miércoles, 14 de enero de 2015

Rajoy se redescubre a si mismo

Cuando a Mariano Rajoy se le escuchan ciertas proclamas, lo menos grave que uno puede pensar de él es que ha perdido la memoria o que tiene un alzheimer prematuro o que simplemente es un farsante. Yo me quedo con esto último porque toda su vida política se reduce a una farsa.

Mariano Rajoy es un farsante. Llegó al poder con un gran mentira, ha gobernado estos tres negros años a base de mentiras y perderá el poder queriéndonos convencer de otra gran mentira, la del fin de la crisis y la recuperación económica. Por eso ahora que le empieza ver las orejas al lobo, no tiene el menor pudor en utilizar la táctica del miedo para desacreditar a sus rivales políticos. Pero en realidad lo único que esta haciendo en ponerse en evidencia. 

Mariano se ha ido de campaña electoral a Grecia a apoyar al candidato de la derecha Samaras. Ese candidato, que al igual que Rajoy en España, es el responsable de haber llevado a la miseria a cientos de miles de griegos con la sumisión a la Troika y la imposición de graves recortes económicos y sociales a los griegos. No le arriendo las ganancia a Samaras por el apoyo de Rajoy, lo único que puede cosechar es un aumento del descrédito político que ya tiene. Con aliados como Rajoy, Samaras no necesita enemigos.

Pues bien Rajoy se presenta en Grecia y para atacar y descalificar al líder de Syriza, Alexis Tsipras, solo tiene la ocurrencia de decir que "Prometer cosas que son imposibles genera una enorme frustración". Rajoy en estado puro, reinventándose  a si mismo. Lo dice alguien que no ha cumplido promesa electoral alguna. Rajoy que ha insultado la inteligencia de los españoles durante estos tres años de su gobierno, pretende ahora insultar la inteligencia de los griegos diciendo que no se debe hacer lo que él ha hecho en esta legislatura en España.

Los españoles sabemos, por desgracia, lo que valen las promesas de Rajoy, absolutamente nada. Prometió bajar el IRPF y no subir el IVA y subió
el IRPF y el IVA. Prometió no tocar las pensiones, la dependencia, la educación y la sanidad y sometió al estado del bienestar a los recortes más salvajes de la democracia. Prometió luchar contra la corrupción y sin embargo su partido se ha convertido en una autentica cloaca llena de corruptos. Prometió no bajar el sueldo de los funcionarios y llevan recortados desde 2011. Prometió no implantar el copago y hoy muchos pensionistas tienen que decidir entre comer o medicarse. Prometió no abaratar el despido y uno de los principales objetivos de la contrarreforma laboral fue ese. Y se podría seguir llenando paginas con los incumplimientos del PP y Mariano Rajoy pero terminaríamos aburriendo.

Los políticos deberían decir siempre la verdad. Mentir en política debería ser motivo para la expulsión de la política del político que miente. El incumplir las promesas electoral es romper el contrato social que, al emitir el voto, se pacta entre la ciudadanía y el partido político. El programa es lo que une el voto con el partido y por tanto si se incumple el programa el voto ya no es válido y el gobernante debería dimitir y convocar nuevas elecciones

Mariano Rajoy ha ido a Grecia a intentar trasladar el modelo PP a la política griega. De una parte de ese modelo ya son conocedores los griegos, los recortes y la sumisión a la Troika. De la otra, de las mentiras como arma de acción política, es mejor que no lleguen a conocerlo, porque tan solo representa la degradación de la política.

Así que esperemos que los dioses de la antigua Grecia protejan e iluminen a los griegos para mostrarle el camino de la verdad, el camino que les puede librar del yugo de la Troika y las mentiras: Syriza y su líder Alexis Tsipras.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

María A. Marín dijo...

Sin embargo, no diría yo que tiene las elecciones perdidas. Depende.
España es muy de derechas, aunque sumados seamos más los de izquierdas, no lo veo tan claro.
Estos mentirosos pueden seguir mintiendo y el pueblo tragar.
Ojalá que me equivoque.

Saludos

Antonio Rodriguez dijo...

La verdad es que queda todavía casi un año y eso es mucho en política. Pero habrá que seguir empujando para conseguir echarlos entre todos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails