jueves, 12 de septiembre de 2013

¿Y ahora qué?

Nadie puede poner en duda el éxito de la demostración nacionalista de ayer en Cataluña, salvo, evidentemente, quienes como la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sainz de Santamaría, no quiere ver lo evidente y alude a la mal llamada mayoría silenciosa para evitar entrar en el meollo del problema.

Yo que no soy nacionalista, sino federalista, pero creo que no se pueden cerrar los ojos a lo que ocurre en Cataluña, sería de una ceguera política total.

No se puede estar negando algo como el derecho a decidir con el argumento de que no está en la constitución. Las constituciones no son una foto fija permanente que no es posible adaptar a las momento histórico. La mejor prueba de ello es que cuando al P.P. y PSOE les intereso hicieron una modificación expres por exigencias de la troica comunitaria. No dar respuesta a las demandas de la ciudadanía puede tener consecuencias imprevisibles difíciles de gestionar. Y las posiciones numantinas de unos y otros también.

diada2013 En mi opinión se ha llegado a esta situación por una mala articulación del estado de las autonomías. La mezquindad con que se han hecho  las trasferencias, tanto por P.P. como por PSOE, utilizando las mismas como moneda de cambio para apoyos parlamentarios y el favoritismos de ambos partidos cuando gobernaban hacia las autonomías afines, han motivado el descrédito de nuestro estado autonómico y nuestras instituciones y han generado la frustración de muchos ciudadanos que han llegado a la conclusión de que la única solución es la independencia.

Pero además esto tiene su trampa, porque mientras se exalta el sentimiento independentista, por parte tanto de CIU como de ERC,  se pretende la amnesia de la ciudadanía ante lo problemas reales y cotidianos y se olvidan, ellos, de esos problemas. CIU continua con su política de recortes hacia los más desfavorecidos y ERC los avala en el parlamento catalán. En mi opinión da igual que te gobierne la burguesía nacionalista catalana que la derecha nacional española. Porque ambos van a defender a la minoría que les financia y a la que representan, independientemente de la bandera bajo que lo hagan. Ambos, nacionalistas y nacionales, cargarán las crisis sobre los mas débiles, pero los trabajadores seremos más fuertes si somos mas y más unidos.

Algo se tiene que mover en este país. Los catalanes y el resto de los españoles tienen, tenemos, derecho a decidir  y si ellos deciden que quieren tener su estado propio y ser independientes, que lo sean. A mi no me gustará pero lo aceptaré democráticamente.  A mi no me gustará porque los trabajadores de uno y otro lado seremos los perdedores y seremos quienes pagemos el coste de la fiesta que unos políticos pretenden organizar. Porque los enormes costes, tanto económicos como sociales de esa fiesta (no pretendo que se tome en sentido ofensivo), no lo van a pagar ellos, sino nosotros, los trabajadores. Pero si para llegar a eso hay que cambiar la constitución, pues se cambia.

Yo ante esto propugno avanzar hacia la República Federal, donde libremente aceptemos estar todos con una regla de juego claras, donde se acabe con el mercadeo de votos para conseguir mejores competencias y donde todos nos sintamos a gusto y donde nadie piense que unos roban a los otros o que son marginados por el centralismos españolista.

No quiero pasar por alto lo sucedido ayer en la delegación del gobierno catalán en Madrid, donde unos energúmenos fascistas abortaron el acto con el que se pretendía celebrar la Diada. La permisividad con que el P.P. trata esas acciones, la connivencia hacia lo que ellos llaman "chiquilladas" es lo que hace envalentonar a los defensores de la larga noche del fascismo. Los responsables de este bárbaro acto deben ser castigados ejemplarmente para que entiendan que esta gentuza no tiene cabida en un estado democrático. Y en mi opinión todos estos partidillos que dan cobertura a los descerebrados que usan la violencia contra los valores democráticos y hacen apología del fascismo, deberían ser puestos en la ilegalidad de inmediato. Pero ya comprendo que eso es pedir demasiado para quienes después de tantos años de democracia continúan aún sin condenar el franquismo y sus crímenes.

Felicidades a los catalanes por el éxito de ayer y a gestionarlo en positivo. No se dejen engañar por unos políticos que solo están defendiendo sus intereses de partido y no los de los ciudadanos a los que representan.

Salud, República y Socialismo.

3 comentarios:

Pasalratobien dijo...

Como Catalán que soy, te digo que muchos de los de la cadena humana están engañados, muchos de ellos con promesas electorales " como los 400E para todos de zapatero" y es que.... en este País seas catalán o de cualquier comunidad autónoma, somos demasiado influenciables a la hora de votar. Nadie ha dicho porque será mejor ser independientes o no serlo, solo se habla de enemigos. Vergüenza ajena.

Antonio Rodriguez dijo...

El derecho a decidir, sobre el que yo estoy de acuerdo aunque no soy independentista ni nacionalista, es usado por los gobernante de manera sectaria, si no porque Mas se opone a que los catalanes decidáis sobre los recortes en los servicios públicos tal como le demandáis.
Agitan la bandera del nacionalismo para que no salgan a la luz los problemas internos.
Salud, República y Socialismo

Quety Balagué dijo...

Soy catalana,independentista y participante de la cadena humana.
Quiero comentar que al contrario de lo que muchos piensen u opinen, la Asamblea Nacional Catalana ANC, no es otra cosa que un 15M organizado. Es un movimiento nacido en el pueblo llano, lejos de políticos y políticas partidistas que nos hemos unido precisamente para demostrar a los políticos que la fuerza reside en el pueblo.
Hoy en día, en cada pueblo y ciudad de Cataluña, hay una o varias asambleas donde evidentemente hay personas de todas las ideologías, tanto políticas como religiosas, que aprendemos lo que es una democracia real día a día. Aprendemos a convivir y a respetarnos precisamente por nuestra pluralidad y que una vez que se ha decidido llevar a cabo una acción, trabajamos todos juntos hasta que la idea se hace realidad.
Es de ingenuos pensar que el árbol no nos deja ver el bosque porque cada uno de nosotros somos árbol y bosque. Cada uno padece los mismos recortes y problemas sociales puesto que la mayoría somos trabajadores y parados que nadie nos financia ni recibimos ayudas estatales.
Defendemos nuestra lengua y nuestra identidad y no creo que eso sea motivo de vergüenza ni propia ni ajena. Quizás tendrían que tener vergüenza los que queriendo una España unida nos obligan a defendernos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails