lunes, 28 de diciembre de 2015

El esperpento catalán

La política en Cataluña ha dejado de ser una tragedia para convertirse en un esperpento. La asamblea de la CUP como la actitud de Juns pel Si lo confirman.

En primer lugar la asamblea de ayer de la CUP ha demostrado ser un ejemplo de democracia, aunque en algunos momentos haya rozado la democratitis. Es loable que se convoque en asamblea a más de 3.000 afiliados para debatir y votar la posición ante la investidura de Artur Mas. Aunque yo me pregunto si no se ha coartado el derecho de quienes no pudieron desplazarse a Sabadell para participar en la misma.  

Dicho esto, la propia asamblea tiene una gran contradicción y una gran incoherencia. Porque si durante la campaña electoral los candidatos de la CUP se han desgañitado jurando que bajo ningún concepto iban a votar a favor de la investidura de Mas, por su implicación en los recortes de los servicios públicos catalanes y su connivencia con la corrupción, no se entiende, o al menos yo no lo entiendo, porque a la primera de cambio se desdicen y aceptan siquiera discutir la posibilidad de apoyar dicha investidura. Eso es ni mas ni menos que traicionar la voluntad de sus electores. Porque ellos votaron confiando en que la CUP no iba a apoyar bajo ningún concepto la investidura de Artur Mas. Las promesas electorales no son argumentos que se utilizan para ganar votos, son compromisos con los votantes.

Luego está el resultado de la votación. Las casualidades ailas, pero a veces no parecen creíbles. El sistema de votación parecía encaminado a que el resultado fuera el que el nucleo de la dirección esperaba. ¿No parece más lógico haber sometido a votación las cuatro propuestas a la vez y si ninguna obtiene el apoyo de más de 50% de los votos, hacer una segunda vuelta con las propuestas más votadas? ¿Con que criterio se eligió confrontar una propuesta contra otra y no con otra diferente? Hay algunas sombras de dudas sobre el desarrollo de la asamblea. 

En el otro lado la actitud de Mas y Juns pel Si. Aquí se ha perdido todo atisbo de dignidad política. Se aferran, como a un clavo ardiendo, a que al final suene le flauta y lo que no pasó en la asamblea suceda en el consejo político de la CUP y se de la carambola que ellos esperan, la fumata blanca a Artur Mas. Arrastrarse por el fango político, cediendo lo que en el pasado fue el mayor atraco hacia las clases populares solo evidencia que para algunos políticos todo vale por el supremo objetivo de mantenerse en el poder. Luego ya se vera cuando haya que aplicar lo acordado, porque como depende del dinero que les roba España, ya se andará.

Para mi que en todo este esperpento hay una conjunción de intereses, justificar el proceso independentista con lo que hay. No vaya a ser  que el futuro próximo sea peor y ya no les quede ni la posibilidad de manipular los resultados electorales a favor de la independencia. Digo esto porque parece que a tenor de los resultados de las elecciones del 20D, el independentismo en Cataluña parece que se ha desinflado. Los resultados evidencian que los diputados independentistas suman poco mas del 30%. Seguro que algunos, de uno y otro lado, han hecho cuentas y han pensado que más vale pájaro en mano que cientos volando.  Porque una nueva convocatoria de elecciones en Cataluña, me temo, que no serviría para repetir los resultados del 27S. Algunos creo que empiezan a temerlas más que a un nublao.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails