domingo, 8 de marzo de 2009

8 de marzo y el Islam sigue siendo marginación

Un nuevo 8 de marzo en el que en el mundo occidental hay más motivos por lo que salir a la calle a reivindicar. Pero a veces nos olvidamos de que occidente es el paraíso para muchos millones de mujeres que son oprimidas en el nombre de un dios.

Es cierto que en occidente la crisis económica ha hecho incrementar las diferencias sociales entre hombres y mujeres, que el paro golpea con mayor intensidad a las mujeres, que los salarios medios de los hombres son superiores a los de la mujer, que el embarazo representa un peligro para el mantenimiento del empleo, que la conciliación de la vida laboral y familiar es mas difícil para mujeres que hombres; pero en los países donde se mezcla el estado con la religión, casi fundiéndose en una solo estructura política, la mujer es casi un objeto al servicio del hombre.

Desde lo más extremistas como los talibanes afganos, donde no se permite a las niñas ni si quiera el acceso a la educación, hay una gama de situaciones que tienen, en mayor o menor medida, un denominador común: la marginación de la mujer. En todos los regímenes teocráticos islamistas la mujer esta marginada, son ciudadanas de segunda clase que dependen del padre, del hermano o del esposo para realizar o tener acceso a cuestiones que en el mundo occidental son habituales y cotidianas; en algunos sitios no tienen derecho al voto o las posibilidades reales de ser elegidas son ínfimas; las leyes se aplican de diferente manera en función del sexo de la persona; cuando no son sometidas a la oblación o a otras bárbaras “tradiciones culturales” y se utiliza el vestido como arma para su marginación alegando tradición cultural y mandato divino, pero eso si la tradición solo afecta a la mujer.

Incluso en pueblos que se dicen democráticos como los saharauis, cada día que pasa la influencia del Islam en la vida política y social adquiere mayor influencia en la sociedad y de esta forma en el nombre de un dios también se margina y se discrimina a la mujer. En los campamentos de refugiados de Tinduf, las mujeres no son libres para salir libremente de los mismos, necesitan para ello el permiso del padre, el hermano o el esposo; las niñas son casadas contra su voluntad con hombres mucho mayores que ellas, cada día se ponen más trabas a las jóvenes para que puedan formarse en un país occidental y muchas de ellas son retenidas contra su voluntad cuando visitan a sus familias en los campamentos de refugiados y mientras que los hombres pueden decidir la forma en que visten las mujeres son obligadas a ir cubiertas con la melfa, y aunque nos quieran vender que lo hacen libremente es falso. Resulta patético verlas vestidas con ropa occidental en el avión en dirección a Tinduf y cambiarla por la melfa antes de llegar al aeropuerto.

El 8 de marzo las mujeres occidentales siguen teniendo muchas cosas que reivindicar, pero las organizaciones de mujeres y la sociedad occidental en general deberían también pensar que existen muchas mujeres en el mundo que están siendo marginadas en el nombre de un dios y no se puede dar ayuda incondicional a países y organizaciones que no respetan los derechos de la mujer, hay que empezar a ser selectivo y condicionar la ayuda al respeto efectivo de los derecho humanos en general y de la mujer en particular.


Salud, República y Socialismo.

13 comentarios:

Selma dijo...

Si Antonio, malditas religiones... Todas ellas, y del uso y abuso que se hacen de ellas...y cuyas víctimas siempre son las mismas... las mujeres.

Un beso, Antonio.

desencanto dijo...

Me sumo a la queja, malditas religiones que se articulan en base al desprecio de las mujeres, para hacer creer a algunos hombres tontos que son superiores a ellas, malditas religiones. Saludos.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Nosotras aquí nos quejamos y ya vemos en estas culturas como están las pobres, les va a costar muchísimo cambiar el panorama porque todo se escuda trás la religión, que pena !Saludos.

RGAlmazán dijo...

Malditas religiones, en general, y en particular el islamismo.
Puede que algunas cosas de Marx se encuentren obsoletas por el tiempo, pero lo del Opio del pueblo sigue siendo una verdad como un templo.

Salud y República

Blog de Paco Piniella dijo...

La Religión es el opio del pueblo, y estos se fuman toda Ketama entera...
Bueno, en serio, yo he puesto una entrada sobre las mujeres en Irán, después de 30 años de revolución ahora estan peor que con el Sha, que ya es decir.

Antonio Rodriguez dijo...

Selma
Unas más y otras menos pero todas tienen un objetivo común, el control de la ciudadanía y la supeditación de la mujer con respecto al hombre.
Desencanto
No podría ser de otra manera, la clase dirigente de todas las religiones son hombres y promover la igualdad equivaldría a perder el control del negocio.
Mª Eugenia
Pero yo recuerdo que en los años difíciles de la dictadura, las mujeres salían a la calle a reivindicar sus derechos, cosa que no veo con las mujeres musulmanas.
Rafa
Don Carlos Marx tenía razón en muchas cosas y lo que atañe a la religión mucho más.
Paco
Tanto en Irán como en Irak las mujeres vivían mejor sin religión y sin religiosos. Pasaré a leer tu entrada.
Salud, República y Socialismo

dunna dijo...

Algúnas ya han dejado de callar y viven con miedo, con la única esperanza de que las siguientes no tendrán que hacerlo.

Las que aún callan, sólo necesitan tiempo.

Antonio Rodriguez dijo...

Dunna
Bienvenida a este blog. Esperemos que el ejemplo de esas sirva para que otras alcen su voz. La libertad nunca ha sido regalada y las mujeres saharauis se han de mentalizar que solo con su esfuerzo prodrán conquistar nueva cotas de libertad, los demás solo podemos apoyar su lucha.
Salud, República y Socialismo

Pablo Maza dijo...

Y yo me pregunto. ¿alguno de los que critican el Islam han estado alguna vez en un país musulmán?. La eterna prepotencia de occidente, que se cree en la potestad de dar lecciones de civismo. En Europa mueren cada año centenares de mujeres a manos de sus parejas y todavia os creeis en la potestad criticar al vecino. ,

Un consejo; Marruecos está muy cerquita. El Ferry, ida y vuelta 90 euros. Ya veréis como no todas las mujeres van llorando por las calles.

PD: Hay que saber distinguir entre el Islam y el fanatismo religioso, porque sencillamente no se parecen en nada. En EE.UU los ultracatólicos que llevaron al poder a Bush, creen que el lugar de la mujer no debe sobrepasar los límites del hogar y el paritorio; mentalidad parecida a la que procesa el OPUS, los Legionarios de Cristo, los Kikos, el Vaticano y el espíritu santo y sin embargo nadie se atrevería a afirmar que el los cristianos marginan a las mujeres.

Antonio Rodriguez dijo...

Yo si conozco Marruecos y evidentemente no es Afganistán , Irak o Irán, pero mientras el 90% de los hombres visten a la manera occidental, el porcentaje de las mujeres que lo hacen es muchísimo menor y mientras que los bares y las terraza están llenas de hombres, en ellas no ves una sola mujer sola, ¿Influencia del Islam, atraso cultural?.
Todas la religiones son castrantes y traumatizantes, unas más y otras menos, pero el Islam, en estos momentos, es la religión que más oprime a la mujer. Y los hombres que matan a sus parejas en Europa son unos asesinos que terminan con sus huesos en la cárcel, mientras que en los países islámicos está legalizado el crimen de honor, por el que un hombre puede matar a su esposa, hija o hermana, si se interpreta que ha manchado el honor de la familia. No creo que tu comparación venga a cuento, las muertes de mujeres en occidente son un delito mientras que en los países islámicos no, es un derecho del hombre.
Los regimenes islámicos son totalitarios, marginan y reprimen a las mujeres y son salvajes en el cumplimiento de sus leyes (El ojo por ojo) y en algunos casos son fábricas de terroristas.
Salud, República y Socialismo

Pablo Maza dijo...

Creo que hace mucho que no vas a Marruecos, yo lo hago de forma habitual. La mayoría de los jóvenes marroquies, incluida las chicas, visten al estilo "occidental" y cada vez son más las que dejan el velo en casa. Por contra, las generaciones más mayores, mujeres y hombres, son mucho más tradicionales. En Marruecos es habitual ver a mujeres comiendo en restaurantes, aunque los "bares" (cafeterías) siguen siendo territorio de los "abuelos". Por pura tradición, ya que no hay ninguna normativa que lo prohiba.

En Marruecos, la Sharia no es vinculante judicialmente, y por lo tanto, si un hombre mata a una mujer, va a la cárcel. Afghanistán o Irak son zonas de guerra, donde por cierto, la cifra de muertos "masculinos" es 5 veces mayor a las bajas "femeninas".

Es Islam es una religión de paz, que unos cuantos locos iluminados han manchado de sangre, con la colaboración de la prensa occidental, en el papel de voceros alarmistas. No colaboremos en ello.

Pablo Maza dijo...

Pero una cosa, no pretendo llevarte la contraria en el todo, ni mucho menos, más bien en la forma. Es cierto, que el papel de la mujer en el Islam es secundario, en derechos e independencia laboral, pero no todos sufren el maltrato y las vejaciones de sus maridos. La inmensa mayoría de los musulmanes quieren a sus esposas y ni las humillan ni las maltratan. Y la inemnsa mayoría de las musulmanas, aceptan de buena gana el papel tradicional de dueña del hogar. No es que sea malo, simplemente es otra cultura diferente. Lo que no podemos pretender es que las chicas árabes vayan con minifalda y top por la calle, pierdan la virginidad con quince años y vayan a comer al McDonalds, porque ni eso es mejor, ni eso es lo que ellas quieren. Por cierto, los árabes están obligados moralmente a trabajar para mantener a su familia, y el que no lo hace es marginado como un paria. Cada uno tiene su rol, y sus obligaciones. No pretendamos occidentalizar oriente, porque eso sería lamentable.

Antonio Rodriguez dijo...

Ningún demócrata puede ni debe justificar el totalitarismo ni la marginación de la mitad de la ciudadania, la mujer. Y eso no es cultura diferente, es otra cosa.
Salud, República y Socialismo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails