensar más Rajoy en por que se dan esas condiciones, ¿no será por los decretazos, reformas laborales impuestas y congelaciones salariales forzadas durante los gobierno populares de Aznar?

Estas son las cosas sobre las que debería reflexionar Rajoy y no en seguir usando la mentira y la xenofobia como arma política para conseguir beneficio electoral.

Salud, República y Socialismo.

5 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Poco puedo añadir, sólo que estoy totalmente de acuerdo con su entrada, D. Antonio. Y para Super-Rajoy: Por la boca muere el pez.

Salud y República

fritus dijo...

Probablemente, los vendimiadores van a Francia porque en ese país a la legislación laboral y las condiciones de todo tipo, salariales, de estancia, de jornada, etc...son mucho más favorable al trabajador, cosa que el Pp nunca ha deseado para España.

Por otra parte, esto va en la línea de las recientes declaraciónes de Arias Cañete sobre las mamografías de las inmigrantes o sobre ese extinto camarero (mítico) de "pura" raza ibérica que hacía veinte tostadas diferentes a la vez ( para llenar la inmensa cintura talla XXL ed Arias Cañete se necesitan camareros así, al fin y al cabo, la derecha española, es en gran parte...barriga). Pues eso, que a mucha gente le encanta ver a los inmigrantes haciendo encofrados en la obra, pero no soportan verlos en la sala de espera del ambulatorio.

Quizás algún día la gente se convenza de que la inmigración no es un problema, sino que es una solución.

Un abrazo.

SELMA dijo...

PPoPPulismo en estado puro... ni más ni menos...

De paso recordar que nuestras pensiones las pagaran los que cotizan y no son todos españolitos...

Un beso Antonio.

Libertad Martínez dijo...

Absolutamente de acuerdo Antonio y más con la frase de "fritus" donde dice que a mucha gente le encanta ver a los inmigrantes encofrando, pero no soportan verlos en la sala de espera del ambulatorio.
Es la doble moral, la de los explotamos hasta el máximo, pero les apaleamos porque no son de los nuestros.

Euphorbia dijo...

Como bien dices, si están legalizados y han cotizado a la SS tienen el mismo derecho que cualquier a cobrar el paro, a ir al ambulatorio o a entrar en una escuela pública, faltaría más.
Rajoy dice lo que muchos quieren oír, va haciendo caldo para cuando empiecen a llegar épocas de votación.
Un saludo (creo que ahora mi falta de tiempo libre sólo me permitirá visitas de fin de semana)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails