lunes, 16 de abril de 2012

Abdicación no es la solución. Quiero decidir

La monarquía se está poniendo en cuestión. Son sus propios miembros, con sus acciones, los que están haciendo que día a día la institución monárquica tenga menos respaldo popular.

La actitud del Borbón de abandonar el país para irse a asesinar elefantes durante la semana pasada, ha colmado el vaso.  A cualquier presidente de gobierno de un país democrático que hubiera realizado esta acción, le hubiera costado el puesto. Es un hecho muy grave abandonar el país sin comunicarlo al gobierno de turno. Eso es en realidad lo que ha ocurrido, aunque ahora pretenda el P.P. camuflarlo y el PSOE restarle importancia.

El-rey-de-caza Hay algunas cosas oscuras en este suceso, la primera la ocultación del viaje. El jefe del estado no es una persona privada, es un personaje público que vive del dinero de los contribuyentes y que su vida privada queda o debería quedar muy limitada en función de su cargo. Es la propia  definición de la monarquía lo que le hace propensa a determinadas arbitrariedades y por supuesto la permisibilidad y sumisión de los grandes partidos monárquicos, P.P. y PSOE que no cuestionan ni la monarquía ni el estatus actual de la misma. ¿Acaso en cualquier país democrático el jefe del estado tiene inmunidad judicial y falta de control de sus actividades y de sus gastos?

El segundo elemento oscuro es el coste del viaje, estimado entre 40.000 y 60.000 euros. Si lo ha pagado él, es una indecencia que mientras millones de españoles lo están pasando muy mal  el Borbón se gaste esa cantidad de dinero en una excursión para asesinar elefantes. Y si no lo ha pagado él, mas grave aún porque ese tipo de regalos no se ofrece de gratis. Siempre es a cambio de algo

Como decía, los partidos monárquicos justifican o callan sobre estos hechos, cuando en la calle está habiendo una gran rechazo ante este comportamiento. Solo IU  ha levantado la voz para exigir las responsabilidades pertinentes y que se legisle para aplicar un control más estricto hacia la casa real. Y desde algún sector del PSOE, como Tomás Gómez, se pide que el Borbón elija entre “las servidumbres de las responsabilidades públicas o la abdicación”.

La abdicación no es la solución, porque no hay la más mínima garantía de que estas situaciones no se repitan en la persona del sucesor. Y sobre todo porque tenemos derecho a decidir. A decidir sobre el modelo de estado. A decidir si además de con un jefe de estado, los españoles queremos cargar con toda su familia. A decidir si queremos un modelo basado en la herencia genética o en el sufragio universal.  A decidir si queremos un jefe de estado con carácter de temporalidad u otro de carácter vitalicio y hereditario. Porque la temporalizad de un cargo electo autolimita la tendencia a los excesos,  porque se tiene que rendir cuentas ante el Parlamento y ante la ley; mientras el  carácter vitalicio propia los desmanes, la soberbia y que  creerse estar por encima de los demás y al margen de la ley y el control parlamentario.

Que no nos dejen engañar. Los defectos de la monarquía  no se solucionan con la abdicación de un monarca deshonesto, sino cambiando el modelo de estado por uno electivo, control de las instituciones democráticas y sujeto al imperio de la ley, al igual que cualquier otro ciudadano.

Salud, República y Socialismo.

5 comentarios:

Felipe dijo...

Yo no voté la Constitución del 78 porque en el paquete iba la figura del Borbón.Quiero decidir con mi voto Monarquía o República.Lo demás son cuentos chinos de políticos apesebrados.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Que vaya abdicando, que el siguiente, por lo que le he visto decir hasta ahora, se ahorca solo...

METAL dijo...

Los borbones lo llevan en la sangre, esa que han mezclado poco y les hace ser como son ( y encima les dejan manejar armas para que tengan accidentes).
Comparto el comentario, que abdique el carcamal elefantoide que su hijo no vale ni su peso en mierda.

RGAlmazán dijo...

El dilema es Monarquía o República y no abdicación. Con Juan Carlos ha de acabar la Monarquía, porque España no es monárquica, en todo caso hay muchos junacarlistas. Es el momento del desprestigio del rey.

Salud y República

ana dijo...

Lo que hace falta es pedir voto a los ciudadanos para decidir si queremos un rey impuesto y que además no necesitamos para nada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails