sábado, 4 de julio de 2015

Si yo fuera griego, votaría NO

No lo soy pero en estos momentos me siento griego, porque así tendría la oportunidad de hacerle a la Troyka una gran pedorreta. Los griegos tienen muchas razones para decirle a la Troyka que se metan por donde le quepa su propuesta y meter en la urna un NO tan grande como la UE.

Yo votaría NO en el referéndum griego por muchas razones, pero sobre todo por una, por la dignidad del pueblo griego. La Troyka pretende de nuevo humillar a los griegos. Pretenden decirles que su soberanía les importa un bledo, que les da igual lo que ellos  decidieron democraticamente hace seis meses,  que les importa  un bledo el sufrimiento  acumulado de los griegos y que quieren verlos sufrir más.



Votaría NO porque hay que decir basta ya a unas políticas de austeridad  que han demostrado su fracaso  y solo han llevado miseria  y sufrimiento allí donde se han aplicado.

Votaría NO porque la propuesta de la Troyka solo favorece a los acreedores, sobre todo a los bancos franceses y alemanes.

Votaría NO porque la derecha y la socialdemocracia  europea solo persiguen el fracaso de Tsipras y Xyriza para que no sirva de ejemplo al resto de los países sometidos a las políticas de austeridad de la Troyka.

Votaría NO porque porque la Troyka  sigue empeñada en que el coste de la crisis la paguen  los más desfavorecidos.  Por eso exigen reducir la presión fiscal a las grandes empresas e incrementársela a los pensionistas más pobres.

Votaría  NO porque Grecia  no tiene capacidad para pagar una deuda que se contrajo solo para salvar a los acreedores griegos. Hasta el FMI acepta ya que la deuda griega es impagable  y es necesaria  su reestructuracion.

Votaría NO porque basta ya de hipocresías. Porque esa es la actitud  que mantiene  tanto el FMI  como las instituciones europeas, primero ahogan a los pueblos con sus políticas de recortes y luego se rasgan las vestiduras reconociendo que se han pasado de frenada. Pero continúan con su actitud de "mantenella y no enmendalla".

Votaría  NO porque hay que darle al pueblo  griego la oportunidad de explorar otras vías de salir de la crisis que no sean las fracasadas políticas de austeridad.  

Votaría NO por muchas razones más y porque solo se me ocurre una sola para votar SÍ,  el miedo. El miedo que tratan de inocular a los griegos la Troyka y todos los dirigentes  conservadores y socialdemócratas de la UE, como si de la llegada de los cuatro jinetes de la apocalipsis se tratara el rechazo de la propuesta de la Troyka.  

Mañana los griegos tienen la oportunidad  de decidir libremente sobre su futuro, lo que hasta ahora les han negado. La salida no es fácil pero lo último que deben hacer es decidir influenciados  por el miedo. Los sufridores de las políticas de la austeridad  no estaremos mirando en su ejemplo.

Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

Votaría NO por las mismas razones que expones.
La crisis no la hemos provocado los pueblos y no deberíamos ser los más perjudicados.
Como dice el nobel de economía Stiglitz, lo que se pretende con esta actitud depredadora del capitalismo financiero representado por la Troika, es doblegar a Grecia para hacernos saber a todos que somos sus esclavos.

¡¡OXI!!

(más información en mi blog)

StM dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails