viernes, 9 de mayo de 2008

Privatizar las guerras

La guerra de Irak cada día que pasa da nuevas y escalofriantes novedades. Hace unos días leía en El País un titular que decía: "EE UU no podría seguir en Irak sin las empresas de mercenarios".
Esto viene, en primer lugar, a reafirmar que a pesar de los miles de soldados metidos en esa guerra y los billones de dólares gastados hasta hoy, los EE.UU. son incapaces de dar una salida al desaguisado que ellos empezaron hace ya más de cinco años; y en segundo lugar el preocupante giro que están dando la guerras en las que se meten los USA con la implicación cada vez más de los soldados de fortuna o mercenario, en las mismas.

El titular viene a cuento de la presentación de un libro, en Madrid, titulado “Blackwater. "El auge del ejército mercenario más poderoso del mundo”, escrito por el periodista Jeremy Scahil.

Las conclusiones a las que llega el citado periodista son aterradoras, desde informar que son más de 170 las empresas de mercenarios que trabajan en Irak, hasta afirmar que: “Sin estos mercenarios, EE UU no podría continuar con la ocupación“. Esta política de implicar a los mercenarios en las guerras dándoles cartas de legalidad, es una de las apuestas del mandato de Bush en la Casa Blanca, Donald Rumsfeld y Dick Cheney, que puede traer unas consecuencias terroríficas, y que no son otras que hacer de la guerra un negocio.

Y como tal negocio sus acciones militares se escaparían del control democrático que tienen los ejércitos. Si ya de vez en cuando salen a la luz abusos cometidos por los ejércitos en sus acciones militares, ¿que atrocidades no estarán cometiendo los ejércitos mercenarios para conseguir sus objetivos?, si su lógica, además de la violencia mas refinada, es la del beneficio. Son ya demasiados lo casos en los que estos mercenarios -se acuerdan de los Blackwater- son cogidos con las manos en la masa por cometer violaciones de los derechos humanos, así como asesinatos entre la población civil.

Si esto se generalizara, y no me extrañaría si en la Casa Blanca permanecieran individuos de la calaña de George Bush, las guerras las harían los elementos mas indeseables y peligrosos de cada país. Como afirma Jeremy Scahil: "Los países ricos pueden reclutar a pobres de todo el mundo y utilizarlos como carne de cañón para conquistar naciones débiles". Como ejemplo Blackwater contrata a lo mejor de cada casa, desde chilenos torturadores vinculados a la dictadura chilena, hasta sudafricanos especializados en el apartheid, pasando por los peores elementos de las últimas guerras de los Balcanes. Para terminarlo de arreglar el autor afirma que una victoria de los demócratas no cambiaría la situación, dado que “esta industria cuenta con apoyo bipartidista”, es decir de republicanos y demócratas. Es que la guerra más que una medio indigno de solucionar los problemas, es un signo de identidad entre los dirigentes yanquis.

Pues con esta perspectiva la verdad es que se queda uno con el alma en un puño, al pensar los muchos marginados de la sociedad del tercer mundo que podrían servir de carne de cañón, para los intereses bastardos de dirigentes sin escrúpulo. Además, seguro que los yanquis lo venderían a sus electores como una panacea, porque ellos pondrían el dinero y los muertos los demás. Se trataría solamente de ver quien mata más rápido y más barato. Y la industria armamentística frotándose las manos, y repartiendo dólares a espuertas a los candidatos que más guerras les garanticen.


Salud, República y Socialismo.

5 comentarios:

fritus dijo...

Joder con los "cristianos renacidos"...hasta para esto prefieren lo privado a lo público.

Oí la historia del elevado número de mercenarios, al poco de empezar la guerra...me pareció acojonante. De hecho, si se analiza fríamente....tiene cierta lógica interna ( escalofriante y mortífera lógica, que no justificación moral)teniendo en cuenta que esta guerra tan sólo obedece a los intereses del lobby petrolero de los U.S.A. Son sicarios para perpetuar un estado de coerción y terror. A calzón quitado, para que disimular...

Cosas como esta , vistas desde la perspectiva de un mundo árabe humillado, no justifican pero sí explican el auge del fundamentalismo.

Salud, Antonio.

Selma dijo...

Y si ya sabemos de lo que son "capaces" los soldados regulares Yankees, imaginemos las "hazañas" de mercenarios de todo pelaje, da escalofrios sólo con pensarlo...


Un beso Antonio.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Mercenarios, un negocio como otro cualquiera que mueve mucho dinero, gente sín escrúpulos que les contrata y gente sín escrúpulos que es contratada, que vergüenza !Los Usa ya no saben que, ni como , ni cuando hacer con Irak,se les ha ido de las manos, gran metedura de pata que todavía no quieren admitir.

Antonio Rodriguez dijo...

Daniel
Efectivamente las atrocidades de unos traen las venganzas de otros.
Selma
Y ademas con carta blanca y derecho a botín y al saqueo.
Mª Eugenia
Pero no nos equivoquemos si no existiera gente que los contratara, este negocio no existiría.
Salud, República y Socialismo

Anónimo dijo...

Hola, Por si quieres ampliar información al respecto:

Te invito a que veas la entrevista que Mara Torres les ha hecho en La 2 Noticias a Jeremy Scahill. En nuestra página tienes el vídeo (es la segunda mirada), y si te apetece comentar, opinar... no dudes en utilizar allí tb los comentarios.

Vídeo de la entevista a Jeremy Scahill, autor del libro "Blackwater. El auge del ejército mercenario más poderoso del mundo"
en La 2 Noticias


Saludos,

Mara Torres Página no oficial (Labana blog)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails