Salvajadas y huelgas políticas

Lo que no se controla, se desprestigia, se denigra, se descalifica y en eso es una maestra la presidenta de la Comunidad de Madrid., Esperanza Aguirre. Ella comete las primeras ilegalidades pero pretende hacer ver a los trabajadores del metro como responsables de todos los desaguisados.

“Si esto no es una huelga política que venga Dios y los vea” afirma con contundencia la Espe-Rancia para descalificar las acciones que los trabajadores de Metro están llevando contra su política antisocial. Es algo habitual cuando los trabajadores pretenden defender sus derechos ante el poder políticos.  Pero ¿que es una huelga política? pues una huelga que se realiza contra una metro_paros2 decisión política. Y ¿eso descalifica a los trabajadores del metro? pues no. Esperanza  Aguirre ha tomado una decisión política contra los trabajadores del Metro  cometiendo dos ilegalidades, la primera querer aplicar una reducción salarial a un colectivo que no estaba contemplado en el decreto 8-2010 y la segunda imponer unos servicios mínimos que han sido declarados ilegales sucesivas veces por los tribunales. Y es contra esa decisión política contra la que actúan los trabajadores del Metro. ¡Que es una huelga política! pues a nadie debería preocuparle pues lo único que hacen los trabajadores es defenderse de una agresión política

Y cuando lo de la huelga política no funciona se recurre al tópico de las salvajadas, salvajadas por no cumplir unos servicios mínimos abusivos e ilegales. "No tienen legitimidad ni autoridad para suspender arbitrariamente los derechos de los españoles" afirma el alumno aventajado de la Espe-Rancia, David Pérez. Es decir que los trabajadores no tienen derechos como tales sino solo en su faceta de usuarios, según este lucido ultraliberal cuando los derechos de los trabajadores confrontan con los de los usuarios, siempre deben de prevalecer los de los usuarios. Pero cuando los usuarios pretenden defenderse del P.P. entonces es que están politizados. Los trabajadores tienen el legítimo derecho de defenderse  de las agresiones de sus patrones y si políticos reaccionarios como la Espe-Rancia o su alumno David Pérez no cometieran salvajadas con sus decisiones políticas, estos no se verían obligados a realizar acciones que entraran en contradicción con los derechos de los usuarios. Los responsables del caos madrileño son solo los políticos salvajes que permanentemente vulneran los derechos de los trabajadores.

Los trabajadores del Metro dieron prueba esta semana de flexibilizar sus posiciones para posibilitar un acuerdo, pero la Comunidad de Madrid ha sido incapaz de flexibilizar un ápice sus posiciones. De las salvajadas y de las huelgas políticas que ocurran solo serán responsables la presidenta de la Comunidad de Madrid y sus Consejeros.

Salud, República y Socialismo.

3 comentarios:

Me da la impresión de que Espe-rancia está perdiendo la batalla. Ojalá que no me equivoque, de momento se ha empezado a descubrir el pastel. La irregularidad de romper un convenio unilateralmente o de imponer abusivos servicios mínimos, hace que los trabajadores tengan que defenderse. Esta tipa no puede hacer siempre lo que quiere.

Salud y República

RGAlmazán dijo...
5 de julio de 2010, 10:30  

¡¡¡Viva el burka!!!

Anónimo dijo...
5 de julio de 2010, 19:39  

Una prueba más de que determinados políticos hacen en su cortijo el "aquí quien ordena y manda soy yo".
Un abrazo.

Lakacerola dijo...
6 de julio de 2010, 11:03  

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails
amanece que no es poco - Designer: Douglas Bowman | Dimodifikasi oleh Abdul Munir Original Posting Rounders 3 Column