miércoles, 18 de noviembre de 2015

Reflexiones después de la barbarie

El día después de la barbarie yihadista de París hay que pensar en que respuesta hay que dar al terrorismo, porque no se puede permitir que los asesinos de DAESH continúen matando personas impunemente.

Ya se que la respuesta de muchos a este anuncio es que si DAESH asesina, otros matan en Siria y otros lugares. Pero, equivocado o no, pienso que hay un elemento diferenciado, los de DAESH son simplemente asesinos que matan simplemente por no ser como ellos son. La de París puede ser considerado como un acto de venganza por la participación de Francia en la guerra de Siria, pero no olvidemos que DAESH asesina por ser infiel, por ser mujer, por no ser tan fundamentalista religioso como ellos, por ser homosexual, lesbiana o transexual, en definitiva por no ser como ellos son.

Se dice que solo con más democracia se podrá ganar a DAESH y que las acciones armadas no solucionarían el problema o como dice Alberto Garzón "Al terrorismo le hace más daño un juicio que un bombardeo". Yo creo que eso es pecar de candidez. Porque quien no cree en la democracia y desprecia los derechos humanos, de poco vale tratar inculcarle principios democráticos y el respeto de los derechos humanos.  Tampoco creo que el juicio por los atentados del 11M en Madrid o el 11S de la Torres Gemelas hayan servido para frenar el incremento del terrorismo que trajeron las invasiones de Afganistán o de Irak.

En mi opinión hay que tomar medidas de más democracia y medidas políticas, sin que la seguridad sea a costa de recortar la libertad, pero también hay que llevar a cabo acciones armadas en la lucha contra el terrorismo de DAES. Porque yo creo que la situación del terrorismo de DAESH no es comparable a la situación que justificaron las invasiones de Afganistán e Irak. Lo de Afganistán fue una acción de represalia por los atentados contra  las Torres Gemelas. A los Estados Unidos le importaba un bledo la situación de los derechos humanos en ese país, dado que fueron ellos los que armaron, entrenaron y financiaron a los talibanes para echar del poder al gobierno prosovietico existente. La segunda guerra de Irak, como ya hoy se reconoce, se basó en una mentira, cuando solo había intereses económicos y políticos. Hoy esos dos estados, sobre todo Irak, son estados fallidos donde el terrorismo campa a sus anchas. Antes, esos dos estados tenían una estructura política y organizativa estable, se estuviera o no de acuerdo con ellos. Y eso es otro de los elementos diferenciadores con DAESH. Por último los del DAESH no son combatientes, si no simplemente fanáticos terroristas que pretenden imponer un estado de terror allí donde se instalan.

Es cierto, hay que llevar la democracia a esos lugares donde hoy DAEH impone su terror. Hay que que tratar de eliminar las desigualdades sociales que existen en esos lugares y buscar la integración y eliminar las desigualdades entre la población migrante en Europa. Hay que incrementar la eficacia policial para prevenir al máximo posibles atentados y llevar a juicio a los que cometan atentados. Pero solo con eso no se eliminará el terrorismo de DAESH. Porque eso, si se consigue, no se hará de la noche a la mañana, llevaría años en lograrlo. Y mientras tanto ¿qué?.

Mientras tanto, ¿vamos a seguir contemplando impasibles como en Siria, Irak o Nigeria se asesina al infiel o al que no comparte el islam como estos fanáticos lo piensan? ¿Se va a seguir permitiendo que las mujeres sean consideradas como simples mercancías a las que se las viola, y se venden o se asesinan después de usarlas como objetos sexuales? ¿Se va a seguir permitiendo que sigan raptando niñas para venderlas luego como esclavas sexuales? ¿Se va a seguir permitiendo como se asesine impunemente a homosexuales, lesbianas y transexuales? ¿Se va a seguir mirando hacia otro lado mientras se pisotean los más elementales derechos humanos? ¿ Se va a seguir permitiendo que degüellen o quemen vivos a los rehenes? ¿O se va a permitir que estos fanáticos asesinos sigan cometiendo sus atroces barbaridades? Porque todas esas barbaridades hace tiempo que se deberían haber tratado de eliminar.

Si se piensa que esas atrocidades no se pueden seguir permitiendo, entonces habrá que actuar. No solo con medidas democráticas, de integración, de eliminación de las desigualdades, políticas, policiales, si no también con medidas de lucha armada. Porque ¿que se puede negociar con quien no cree en la democracia ni en los derechos humanos? ¿Somos tan cándidos como para pensar que quienes son tan solo unos fanáticos asesinos estarían dispuestos a negociar su transformación?

Y por supuesto, entre otras medidas, hay que cortar las vías de aprovisionamiento y de financiación del DAESH, perseguir y desenmascarar a los países que los financian, apoyar a los que luchan contra ellos como los pesmergas kurdos y hacerle saber a Turkia que el enemigo no son los permegas kurdos si no los terroristas del DAESH, hay que organizar y entrenar a combatientes árabes de los países en conflicto para que combatan con eficacia a DAESH y dejar de vender armas a los países que los financia como Arabia Saudí.

Estoy convencido de que solo con la lucha armadas no se soluciona el problema porque genera otros problemas. Sobre todo si se hace sin objetivos claros y de manera indiscriminada creando victimas civiles. Pero solo con medidas policiales y políticas tampoco.

Salud, República y Socialismo

2 comentarios:

María dijo...

No sé.
He empezado este comentario y se me han agolpado las ideas. No es que ya esté chocheando, me queda poco, pero es que tengo ideas muy contradictorias.
Si a mí me hubiera tocado de cerca la muerte por el simple hecho de asesinar (por la fe o por lo que sea) creo que mi deseo de venganza me llevaría a matar por mí misma.
Como, afortunadamente, no ha sido así, mis pensamientos van hacia el poder que sustenta el mundo, el mismo poder que ha creado estos monstruos y que si quisieran los quitarían de en medio en un plis-plás.
En fin...

Antonio Rodriguez dijo...

Efectivamente los que han creado estos monstruos son los que se inventaron falsas justificaciones para hacer guerras innecesarias e injustas. De aquellos polvos vienen estos lodos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails