domingo, 5 de abril de 2015

De hipocresias y oportunismos.

No me gusta que en política se exija al contrario lo que no es capaz de asumir uno mismo, como tampoco me gusta que al contrario se le acuse de traidor o vendido y luego uno se comporte de parecida forma.

Porque con esto de llamar casta a todo lo que no  coincida con los posicionamientos propios se están  produciendo situaciones bastante sorprendentes. Cuando los dirigentes andaluces de Podemos han censurado a IU, en la campaña electoral, por el pacto de gobierno con el PSOE, parece cuanto menos sorprendente que ahora esos mismos estén dispuestos a entregarse con armas y bagajes para facilitar la investidura de Susana Díaz. 

Y la cuestión es que, equivocados  o no, el pacto de gobierno PSOE/IU no fue ni una entrega incondicional al PSOE por parte de IU, ni una imposición de ninguna dirección ajena a la andaluza de IU. En primer lugar porque el pacto fue un  pacto  de progreso en el que se comprometían desarrollos legislativos de fuerte contenido social, como la lucha por la vivienda digna y contra los desahucios o la creación de una banca publica. Y fue el deseo de no cumplir esos aspectos más progresistas del pacto lo que llevó a Susana Díaz a la ruptura de los acuerdos y la convocatoria de las elecciones.
 
En segundo lugar el acuerdo no fue impuesto desde Madrid, sino que fueron los dirigentes andaluces,  sin ninguna tutela, los que negociaron el acuerdo y lo llevaron a refrendo de las bases para que estas decidieran. Como se ve cosa muy distinta de lo que ahora está sucediendo entre PSOE y Podemos.
 
Ahora parece que lo importante es el acuerdo de investidura, no el contenido del acuerdo y no serán los dirigentes andaluces de Podemos los que lo negocien, sino que estarán tutelados por Madrid. Tampoco, como ya han reconocido, será necesario el refrendo de las bases. Serán los dirigentes (¿la casta?) quienes decidirán por las bases.
 
No es que a mi me importe mucho como Podemos gestiona su reciente incorporación a la política  institucional, ellos están en su derecho de hacerlo como mejor entiendan. Pero resulta un poco deshonesto criticar al contrario, para conseguir rédito político, y después hacer cosas parecidas pero de peor manera. Porque ¿Que motivos había para criticar a IU por un pacto refrendado por sus bases   y ahora dar por bueno algo parecido marginando a sus bases (las de Podemos)? ¿Por qué pueden ellos llegar a acuerdos con el PSOE y, según ellos, IU no debió

Pero no son las únicas  contradicciones de Podemos. El recién elegido candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, José Manuel López, afirma que  "respetará los conciertos en educación existentes pero no los ampliará", para continuar diciendo que "los conciertos en educación están ahí y no es nuestra política ahora mismo quitar los conciertos". Cada día entiendo menos las cosas. ¿No estábamos por revertir todo el desastre educacional cometido por el PP en la actual legislatura? ¿Por qué si la derecha no tiene escrúpulos en quitar financiación a la escuela pública y dársela a la privada, la izquierda los tiene que tener para hacer lo contrario? Quizá el quid de la cuestión esté en aquello de que Podemos no es de izquierda ni de derechas. Porque en la izquierda, en IU, lo tenemos meridianamente claro. Hay que revertir todas los desmanes sociales cometidos por el PP  en esta legislatura.
 
En fin que poquito a poco se va viendo con meridiana claridad  los objetivos  políticos de Podemos y sus contradicciones. Que eso de la indefinición ideológica puede dar buenos resultados al principio, pero al final cada cual queda en el lugar que le corresponde. No todo el mundo cabe en la misma cesta. La demagogia y el populismo se terminan por descubrir, aunque los daños colaterales se tarden tiempo es restaurar.
 
Salud, República y Socialismo.

2 comentarios:

María A. Marín dijo...

La ideología ¿Tú crees que es la que gobierna en estos tiempos?
Yo, en mi humilde opinión, no la veo por ningún sitio.
Para mí el partido al que votaría, sería uno con una pizca de unos y otra pizca de otros, aderezado con unas rodajitas de este otro y un chorreón de aquél.
Cambiando la ley electoral y despersonalizando las listas tanto como se pudiera.
Claro que entonces no sería España...¡pobre de mí!

Antonio Rodriguez dijo...

NO, las ideologías no gobiernan, por desgracia gobiernan los intereses económicos. Y así nos va.
Pero todavía quedamos nostálgicos que creemos en las ideologías.
Un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails