lunes, 8 de febrero de 2010

Quintacolumnista

No lo podía creer cuando navegaba por el diario Publico en Internet, pensaba que era un titular sensacionalista, cuando leí la noticia, la perplejidad se transformó en rabia.

fidalgoEl titular decía lo siguiente: Fidalgo: "Retrasar la jubilación es de sentido común". Tremendo, verdad. Pero es mucho mas tremendo lo que afirma el ex secretario general de CC.OO. Según Fidalgo la propuesta del Gobierno está "motivada" y considera que presionar contra la solución de un problema "que ve todo el mundo", como van a hacer los sindicatos, "no estará bien visto". Debe considerar Fidalgo que su reino ya no es de este mundo y que por tanto ese 80% de la ciudadanía que está en contra de la subida de la edad de la jubilación o no existen o no cuentan porque no tienen la sabiduría que da el haber sido durante ocho años el secretario general del primer sindicato del país.

Para Fidalgo alargar el periodo de calculo de las pensiones más allá de los actuales 15 años tendría un impacto "mínimo" sobre la expectativa de las pensiones. "Va a haber una tendencia progresiva a ampliar la base de cálculo a toda la vida laboral", dice.  Claro que la patronal, la banca, las aseguradoras y la derecha política del país están de acuerdo con esa posición,  que las pensiones se degraden cada día un poco más para que así el ya escaso ahorro familiar se tenga que invertir en pensiones privadas para poder garantizar un mínima digna pensión, pero esa no debe ser la posición de un sindicalista. La posición de un sindicalista debe ser la de proponer y defender alternativas que permitan mantener e incrementar los derechos de los trabajadores y no justificar las posiciones de quienes pretenden degradar la ya degradada situación laboral de los más desfavorecidos.

Y alternativas haberlas ahílas, lo que debe pasar es que Fidalgo ya no lee siquiera lo documentos y propuestas que elabora la secretaria de Seguridad Social y Previsión Social Complementaria de su propio sindicato o no escucha siquiera las opiniones del responsable de esa secretaría, Carlo Bravo, y que reproduzco a continuación:

“La propuesta que el Gobierno ha remitido a la Comisión del Pacto de Toledo y a la mesa de diálogo social de retrasar la edad legal de jubilación cuenta con el rechazo inequívoco de CC.OO. La edad media de jubilación se viene retrasando de manera efectiva, alcanzando los 63,8 años en el conjunto del sistema y los 63,2 en el Régimen General, aproximándose a la e dad legal de acceso a la jubilación a los 65 años. C C OO, que lleva muchos años estudiando la evolución del sistema público de pensiones, cree que existen medidas y margen de actuación adecuados para seguir avanzando en esa aproximación, de manera efectiva y voluntaria, reforzando e incrementando los incentivos hoy existentes para que aquellas personas que lo deseen o precisen retrasar la edad de jubilación. Por ello, rechazamos la propuesta del Gobierno a través de medidas imperativas de retraso de la edad legal de jubilación hasta los 67 años”

Yo espero que esto solo sea una opinión personal de Fidalgo y que el resto de sus compañeros de candidatura se sientan comprometidos con los intereses de los trabajadores  y defiendan sin fisuras la posición oficial del sindicato que no es otra que luchar por una jubilación digna para todos los trabajadores.

Tanto va el cántaro a la fuente de FAES que termina rompiéndose.

Salud, República y Socialismo.

14 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Que también se debería titular "De las amistades peligrosas"... Ya lo hacía cuando estaba en activo porque su simpatía a la par que amistad con Aznar tampoco era entendible.
Malo está que lo piense pero aún peor que lo diga. Que diga más o menos que luchar por los intereses de los trabajadores "no estará bien visto"

Sí, yo también me quedé perpleja.
Un beso

m.eugènia creus-piqué dijo...

Este señor no me cayó bien nunca y no se porque,tampoco sabía que era amigo de Aznar porque seguro me hubiera caído peor. Ahora dice el gobierno que no se supieron explicar bien y es que hoy digo digo y mañana digo Diego.

pena dijo...

No quiero ser desagradable, los sindicatos y sus representantes hace mucho tiempo que perdieron su esencia, la defensa de los trabajadores de verdad. Ahora defienden lo indefendible, muchas veces sus afiliados no son el mejor ejemplo de trabajador responsable y desde luego sus privilegios de liberados me sonrojan. Seguro que él tendrá una muy buena jubilación. Saludos.

RGAlmazán dijo...

Este muchacho prometía y se le veía venir. Le costó la secretaría de CCOO y ahora ya se ha pasado totalmente al enemigo. Así es que, no nos debe preocupar lo que diga, no es de los nuestros. Menos mal que no ganó la elecciones.

Salud y República

Anónimo dijo...

Por algo lo tiene Carlos Herrera en nomina..creo que este trepa esta buscando su sitio en el Psoe como el otro traidor Antonio Gutierrez

Miguel Alvarez dijo...

En mi opinión, lo de Fidalgo es lo normal, eso es lo que siempre suele ocurrir en un tanto por ciento muy elevado.

Corresponde al perfil del "profesional" eso ha ocurrido y ocurre con la inmensa mayoría de los sindicalistas que se proyectan hacia la política o hacia el mundo de la empresa. Ejemplos hay a cientos. He visto sindicalistas aguerridos, luchadores, en una palabra "clase-clase" que de la noche a la mañana cambiaron el vaquero o la pana por el terno gris y pasaron a la empresa , la misma u otra y desde aquí ser lo más...

Fidalgo, como otros muchos, tiene nostalgia del ir y el venir, no se trata de la FAES, que va¡ eso formaba parte de lo habitual. No hay ideología, no hay razonamiento, se trata de ofrecer lo que otros quieren oir.

Para eso esta el PSOE para recogerlos en su listas, seguro que lo hará, forma parte de una tradición muy acrisolada del PSOE, recoger todo lo que sale de IU y de CCOO.

Lo de Fidalgo equivale a decir: " Vale aquí estoy, para lo que dispongáis"

Saludos,

severino el sordo dijo...

Quizas tenga razón ese viejo dicho del que se ajunta con cojos cojea,tanto dialogo social y reuniones con los patronos,nose,no se.
Saludos.

Grândola dijo...

Lo que yo pensé, compañero, es que menos mal que nos lo hemos quitado de encima, a él y al que pilló cacho en el Real Madrid, entre otros.

Y sí, nos conocemos de la Separata, yo militaba en la Sección hermana a la tuya por ser del mismo grupo. Digo militaba porque lo dejé hace tres años, aproximadamente, aunque llevo la bandera de las comisiones siempre conmigo.

Fue una grata sorprensa verte por estos lares.


Salud y República.

Felipe dijo...

Digo como Rafa:no nos debe preocupar este tipo

¡NO ES DE LOS NUESTROS!

¡Ni puto caso!

Un abrazo

Antonio Rodriguez dijo...

Carmen
Cuando uno pierde un congreso, lo más normal es que se quede en un segundo plano y no ponga chinitas en el camino, sobre todo cuando su actividad sindical es casi nula. Lo que no es entendible que aparezca en el momento menos oportuno y empujando al lado contrario.
Geni
Yo no digo que tenga amistad con Aznar, pero lo que es cierto que ha participado en ocasiones en la fundación que preside.
Pena
Creo que tienes conceptos equivocados, porque generalizas. La generalidad de los liberados son personas que trabajan por mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, aunque en todos sitios haya quien no merezca el sitio que ocupa. Y te equivocas también con respecto a la jubilación de Fidalgo, ya que la suya será la que corresponde a un medico de la Seguridad Social, profesión que aparcó para dedicarse al sindicalismo. Otros se dedicaron a ganar mucho dinero con la medicina privada.
Rafa
Ya sabes que soy como santo Tomás, un incrédulo, Y políticamente Fidalgo tiene derecho a estar donde le venga en gana, por tanto mientras siga en CC.OO. seguirá siendo de los nuestros, aunque no de nuestra cuerda, y barbaridades como las que ha dicho se deben decir en los órganos a los que pertenece y no darle carnaza a la prensa y a la derecha. Yo tampoco le apoyé en el congreso y veo que el tiempo me ha dado la razón.
Miguel
No lo se si es cuestión de hacer meritos pero si es así, me parece que es acabar un periodo de su vida de muy mala manera, porque cuando se ha llegado a lo más alto de una organización lo mejor es irse como un caballero, de esa manera obtendría el respeto de todos, de la otra no.
Severino
Por esa regla de tres, los que negocian con ETA para conseguir el abandono del terrorismo ¿serían terroristas? Marcelino Camacho y Nicolás Redondo negociaron muchísimo con la patronal y los gobiernos de Suárez y han seguido manteniendo su espíritu revolucionario. Son las personas, unas mantienen su ideología y sus convicciones contra viento y marea y otros son más sensibles a los cantos de sirena del capitalismo.
Grândola
Bueno, creo que visto lo visto con Fidalgo y Josele, los que no los apoyábamos vemos que el cambio ha sido a mejor.
No se las razones por las que te fuiste, pero yo creo que a pesar de sus defectos CC.OO. siegue siendo el mejor sitio desde donde defender los derechos de los trabajadores. Y yo desde esta trinchera seguiré criticando y defendiendo las Comisiones Obreras que tanto esfuerzo nos costó crear.
Felipe
Si nos debe preocupar, porque mientras siga donde está puede ser utilizado por la prensa, la derecha y el PSOE para sus intereses bastardos.
Salud, República y Socialismo

Francis Ubierna dijo...

No creo que sea una cuestión de derechos sino de sensatez y coherencia. Concurren dos vertientes, dos interrogantes que requieren respuestas diferentes.



1 ¿Hay necesidad de trabajar más en una economía, la española, que tiene un mercado determinado, y bastante condicionado, y con más de 4 millones de parados? No, evidentemente. De eso no se trata.



2 ¿Existen problemas a medio y largo plazo de financiación de las pensiones con el actual marco? Si, salvo que se analice el tema con la cabeza del avestruz.



La madre, el núcleo, de esos problemas radica en dos factores: a) la esperanza de vida crece progresivamente; y b) las pensiones se financian por cotizaciones en relación con los costes salariales y éstos, respecto al conjunto de los costes de la producción, disminuyen también progresivamente. Afortunadamente, cada vez se produce más con menos trabajadores.



Ese doble efecto abre una brecha económica que únicamente puede derivar en un déficit, que a partir de serlo sería cada vez mayor y por ello insoportable dentro y por el actual marco del sistema de pensiones públicas.



No parece que pueda cambiarse dicha perspectiva económica si no se cambia la fuente de financiación o si, manteniéndola, no se aumenta considerablemente, y de manera constante y progresiva, el número de empleados y por consiguiente de cotizantes. No es realista pensar que esto último pueda conseguirse dentro del horizonte previsible de evolución de nuestra economía y las de los demás países occidentales. Así que alargar obligatoriamente la edad de jubilación, en estas circunstancias, el principal efecto que conllevaría sería el de: mayor tasa de ocupación entre personas mayores de 60 años y menor entre las de menos de 35 años. Vaya negocio para la integración laboral y social de los jóvenes.



Sólo cabe, mirando al futuro con un cierto rigor, dejar de financiar las pensiones con cotizaciones sobre los costes de personal (salarios) y pasar hacerlo con contribuciones (impuesto social) sobre la producción, sobre los ingresos totales de las empresas y, en su caso, de todos los ciudadanos.



El cómo hacer ese cambio de financiación, los mecanismos de seguridad económica y de solidaridad social dentro de un sistema universal y público de pensiones, las condiciones para la percepción de tales pensiones, periodo de transición de uno a otro sistema y demás aspectos concurrentes, tendrían que ser objeto de estudios profundos, de propuestas y debate en la sociedad, de negociación por los agentes sociales y de consideración y plasmación legal por las instituciones políticas del Estado.



Otro tanto de lo mismo puede decirse del trabajo y su reparto, para lo que sería conveniente partir de dos conceptos básicos, uno: el carácter social del reparto se beneficia mucho más con el aumento del producto (tarta) que con el del trabajo (esfuerzo), obvio; y otro: el trabajo es, o debiera de ser, un factor social más contributivo que ocupacional.



Los sindicatos y las fuerzas políticas de izquierda harían bien en plantear esas cuestiones de una forma decidida y con una perspectiva amplia. Lo otro, el corto plazo, el salir de las dificultades “como sea” y después ya veremos, y más aún actuar así en una situación de crisis como la que estamos, es apostar a ceder por ceder. En definitiva, parchear en el ojo propio.


Francisco Ubierna

Antonio Rodriguez dijo...

Paco
Muy interesante tu reflexión. Porque si se aflorase la economía sumergida, que en este país llega a más del 20% del PIB, las arcas de las pensiones estarían en mejor situación.
Y si las pensiones es uno de los pilares del estado del bienestar, sería razonable que su deficit se cubriera a través de los presupuestos del estado via de un impuesto especial.
Soluciones hay muchas y la última de todas sería la que propone el PSOE.
Salud, República y Socialismo

daalla dijo...

Le parece al amigo Mariano que ha descubieto América. Para ese viaje no se necesitan alforjas. Además ya lo hizo Aznar (lo de congelarnos a los funcionarios) vía decretazo.Siempre la demagogia, antes de abordar las verdaderas causas de la crísis. Pero claro, no se va a meter con sus amigos...
Saludos

CONCHA dijo...

Bueno!!!!!!! da gusto entrar, aunque no pueda hacerlo tan a menudo como me gustaría, ¡¡vaya amigos que tengo!!!! sois la joya de mi vida, vuestras opiniones y vuestroa análisis son mi razón, gracias, seguir así y no cambies nunca ¡¡¡O CAMBIEMOS TODOS JUNTOS!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails