viernes, 20 de junio de 2014

Dos reyes dos reinas y dos capitanes generales

Se nota que la austeridad pregonada por el gobierno del P.P. solo va para los de siempre, porque para la monarquía tampoco. No querían monarquía, pues por partida doble ha debido de pensar Rajoy, porque ha convertido la corona española en bicéfala. No podía ser que fuera menos que el Vaticano que tiene dos Papas.

A partir de ahora seremos el estado más monárquico de todas las monarquías del mundo mundial. En algo tendríamos que ser los "number one", además de en número de parados y desigualdad social. Tendremos dos reyes, el nuevo y el antiguo, dos reinas, la griega y la plebeya y dos capitanes generales, uno en activo y otro en la reserva. Lo que yo entiendo menos es esto de tener una capitán general en la reserva con 76 años. Edad que sobrepasa en mucho la de la jubilación obligatoria. Ese debería ser su destino lógico, la jubilación. ¿Que pasará entonce? ¿Que cada vez que el capitán general titular esté fuera del país, le sustituirá su papá en el mando de la tropa? Suena un poco a país de charanga y pandereta, ¿verdad?


Será que les debe parecer poca cosa eso de ser rey padre y reina madre al igual que el resto de las monarquías europeas, que son las que tienen solera.  Ademas, ahora tendremos que seguir manteniendo, los españoles de a pie, a dos familias. Cuando lo lógico es que cuando alguien se jubila viva de su pensión y en una casa de su propiedad. Para que luego digan que las monarquías son más baratas que las repúblicas.

Según nos cuenta hoy Escolar en su blog, la monarquía española no nos cuesta esos 8 millones de euros que aparecen en los presupuestos del estado, sino la friolera mínima de 50 millones de euros. En razón a las muchas partidas que desde otros ministerios se repercuten a la casa real en gastos como viajes oficiales, seguridad, parque móvil, chóferes,  funcionarios adscritos a la casa real, mantenimiento de jardines, palacios, etc. Vamos que los 8 millones se los llevan crudo.

Pero además ningún presidente de una república democrática pasa un salario a su padre, su madre y sus hijos como sucede en el reino de las Españas. Un presidente de una república tiene un salario por las funciones que desempeña y no en función de los familiares ascendentes o descendentes que tenga. Cuando acaba su mandato percibe la indennización o pensión que corresponda y a vivir en su casa. Y habrá quien diga, "en una república hay que celebrar un proceso electoral cada cierto número de años que genera un importante gasto". Cierto, pero es un gasto productivo que genera riqueza y trabajo durante un periodo de tiempo.

Ya se acaba toda esta parafernalia que nos han montado el gobierno y los medios de comunicación entorno a la abdicación del Borbón viejo y la proclamación del Borbón joven. Con todo esto ha quedado claro que, a pesar de los intentos de la mayoría de los medios de comunicación de convencernos de las bondades de la monarquía borbónica, las masas no han dado el respaldo que esperaban. A pesar de haber puesto la proclamación en festivo, para facilitar las cosas, las masas decidieron disfrutar del día en otros menesteres y no en un acto de exaltación de la monarquía.

Ya solo nos queda ver como queda, junto con la inviolabilidad de la persona del Borbón hijo, el aforamiento del Borbón padre, que se pretende que sea casi como la inviolabilidad de su hijo. Vergüenza de país que blinda de por vida ante la ley cualquier acto civil o penal de una persona, por el simple hecho de haber ejercido la jefatura del estado. Luego se les llenara la boca, a  los borbones, de hablar de la igualdad ante la ley. Una igualdad que en virtud de la inviolabilidad del Borbón hijo va a discriminar a su señora esposa. Ya que ésta no podrá solicitar el divorcio a no ser que sea por mutuo acuerdo, ya que tendría que llevar a los tribunales a su inviolable esposo. Cosas de reyes y  monarquías.

Y por si alguien tenia dudas sobre la idiosincrasia de esta monarquía, basta recordar cual va ser el destino del primer viaje oficial del nuevo rey. No será ninguno de los países vecinos del reino de las Españas, que sería lo normal, sino el estado del Vaticano para rendirle pleitesía al papa Francisco. Esto dice mucho del, carácter de esta monarquía de un país aconfesional. ¿Será por aquello de ser el otro estado que mantiene una bicefalia en su jefatura o porque hay que seguir garantizando los privilegios de la trasnochada iglesia católica?

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails