jueves, 17 de diciembre de 2015

La herencia del Rajoy

Rajoy y el PP han justificado toda su política de recortes durante estos cuatro negros años con la excusa de la crisis económica y la herencia recibida. De lo que no hablan es de la herencia que ellos dejan o que España dejan tras su gobierno.

Son muchos los agravios y barbaridades cometidas con los españoles de a pie durante estos cuatro años. Con la excusa de la crisis y la herencia recibida han llevado a cabo su contrarrevolución conservadora  y han conseguido su objetivo, cambiar este país. Pero un cambio que nos ha llevado treinta años atrás. 

Las ciudadanía vamos ha heredar una España corrupta. Una España donde el paradigma de la corrupción es el partido que nos ha gobernado, el Partido Popular. El PP se ha convertido en una trama organizada corrupta. Ellos han consentido durante mucho tiempo el tema de la corrupcion como un hecho inherente con la política y no solo no la han combatido sino que han puesto todas las trabas posibles para luchar contra ella. Destruyen pruebas de sus corrupciones, no colaboran con la justicia para luchar contra los casos en que están inmersos, dan animo a los corruptos, sus corruptos, (Bárcenas se fuerte), Son echados de los caso en lo que se personan por ejercer más de defensores de los delincuentes que de acusadores. Y cuando hacen leyes para combatir la corrupcion, lo que hacen es poner mas trabas para que la justicia investigue recortando los tiempos de la instrucción sin darle a jueces y fiscales los medios necesarios para combatir la corrupcion.

Los trabajadores heredamos un mercado laboral más dual y con menos derechos. Aprobaron una reforma laboral con el objetivo de reducir la temporalidad y la dualidad de nuestro mercado laboral, cuando el verdadero objetivo fue, y lo consiguieron, que el mercado laboral fuese más dual, el empleo indefinido se redujera y se incrementara el empleo temporal y precario y que se pudiera despedir sin causalidad y más barato.
Con su reforma redujeron el poder de la negociación colectiva y devaluaron los convenios colectivos al eliminar la ultractividad de los convenios. Con consecuencia de ello, se incrementaron los descuelgues de los convenios y los salarios se redujeron drásticamente, sobre todo entre el empleo temporal.

Los ciudadanos de a pie heredamos unos servicios públicos recortados y de menor calidad. Recortaron la sanidad, la educación y las pensiones. Incrementaron las tasas universitarias para expulsar de ella a los hijos de los más desfavorecidos. Redujeron drásticamente las ayudas a los dependientes y pusieron más trabas a la hora de evaluarlos, impusieron los copagos en las medicinas a los jubilados y pensionistas, obligando a muchos de ellos a elegir entre comer o medicarse. Aprobaron la LOMCE para dar de mayores poderes a la iglesia católica en la educación, lo que representa una vuelta al nacionalcatolicismo. Mercantilizaron la justicia imponiendo unas tasas para hacer que la justicia fuera desigual y donde solo el que tienen dinero tendrían acceso a una justicia plena. Todo ello con un objetivo, devaluar los servicios públicos para hacer rentables los sectores privados de sus amiguetes.

Heredamos una España mas dual y desigual, donde solo los que tienen suficiente poder adquisitivo tienen acceso a servicios públicos de calidad, el resto se tiene que conformar con un estado del bienestar devaluado y recortado. Hoy hay mas desigualdad social, se ha incrementado el número de personas por debajo del umbral de la pobreza y los excluidos sociales. Se recortaron las prestaciones por desempleo y se endurecieron las condiciones para acceder a ellas. Más de millón y medio de familia no cuentan con ingreso alguno. Se abandonan a las familias que tienen dificultad incluso para comer, haciéndoles dependientes de la caridad de las ONG's o de sus familiares y amigos. Hoy hay mas ricos y con mayor riqueza que al inicio de la crisis económica, mientras que ha aumentado el número de personas más pobres.

Nos venden el logra de la recuperación económica y el incremento del desempleo, cuando en realidad no hacen mas que mentir. El milagro de la creación de empleo consiste tan solo en la destrucción de empleos fijos y de calidad y su transformación en empleos temporales y precarios. Se jactan de tener menos paro registrado que en 2011, cuando más de medio millón de nuestros mejores jóvenes tuvieron que abandonar el país a buscarse la vida en otro, ante la falta de expectativas laborales en el nuestro. Lo cierto es que hoy hay menos empleos que en 2011 y en peores condiciones, pero ellos se conforman con unas estadistas que evidencia nuestras vergüenzas, porque un contrato de unas pocas horas no es un empleo y un empleo por debajo del SMI no es un empleo digno. Con sus políticas de austeridad han provocado menores ingresos a la Seguridad Social y justifican con ello el atraco al fondo de las pensiones, reduciendo en más de la mitad la cuantía del fondo y poniendo en grave riegos las pensiones futuras.

Heredamos una España con menos libertades y menos derechos. Para eliminar la protesta legislaron la ley mordaza que convertía determinados delitos en faltas administrativas para evitar que los jueces absolvieran a los ciudadanos por cuestiones de opinión, de manifestación o de defensa de nuestros derechos mas básicos. Imponen fuertes multas por el ejercicio del derecho de manifestación y protesta para meter miedo en el cuerpo a la gente y no se lleven a cabo actos de protesta. Se persigue a los sindicalistas con graves penas de cárcel, por ejercer el derecho a la defensa de sus derechos e intereses y se criminaliza el derecho a la huelga acusando de agitadores a los piquetes informativos. Nunca desde los tiempos de la dictadura franquista hubo mayor represión hacia el sindicalismo.

Esta es la España que a grandes rasgos heredamos de estos cuatro años de marianismo. Una España donde todos los sectores populares hemos sido perjudicados con las políticas de recortes del Partido Popular. Solo salen beneficiando del marianismo las grandes fortunas, las grandes empresas y empresarios y la iglesia católica. Los trabajadores, las mujeres, los pensionistas y jubilados, los jóvenes, los dependientes, los parados, en definitiva las clases populares en general no tienen nada que agradecer a Rajoy y el Partido Popular por su gestión en estos cuatro negros años. Todo lo contrario, han sido los pagadores de la crisis económica y por tanto no tienen motivo alguno para apoyar una opción política que no ha defendido sus intereses ni ha resulto sus problemas. Y eso es lo que hay que tener, lo que tenemos que tener, en cuenta a la hora de depositar nuestro voto en próximo domingo. Ningún voto para quienes nos han estado puteando estos cuatro años.

Salud, República y Socialismo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails