miércoles, 30 de diciembre de 2015

Rajoy que piensa de todo esto

Después de las elecciones casi todos los partidos andan haciendo propuestas de gobierno, prioridades, líneas rojas. Todos menos Rajoy que no sabemos que es lo que piensa de todo esto. Bueno si piensa una cosa, que quiere seguir malgobernando este país.

Rajoy se piensa que esto de ser presidente del gobierno es un cargo vitalicio, como lo eran algunos puestos de las cortes franquistas. Por eso recibe a los candidatos de otros partidos, para hablar de la constitución de las futuras cortes y del nuevo gobierno, en la Moncloa. Como él ya se siente presidente los recibe como si recibiera a los líderes de la oposición, para conocer su opinión sobre la composición de su nuevo gobierno.

Él ya les ha dicho, sobre todo a PSOE y Ciudadanos, que el presidente será él. Que para eso tiene más diputados que los otros y que además coinciden en lo esencial, la unidad de España y en la recuperación económica en abstracto. Pero se olvida de dos cosas, que son muchas más las cosas en las que no coinciden y que el sistema electoral español no es presidencialista y gobierna quien tiene más apoyos, no quien consigue más diputados.

El problema de Rajoy es que no se entera o mejor que no quiere enterarse. Porque quien tiene menos posibilidades de conseguir apoyos es él. Él sigue pensando que el tiempo todo lo cura y que dejando pasar el tiempo la presidencia del Gobierno de España le caerá como fruta madura y no tiene que preocuparse mas que de seguir leyendo el Marca y fumar puros. Pero la cosa no va así. Si hay algo claro de las elecciones del pasado 20D es que la ciudadanía quiere un cambio de rumbo a la política económica y social que el PP y Rajoy impusieron en los funestos cuatro años pasados. A los españolas ya no nos vale esa milonga de la unidad patria y la recuperación económica en abstracto. La ciudadanía quiere sobre todo que se rescate a las personas.

No quiere enterarse, Rajoy, que Albert Rivera le ha dicho que no apoyará un nuevo gobierno del Rajoy y que a lo sumo se obtendrán en la votación, que Pedro Sánchez le dirá no y no a su investidura y que Pablo Iglesias más de lo mismo. Por lo tanto la cuentas no le salen, porque los nacionalistas catalanes y vascos tampoco están por la labor de que Rajoy y el PP repitan en el gobierno de España. Tampoco quiere enterarse de que frente a sus propuestas de unidad de la patria y recuperación en abstracto de la economía hay otras propuestas. Unas propuestas que pretenden derogar su nefasta gestión de estos negros cuatro últimos años. Y ante eso calla, porque sabe que esas propuestas son incompatibles con el modelo de gobierno que pretende hacer si es elegido de nuevo presidente. Por tanto no puede haber un acuerdo de investidura solo para mantener la unidad patria y terminar la recuperación económica en abstracto. Porque hay una gran parte, posiblemente mayoritaria, del nuevo parlamento que quiere ajustar cuentas a las políticas de recortes que impusieron Rajoy y el PP. No se entera que ya nada puede seguir siendo lo mismo.

Y aquí viene lo último de lo que Rajoy no quiere enterarse. Si es posible un mayoría parlamentaria progresista frente a las políticas de recortes del PP, se tiene que explorar la posibilidad de que esa mayoría pueda formar un gobierno de progreso. Y unos y otros se tendrán que dejar plumas en el camino porque lo que está en juego es salvar a la gente de la política de recortes del Rajoy y el PP, construir un estado más justo e igualitario, favoreciendo a los más desprotegidos. Sería imperdonable que por conservar purezas ideológicas o por luchas intestinas de partidos no se pudiera llevar a cabo una salida progresista a la crisis económica. Eso no se lo perdonarían los electores a quien ponga piedras en el camino de un gobierno de progreso. Miremos al pasado y eso fue lo que le paso a Izquierda Unida cuando dejó gobernar a la derecha en muchos ayuntamientos, donde pudo haber gobernado la izquierda, solo por pureza ideológica y programática. Si hay gobiernos de progreso en ayuntamientos y comunidades autónomas, ¿por qué no puede haber un gobierno de progreso en el estado español? PSOE y Podemos tienen en esto una gran responsabilidad.

Rajoy solo piensa de todo esto que quiere seguir siendo presidente del gobierno y por eso solo se dedica a hacer juegos malabares con su exigía mayoría y reclamar “el derecho” a que la minoría mayoritaria sea investida si o si. Le importa un bledo que la investidura la impone quien consigue el apoyo de la mayoría del congreso de los diputados y

no el partido con más diputados.

Salud, República y Socialismo.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails